Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

De cuando convoca la mejor historia

Se conmemoran 209 años de la primera expresión concreta de las ansias de libertad de un pueblo. Hoy cierta vocación revisionista de los hechos, hace trastabillar unas cuantas certezas. Son formas de mirar, y bienvenida la posibilidad de que cada cual tenga la suya. Bienvenido el debate y la posibilidad de  expresar y publicar distintas versiones de los mismos sucesos. Ojalá hayan sido superados para siempre los tiempos del pensamiento único y la imposición de la verdad intocable. Para eso también se luchó a lo largo de la historia. Pero más allá de la veracidad de algunos hechos concretos, el 25 de Mayo de 1810 es una fecha histórica que señala una serie de acontecimientos que llenan de orgullo de identidad y compromiso a toda la Nación. Desde entonces hasta ahora, la realidad se ha visto jalonada por el esfuerzo de muchos hombres y mujeres que poblaron este territorio de un trabajo fecundo, de un compromiso conmovedor y de un notable esfuerzo compartido. 

Es imprescindible reconocer que no se ha logrado transitar un camino permanente de unidad, de encuentro, de diálogo, de paz. Son ciertas las antinomias, y las diferencias que han separado por años a los argentinos. Y aún hoy resultan muy difíciles de superar. Se repiten errores habituales, cíclicos, casi torpes. La actualidad encuentra una democracia vigente desde 1983, sin interrupciones. Con debilidades,con duras crisis institucionales, con el reclamo permanente de otra calidad republicana. Con la necesidad de un federalismo más firme y más presente.

Con todo hay una fuerte noción de Patria que sigue enhiesta, más allá de los sinsabores, los desencuentros y la incapacidad de aprovechar tantos recursos para una construcción más benigna, más equitativa, más inclusiva y de mayor provecho para todos. En la historia destellan grandes nombres que dejaron logros y enseñanzas. Hombres y mujeres que superaron la coyuntura, y supieron liderar en distintas circunstancias. Muchos elegidos que marcaron una impronta, por encima de cualquier adversidad, y entregaron decisión y acción en beneficio del pueblo. Pueblo protagonista de gestas inolvidables. Pueblo que sabe bien de qué se trata. Pueblo que se expresa en conjunto, aún discrepando en la partitura, en la forma de ejecutarla y en la calidad de los intérpretes.

Es interesante apreciar muchas formas de festejos en distintos espacios. En escuelas, pueblos, ciudades, municipios, provincias, de diferentes organizaciones. En todos los ámbitos se crea un espacio para el homenaje, el recuerdo, el encuentro. Muchas veces la danza ocupa un lugar destacado. Es real que la gastronomía se hace parte de la fiesta, recordando las mejores tradiciones. Vale que estas fechas sirvan para superar diferencias menores y contribuyan a la unidad y al reconocimiento de un pasado común.

En un país donde está todo por hacer es necesario construir relaciones sólidas y dejar de lado diferencias menores. Son muchos los argentinos excluidos que reclaman políticas más equitativas que les permitan augurar un futuro distinto y construido entre todos. Hay una esencia de argentinidad que merece ser rescatada y que debe cobijar a todos. En muchos casos, pareciera que solo el deporte es capaz de aglutinar bajo un mismo grito las aspiraciones de todos. Con otra seriedad, habrá que emprender objetivos en común para alcanzar otra realidad. Habrá que mirarse mejor en el espejo de tantos argentinos que a lo largo de la historia realizaron esfuerzos notables. Y siempre cabe el recuerdo y el homenaje.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

De cuando convoca la mejor historia

Se conmemoran 209 años de la primera expresión concreta de las ansias de libertad de un pueblo. Hoy cierta vocación revisionista de los hechos, hace trastabillar unas cuantas certezas. Son formas de mirar, y bienvenida la posibilidad de que cada cual tenga la suya. Bienvenido el debate y la posibilidad de  expresar y publicar distintas versiones de los mismos sucesos. Ojalá hayan sido superados para siempre los tiempos del pensamiento único y la imposición de la verdad intocable. Para eso también se luchó a lo largo de la historia. Pero más allá de la veracidad de algunos hechos concretos, el 25 de Mayo de 1810 es una fecha histórica que señala una serie de acontecimientos que llenan de orgullo de identidad y compromiso a toda la Nación. Desde entonces hasta ahora, la realidad se ha visto jalonada por el esfuerzo de muchos hombres y mujeres que poblaron este territorio de un trabajo fecundo, de un compromiso conmovedor y de un notable esfuerzo compartido. 

Es imprescindible reconocer que no se ha logrado transitar un camino permanente de unidad, de encuentro, de diálogo, de paz. Son ciertas las antinomias, y las diferencias que han separado por años a los argentinos. Y aún hoy resultan muy difíciles de superar. Se repiten errores habituales, cíclicos, casi torpes. La actualidad encuentra una democracia vigente desde 1983, sin interrupciones. Con debilidades,con duras crisis institucionales, con el reclamo permanente de otra calidad republicana. Con la necesidad de un federalismo más firme y más presente.

Con todo hay una fuerte noción de Patria que sigue enhiesta, más allá de los sinsabores, los desencuentros y la incapacidad de aprovechar tantos recursos para una construcción más benigna, más equitativa, más inclusiva y de mayor provecho para todos. En la historia destellan grandes nombres que dejaron logros y enseñanzas. Hombres y mujeres que superaron la coyuntura, y supieron liderar en distintas circunstancias. Muchos elegidos que marcaron una impronta, por encima de cualquier adversidad, y entregaron decisión y acción en beneficio del pueblo. Pueblo protagonista de gestas inolvidables. Pueblo que sabe bien de qué se trata. Pueblo que se expresa en conjunto, aún discrepando en la partitura, en la forma de ejecutarla y en la calidad de los intérpretes.

Es interesante apreciar muchas formas de festejos en distintos espacios. En escuelas, pueblos, ciudades, municipios, provincias, de diferentes organizaciones. En todos los ámbitos se crea un espacio para el homenaje, el recuerdo, el encuentro. Muchas veces la danza ocupa un lugar destacado. Es real que la gastronomía se hace parte de la fiesta, recordando las mejores tradiciones. Vale que estas fechas sirvan para superar diferencias menores y contribuyan a la unidad y al reconocimiento de un pasado común.

En un país donde está todo por hacer es necesario construir relaciones sólidas y dejar de lado diferencias menores. Son muchos los argentinos excluidos que reclaman políticas más equitativas que les permitan augurar un futuro distinto y construido entre todos. Hay una esencia de argentinidad que merece ser rescatada y que debe cobijar a todos. En muchos casos, pareciera que solo el deporte es capaz de aglutinar bajo un mismo grito las aspiraciones de todos. Con otra seriedad, habrá que emprender objetivos en común para alcanzar otra realidad. Habrá que mirarse mejor en el espejo de tantos argentinos que a lo largo de la historia realizaron esfuerzos notables. Y siempre cabe el recuerdo y el homenaje.

Logín