eldiariodelarepublica.com
Un misterio que persiste

Escuchá acá la 90.9
X

Un misterio que persiste

Lenín Moreno, presidente ecuatoriano, justificó la decisión de retirar el asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, porque este intentó crear un “centro de espionaje” en la Embajada de Ecuador en Londres, afirmó el mandatario. El caso tiene tantas zonas oscuras que, aunque parezca público, aún sigue siendo un misterio.

Moreno, en el poder desde 2017, lamentó en una entrevista concedida al diario británico “The Guardian” que el anterior gobierno de su país hubiera proporcionado equipos a la embajada que permitieron “interferir en los asuntos de otros Estados”.

“No podemos permitirnos en nuestra casa, la casa que abrió sus puertas, convertirnos en un centro de espionaje”, declaró Lenín Moreno. “Esta actividad viola las condiciones de asilo”, añadió, asegurando que la decisión de retirar el asilo a Assange “no es arbitraria, sino que se basa en el derecho internacional”.

El presidente ecuatoriano denunció también la actitud “absolutamente reprensible y escandalosa” de Julian       Assange en la embajada y su “comportamiento inapropiado en materia de higiene”. Según Quito, Assange habría manchado las paredes con sus excrementos.

La abogada de Assange, Jennifer Robinson, rechazó estas acusaciones, que calificó de “escandalosas”. Robinson declaró que el fundador de WikiLeaks está dispuesto a cooperar con las autoridades suecas si reabren el caso de violación contra él, pero que su prioridad sigue siendo evitar una extradición a Estados Unidos.

“Estamos absolutamente felices de responder a estas preguntas 'sí'”, declaró Robinson a Sky News. “La cuestión clave, por el momento, es la (petición de) extradición de Estados Unidos”, agregó.

Assange está detenido desde el jueves 11 de abril en la embajada de Ecuador en Londres, donde encontró asilo hace siete años para escapar a una orden de detención británica por acusaciones de violación y de agresión sexual en Suecia, que siempre negó.

La denuncia por agresión sexual prescribió en 2015, y Suecia abandonó después los cargos en el segundo caso en mayo de 2017, al no poder hacer avanzar la investigación. Pero con el anuncio de su detención, la abogada de la denunciante reclamó la reapertura de la investigación.

El australiano de 47 años fue detenido también en relación a una orden de extradición de Estados Unidos, que lo acusa de haber ayudado a la ex analista de inteligencia estadounidense Chelsea Manning a obtener una contraseña de acceso a miles de documentos clasificados.

Esta orden será examinada por la justicia británica el 2 de mayo. Si Suecia pide su extradición, “pediremos las mismas garantías que ya hemos formulado, que (Julian Assange) no sea enviado a Estados Unidos”, declaró Robinson. La letrada explicó que su cliente se refugió en la embajada de Ecuador ante la falta de estas garantías.

Más de 70 parlamentarios británicos firmaron una carta dirigida al ministro del Interior en la que piden dar prioridad a una posible orden de extradición sueca.

“Julian nunca estuvo preocupado por hacer frente a la justicia británica o a la justicia sueca”, aseguró Robinson. "Este caso es, y siempre ha sido, sobre su preocupación de ser enviado frente a la injusticia estadounidense”.

El presidente ecuatoriano declaró a “The Guardian” que recibió “garantías escritas” de parte de Londres de que Julian Assange no será extraditado a un país en el que pueda ser víctima de tortura, de malos tratos o condenado a la pena de muerte.

Un misterio que persiste en una historia que se narra a cuentagotas. Muchos secretos, muchos miedos, muchos intereses. Muchas miradas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un misterio que persiste

Lenín Moreno, presidente ecuatoriano, justificó la decisión de retirar el asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, porque este intentó crear un “centro de espionaje” en la Embajada de Ecuador en Londres, afirmó el mandatario. El caso tiene tantas zonas oscuras que, aunque parezca público, aún sigue siendo un misterio.

Moreno, en el poder desde 2017, lamentó en una entrevista concedida al diario británico “The Guardian” que el anterior gobierno de su país hubiera proporcionado equipos a la embajada que permitieron “interferir en los asuntos de otros Estados”.

“No podemos permitirnos en nuestra casa, la casa que abrió sus puertas, convertirnos en un centro de espionaje”, declaró Lenín Moreno. “Esta actividad viola las condiciones de asilo”, añadió, asegurando que la decisión de retirar el asilo a Assange “no es arbitraria, sino que se basa en el derecho internacional”.

El presidente ecuatoriano denunció también la actitud “absolutamente reprensible y escandalosa” de Julian       Assange en la embajada y su “comportamiento inapropiado en materia de higiene”. Según Quito, Assange habría manchado las paredes con sus excrementos.

La abogada de Assange, Jennifer Robinson, rechazó estas acusaciones, que calificó de “escandalosas”. Robinson declaró que el fundador de WikiLeaks está dispuesto a cooperar con las autoridades suecas si reabren el caso de violación contra él, pero que su prioridad sigue siendo evitar una extradición a Estados Unidos.

“Estamos absolutamente felices de responder a estas preguntas 'sí'”, declaró Robinson a Sky News. “La cuestión clave, por el momento, es la (petición de) extradición de Estados Unidos”, agregó.

Assange está detenido desde el jueves 11 de abril en la embajada de Ecuador en Londres, donde encontró asilo hace siete años para escapar a una orden de detención británica por acusaciones de violación y de agresión sexual en Suecia, que siempre negó.

La denuncia por agresión sexual prescribió en 2015, y Suecia abandonó después los cargos en el segundo caso en mayo de 2017, al no poder hacer avanzar la investigación. Pero con el anuncio de su detención, la abogada de la denunciante reclamó la reapertura de la investigación.

El australiano de 47 años fue detenido también en relación a una orden de extradición de Estados Unidos, que lo acusa de haber ayudado a la ex analista de inteligencia estadounidense Chelsea Manning a obtener una contraseña de acceso a miles de documentos clasificados.

Esta orden será examinada por la justicia británica el 2 de mayo. Si Suecia pide su extradición, “pediremos las mismas garantías que ya hemos formulado, que (Julian Assange) no sea enviado a Estados Unidos”, declaró Robinson. La letrada explicó que su cliente se refugió en la embajada de Ecuador ante la falta de estas garantías.

Más de 70 parlamentarios británicos firmaron una carta dirigida al ministro del Interior en la que piden dar prioridad a una posible orden de extradición sueca.

“Julian nunca estuvo preocupado por hacer frente a la justicia británica o a la justicia sueca”, aseguró Robinson. "Este caso es, y siempre ha sido, sobre su preocupación de ser enviado frente a la injusticia estadounidense”.

El presidente ecuatoriano declaró a “The Guardian” que recibió “garantías escritas” de parte de Londres de que Julian Assange no será extraditado a un país en el que pueda ser víctima de tortura, de malos tratos o condenado a la pena de muerte.

Un misterio que persiste en una historia que se narra a cuentagotas. Muchos secretos, muchos miedos, muchos intereses. Muchas miradas.

Logín