eldiariodelarepublica.com
Caprichos de poderosos

Escuchá acá la 90.9
X

Caprichos de poderosos

Las bravuconadas de los principales líderes mundiales, obligan a reflexionar, en perspectiva histórica, acerca del futuro de la civilización humana. No es un análisis al que pueda acusarse, de estar basado en temores apocalípticos; desde el momento en que concibe a la Tierra a partir de una división política entre 193 estados soberanos.

Políticamente la Tierra posee 193 “dueños”. De resolverse todos los conflictos independentistas que perduran desde hace decenas, centenas, o miles de años; la cifra de esos dueños no ascendería a 215-220. No es una diferencia sustancial, en una muestra estadística representativa.

La división política del mundo, recurre desde hace siglos al concepto “Potencia mundial”, para definir a un Estado que tiene la capacidad de influir o proyectar poder, tanto política como económicamente, a escala mundial. El poder duro de los diferentes países, es decir, el poder económico, militar o demográfico.

Potencia mundial es un concepto, para referirse a los países más poderosos del mundo. A medida que el ránking político desciende, aparecen los países menos poderosos, hasta llegar a nombres y lugares “que avergüenzan” a la civilización.

En todos los ránkings de Potencias Mundiales, Estados Unidos, Rusia y China, son los tres primeros. Cuando los líderes de estas potencias mundiales “hablan”, racionalmente “conviene escucharlos”. Porque lo que suelen decir y hacer, los grandes líderes mundiales, afectan al mundo entero.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, anunció que su país suspendía su participación en el tratado de desarme nuclear INF, suscrito en plena Guerra Fría, en respuesta a la retirada estadounidense. Moscú y Washington llevaban tiempo acusándose recíprocamente de violar este acuerdo sobre las fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF, Intermediate-Range Nuclear Forces).

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ya anunció el año pasado que su país se retiraría del tratado INF, a menos que Rusia cumpliera con las obligaciones que impone el acuerdo.

“Nuestros socios estadounidenses anunciaron que suspendían su participación en el acuerdo, y nosotros la suspendemos por nuestra parte”, afirmó Putin.

Rusia fue muy clara y precisa a través de su primer ministro Dmitri Medvedev, que señaló en la red Twitter, que los fondos que estaban reservados al INF ahora serán destinados “a financiar investigaciones y el desarrollo de nuevas armas”.Medvedev dijo que la retirada estadounidense “no fue provocada por cualquier cosa, y agrava la situación en términos de seguridad internacional y estabilidad estratégica”.

Durante una reunión televisada con sus ministros de Exteriores, Serguéi Lavrov, y de Defensa, Serguéi Shoigu, Putin dijo que Rusia no tomará la iniciativa de reiniciar negociaciones de desarme con Estados Unidos. “Esperaremos hasta que nuestros socios hayan madurado lo suficiente para llevar a cabo un diálogo consecuente y de igual a igual con nosotros en este importante asunto”, dijo el presidente ruso.

Estados Unidos anunció su retiro del histórico tratado INF sobre las armas nucleares de alcance intermedio, debido a supuestas violaciones de Rusia. Donald Trump anunció primero que su país iba a suspender sus obligaciones en el marco del tratado INF a partir del sábado 2 de febrero, iniciando un proceso de retirada que durará seis meses.

“China se opone a la retirada de Estados Unidos del tratado, y exhorta a Estados Unidos y Rusia a resolver sus diferendos, mediante un diálogo constructivo. La retirada unilateral de Estados Unidos podría generar una serie de consecuencias negativas”, advirtió Geng Shuang, un portavoz del ministerio chino de Exteriores. Las potencias mundiales hablaron.

Hay desafío, amenaza, sospechas, intrigas, caprichos y dinero, en las declaraciones de las potencias mundiales. De los dueños del mundo. Son palabras que deben analizarse con mucha atención.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Caprichos de poderosos

Las bravuconadas de los principales líderes mundiales, obligan a reflexionar, en perspectiva histórica, acerca del futuro de la civilización humana. No es un análisis al que pueda acusarse, de estar basado en temores apocalípticos; desde el momento en que concibe a la Tierra a partir de una división política entre 193 estados soberanos.

Políticamente la Tierra posee 193 “dueños”. De resolverse todos los conflictos independentistas que perduran desde hace decenas, centenas, o miles de años; la cifra de esos dueños no ascendería a 215-220. No es una diferencia sustancial, en una muestra estadística representativa.

La división política del mundo, recurre desde hace siglos al concepto “Potencia mundial”, para definir a un Estado que tiene la capacidad de influir o proyectar poder, tanto política como económicamente, a escala mundial. El poder duro de los diferentes países, es decir, el poder económico, militar o demográfico.

Potencia mundial es un concepto, para referirse a los países más poderosos del mundo. A medida que el ránking político desciende, aparecen los países menos poderosos, hasta llegar a nombres y lugares “que avergüenzan” a la civilización.

En todos los ránkings de Potencias Mundiales, Estados Unidos, Rusia y China, son los tres primeros. Cuando los líderes de estas potencias mundiales “hablan”, racionalmente “conviene escucharlos”. Porque lo que suelen decir y hacer, los grandes líderes mundiales, afectan al mundo entero.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, anunció que su país suspendía su participación en el tratado de desarme nuclear INF, suscrito en plena Guerra Fría, en respuesta a la retirada estadounidense. Moscú y Washington llevaban tiempo acusándose recíprocamente de violar este acuerdo sobre las fuerzas nucleares de alcance intermedio (INF, Intermediate-Range Nuclear Forces).

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ya anunció el año pasado que su país se retiraría del tratado INF, a menos que Rusia cumpliera con las obligaciones que impone el acuerdo.

“Nuestros socios estadounidenses anunciaron que suspendían su participación en el acuerdo, y nosotros la suspendemos por nuestra parte”, afirmó Putin.

Rusia fue muy clara y precisa a través de su primer ministro Dmitri Medvedev, que señaló en la red Twitter, que los fondos que estaban reservados al INF ahora serán destinados “a financiar investigaciones y el desarrollo de nuevas armas”.Medvedev dijo que la retirada estadounidense “no fue provocada por cualquier cosa, y agrava la situación en términos de seguridad internacional y estabilidad estratégica”.

Durante una reunión televisada con sus ministros de Exteriores, Serguéi Lavrov, y de Defensa, Serguéi Shoigu, Putin dijo que Rusia no tomará la iniciativa de reiniciar negociaciones de desarme con Estados Unidos. “Esperaremos hasta que nuestros socios hayan madurado lo suficiente para llevar a cabo un diálogo consecuente y de igual a igual con nosotros en este importante asunto”, dijo el presidente ruso.

Estados Unidos anunció su retiro del histórico tratado INF sobre las armas nucleares de alcance intermedio, debido a supuestas violaciones de Rusia. Donald Trump anunció primero que su país iba a suspender sus obligaciones en el marco del tratado INF a partir del sábado 2 de febrero, iniciando un proceso de retirada que durará seis meses.

“China se opone a la retirada de Estados Unidos del tratado, y exhorta a Estados Unidos y Rusia a resolver sus diferendos, mediante un diálogo constructivo. La retirada unilateral de Estados Unidos podría generar una serie de consecuencias negativas”, advirtió Geng Shuang, un portavoz del ministerio chino de Exteriores. Las potencias mundiales hablaron.

Hay desafío, amenaza, sospechas, intrigas, caprichos y dinero, en las declaraciones de las potencias mundiales. De los dueños del mundo. Son palabras que deben analizarse con mucha atención.

Logín