Escuchá acá la 90.9
X

La producción de indumentaria acumula once meses de retracción

Según las cifras que lanzó la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) este martes, se registró una caída anual del 18,9% en abril.  

La producción nacional de ropa registró una caída interanual del 18,9% en abril, en paralelo con una fuerte baja en la fabricación de hilados y tejidos para la industria textil.

Así lo informó hoy la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai), al dar a conocer su "semáforo" sobre la actividad en el país.

 

"La reducción del consumo de prendas impacta de lleno en el sector, afectando empresas y puestos de trabajo", señaló el informe, que agregó: "El desplome en la fabricación de ropa en Argentina no encuentra su piso".

 

La actividad industrial de las productoras de indumentarias lleva once meses consecutivos de caída y se encamina a cerrar el año en rojo, advierte el análisis de Ciai.

Si se compara con abril de 2016, se observa una caída del 36,3% en la elaboración de prendas de vestir.

En paralelo, la producción de hilados y tejidos también mostró una fuerte disminución interanual de 17,9% en abril de 2019, conforme las estadísticas reveladas por el Indec.

Está dinámica se explica principalmente por la caída del consumo doméstico de ropa: las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país se redujo 16,8% en mayo respecto al mismo mes de 2018, según CAME.

En shoppings del Gran Buenos Aires, las ventas se contrajeron 7,7% en marzo de 2019 comparado con el mismo período de 2018, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 6,2%, según el organismo estatal.

La caída de las ventas ocurrió a pesar de los descuentos y promociones aplicados por los comercios y del abaratamiento relativo de las prendas: mientras los precios de la ropa subieron 41,1% interanual en abril de 2019, el índice de precios al consumidor se ubicó en 54,7% en el mismo período, como muestra el relevamiento del Indec.

"La reducción de las ventas obedece estrictamente a la caída del poder adquisitivo de la población. Según el IEP, el poder de compra de los salarios de los trabajadores formales (en blanco) disminuyó 11,3% entre marzo de 2019 y marzo de 2018", explicó la Ciai.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La producción de indumentaria acumula once meses de retracción

Según las cifras que lanzó la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai) este martes, se registró una caída anual del 18,9% en abril.  

El desplome en la fabricación de ropa en Argentina no encuentra su piso. Foto: Internet.

La producción nacional de ropa registró una caída interanual del 18,9% en abril, en paralelo con una fuerte baja en la fabricación de hilados y tejidos para la industria textil.

Así lo informó hoy la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (Ciai), al dar a conocer su "semáforo" sobre la actividad en el país.

 

"La reducción del consumo de prendas impacta de lleno en el sector, afectando empresas y puestos de trabajo", señaló el informe, que agregó: "El desplome en la fabricación de ropa en Argentina no encuentra su piso".

 

La actividad industrial de las productoras de indumentarias lleva once meses consecutivos de caída y se encamina a cerrar el año en rojo, advierte el análisis de Ciai.

Si se compara con abril de 2016, se observa una caída del 36,3% en la elaboración de prendas de vestir.

En paralelo, la producción de hilados y tejidos también mostró una fuerte disminución interanual de 17,9% en abril de 2019, conforme las estadísticas reveladas por el Indec.

Está dinámica se explica principalmente por la caída del consumo doméstico de ropa: las ventas de indumentaria en comercios minoristas de todo el país se redujo 16,8% en mayo respecto al mismo mes de 2018, según CAME.

En shoppings del Gran Buenos Aires, las ventas se contrajeron 7,7% en marzo de 2019 comparado con el mismo período de 2018, mientras que en supermercados de todo el país se redujeron 6,2%, según el organismo estatal.

La caída de las ventas ocurrió a pesar de los descuentos y promociones aplicados por los comercios y del abaratamiento relativo de las prendas: mientras los precios de la ropa subieron 41,1% interanual en abril de 2019, el índice de precios al consumidor se ubicó en 54,7% en el mismo período, como muestra el relevamiento del Indec.

"La reducción de las ventas obedece estrictamente a la caída del poder adquisitivo de la población. Según el IEP, el poder de compra de los salarios de los trabajadores formales (en blanco) disminuyó 11,3% entre marzo de 2019 y marzo de 2018", explicó la Ciai.

Logín