Escuchá acá la 90.9
X

Para que "sigamos haciendo historia" II

La actividad se desarrolló en el Salón Belgrano de la Cámara de Senadores y expusieron Alberto Rodríguez Saá (gobernador de la provincia de San Luis), Bruno Rodríguez y Mercedes Pombo (Jóvenes por el Clima), Ayelén Mazzina (concejal de San Luis), Greta Pena (100% Diversidad Derechos), Maia López (referente de diversidad de San Luis), Ofelia Fernández (legisladora electa por la ciudad de Buenos Aires) y Pedro Rosemblat (humorista y militante).

En el editorial de ayer se sintetizaron las posiciones de la joven senadora por San Luis y del Gobernador de la Provincia. Va, entonces, la referencia al resto de los oradores.  

Este escrito inevitablemente va a ser caótico, injusto y desordenado. Vaya una disculpa a todos los protagonistas y asistentes al encuentro al que se hará referencia. Sucede que el impacto es muy fuerte, el encuentro de “Juventudes en lucha” celebrado el martes 26 de noviembre fue realmente interesantísimo. Fue una formidable demostración de la existencia de muchos jóvenes que pueden hablar de un modo profundo, entretenido y aleccionador. Se dio cátedra, se transmitieron informaciones y conocimientos. Hubo razón y mucha pasión. Cantidad de frases rescatables y muy destacadas. Pero por sobre todo el encuentro fue esperanzador. Dejó la noción inequívoca que existen “pibes y pibas” con tremenda capacidad y con brutal interés por mejorar. Interesados en los demás.

Es natural que sean los jóvenes los más preocupados por el cuidado del medio ambiente piensa Mercedes Pombo de diecinueve años. Porque estamos menos adaptados y normalizamos menos las cosas que deberían conmocionarnos. Bruno Rodríguez cree que la lucha por el medio ambiente es un asunto de Derechos Humanos y de justicia social. A partir de esta introducción dijeron, entre otras cosas: Somos un grupo de Jóvenes de entre 15 y 20 años. Y en principio lo nuestro era solo una movilización, pero la cuestión interpela al conjunto de la sociedad. Tenemos nuestras propias expresiones de lucha. Los pueblos originarios, los primeros ecologistas, los primeros en denunciar el extractivismo de las grandes potencias. La lucha mental es fundamental, es una trinchera para defender soberanía y recursos naturales. Muchas veces en estas batallas se defienden intereses corporativos, no los intereses de la población. En Bolivia, el golpe de Estado se debió a lo que Evo hizo bien. La juventud demostró en las calles que está dispuesta a defender una vida digna. Estos derechos deben estar garantizados. No hay justicia social sin justicia ambiental. Proponemos un ambientalismo con la gente adentro. La juventud tiene un poder, el rol de la juventud no es pasivo. La juventud siempre tuvo un elemento disruptivo, un elemento que tenemos que recuperar. Valen las experiencias de lucha, de nuestra militancia ambiental, militancia climática. Es fundamental la participación de la juventud en la transformación social. Tener pensamiento crítico, cuestionar lo establecido. Es interesante cómo la política identitaria se introduce en los procesos de organización social. El ambientalismo tradicional siguió una línea de estructura “ONGista”, que priorizó y prioriza la crítica a las acciones individuales por sobre la crítica sistémica. Los sectores populares son los más afectados. Vamos por el ecologismo popular, latinoamericano, combativo dentro del marco latinoamericano de lucha. Peleamos y obtuvimos muchos proyectos legislativos. Sabemos que “la organización vence al tiempo”. Tenemos una lógica movimientista que congrega experiencias diversas. El poder siempre se va a mantener inconmovible si no hay lucha de por medio. El futuro es nuestro. Estos dos jóvenes realizaron una exposición sin fisuras y francamente comprometida y conmovedora. Fue un momento emotivo que invitó a la participación en serio.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Para que "sigamos haciendo historia" II

La actividad se desarrolló en el Salón Belgrano de la Cámara de Senadores y expusieron Alberto Rodríguez Saá (gobernador de la provincia de San Luis), Bruno Rodríguez y Mercedes Pombo (Jóvenes por el Clima), Ayelén Mazzina (concejal de San Luis), Greta Pena (100% Diversidad Derechos), Maia López (referente de diversidad de San Luis), Ofelia Fernández (legisladora electa por la ciudad de Buenos Aires) y Pedro Rosemblat (humorista y militante).

En el editorial de ayer se sintetizaron las posiciones de la joven senadora por San Luis y del Gobernador de la Provincia. Va, entonces, la referencia al resto de los oradores.  

Este escrito inevitablemente va a ser caótico, injusto y desordenado. Vaya una disculpa a todos los protagonistas y asistentes al encuentro al que se hará referencia. Sucede que el impacto es muy fuerte, el encuentro de “Juventudes en lucha” celebrado el martes 26 de noviembre fue realmente interesantísimo. Fue una formidable demostración de la existencia de muchos jóvenes que pueden hablar de un modo profundo, entretenido y aleccionador. Se dio cátedra, se transmitieron informaciones y conocimientos. Hubo razón y mucha pasión. Cantidad de frases rescatables y muy destacadas. Pero por sobre todo el encuentro fue esperanzador. Dejó la noción inequívoca que existen “pibes y pibas” con tremenda capacidad y con brutal interés por mejorar. Interesados en los demás.

Es natural que sean los jóvenes los más preocupados por el cuidado del medio ambiente piensa Mercedes Pombo de diecinueve años. Porque estamos menos adaptados y normalizamos menos las cosas que deberían conmocionarnos. Bruno Rodríguez cree que la lucha por el medio ambiente es un asunto de Derechos Humanos y de justicia social. A partir de esta introducción dijeron, entre otras cosas: Somos un grupo de Jóvenes de entre 15 y 20 años. Y en principio lo nuestro era solo una movilización, pero la cuestión interpela al conjunto de la sociedad. Tenemos nuestras propias expresiones de lucha. Los pueblos originarios, los primeros ecologistas, los primeros en denunciar el extractivismo de las grandes potencias. La lucha mental es fundamental, es una trinchera para defender soberanía y recursos naturales. Muchas veces en estas batallas se defienden intereses corporativos, no los intereses de la población. En Bolivia, el golpe de Estado se debió a lo que Evo hizo bien. La juventud demostró en las calles que está dispuesta a defender una vida digna. Estos derechos deben estar garantizados. No hay justicia social sin justicia ambiental. Proponemos un ambientalismo con la gente adentro. La juventud tiene un poder, el rol de la juventud no es pasivo. La juventud siempre tuvo un elemento disruptivo, un elemento que tenemos que recuperar. Valen las experiencias de lucha, de nuestra militancia ambiental, militancia climática. Es fundamental la participación de la juventud en la transformación social. Tener pensamiento crítico, cuestionar lo establecido. Es interesante cómo la política identitaria se introduce en los procesos de organización social. El ambientalismo tradicional siguió una línea de estructura “ONGista”, que priorizó y prioriza la crítica a las acciones individuales por sobre la crítica sistémica. Los sectores populares son los más afectados. Vamos por el ecologismo popular, latinoamericano, combativo dentro del marco latinoamericano de lucha. Peleamos y obtuvimos muchos proyectos legislativos. Sabemos que “la organización vence al tiempo”. Tenemos una lógica movimientista que congrega experiencias diversas. El poder siempre se va a mantener inconmovible si no hay lucha de por medio. El futuro es nuestro. Estos dos jóvenes realizaron una exposición sin fisuras y francamente comprometida y conmovedora. Fue un momento emotivo que invitó a la participación en serio.

Logín