Escuchá acá la 90.9
X

La madurez que requieren algunos temas

Los grandes debates, acerca de los grandes temas que ocupan las decisiones morales, científicas, culturales y sociales de la comunidad global; necesitan de una profunda madurez de parte de todos los sectores, porque solo de esa manera podrán expresarse con clara honestidad, todas las posturas.
Debatir acerca de la eutanasia, el aborto, la despenalización de determinadas drogas, la portación de armas, o los estudios con células madre; no es igual a debatir sobre la formación de un equipo de fútbol o las tendencias en faldas en las pasarelas de Milán.
Es otro tipo de debate, otras discusiones, otros resultados y otros intereses. De allí que los ejemplos sean a la vez, tan instructivos, como individuales: la familia de una mujer con una avanzada enfermedad degenerativa se enfrenta a un hospital que rechaza reanimarla si entra en paro cardiorrespiratorio, alegando que en su estado sería un sufrimiento innecesario; en un caso que llegó a los tribunales en España.
Sus médicos “han valorado que si la paciente entra en paro, no deben aplicarse técnicas avanzadas de reanimación agresivas e invasivas (que) no beneficiarían a esta paciente”, indicó en un comunicado el Hospital Universitario Príncipe de Asturias.
Se trata de una mujer de 54 años, ingresada en el hospital “en situación clínica muy compleja, con una enfermedad neurodegenerativa desde hace más de 20 años”, que ha recibido “la mejor asistencia médica posible”, remarcó el hospital ubicado en Alcalá de Henares, población cercana a Madrid.
Ante la insistencia de sus familiares en “aplicar técnicas que los facultativos valoran como encarnizamiento terapéutico (generan un sufrimiento al paciente sin aportar un beneficio)”, el hospital informó del caso a un juzgado en Alcalá al que “remitió un informe de la asistencia” prestada a la paciente.
De su lado, según divulgó el diario El País, los familiares de la mujer solicitaron medidas cautelares ante el juzgado “para garantizar la vida de María Teresa”, afirmando que no reanimarla equivaldría a “eutanasia”, que está penada en España. Contactado por las agencias de noticias internacionales, el tribunal en Alcalá de Henares declinó confirmar la información.
Este caso recordó otros similares a nivel internacional como el de Terri Schiavo en Estados Unidos, “desconectada” en 2005 pese a la oposición de sus padres a pedido de su marido; el bebé Alfie Evans en Inglaterra, cuyo tratamiento fue retirado en 2018 tras una larga batalla judicial; o Vincent Lambert en Francia, cuyo soporte vital fue retirado la semana pasada.
En Alcalá de Henares, la mujer “no habla, pero sí escucha y se ríe, conoce a sus hermanos y te hace pucheros si te vas, como un niño, ¿por qué no van a reanimarla? No es un animal”, indicó su hermano Máximo a El País. La asociación Abogados Cristianos, que representa a los familiares, indicó que ofrecerá detalles a la prensa próximamente.
“La atención a esta paciente no tiene nada que ver con debates como la eutanasia”, replicó el Hospital Príncipe de Asturias, donde la paciente ha sido internada más de una veintena de veces en los últimos años, según su familia.
“Se está atendiendo a la paciente en las mejores condiciones posibles dado su estado. La atención prestada ha sido siempre siguiendo criterios asistenciales, no económicos”, agregó el centro médico.
El caso requiere amplitud de criterio, seriedad, madurez, honestidad, transparencia y voluntad por encontrar el camino adecuado. Como toda vez que se debate un gran tema. Las opiniones de café, están de más. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La madurez que requieren algunos temas

Los grandes debates, acerca de los grandes temas que ocupan las decisiones morales, científicas, culturales y sociales de la comunidad global; necesitan de una profunda madurez de parte de todos los sectores, porque solo de esa manera podrán expresarse con clara honestidad, todas las posturas.
Debatir acerca de la eutanasia, el aborto, la despenalización de determinadas drogas, la portación de armas, o los estudios con células madre; no es igual a debatir sobre la formación de un equipo de fútbol o las tendencias en faldas en las pasarelas de Milán.
Es otro tipo de debate, otras discusiones, otros resultados y otros intereses. De allí que los ejemplos sean a la vez, tan instructivos, como individuales: la familia de una mujer con una avanzada enfermedad degenerativa se enfrenta a un hospital que rechaza reanimarla si entra en paro cardiorrespiratorio, alegando que en su estado sería un sufrimiento innecesario; en un caso que llegó a los tribunales en España.
Sus médicos “han valorado que si la paciente entra en paro, no deben aplicarse técnicas avanzadas de reanimación agresivas e invasivas (que) no beneficiarían a esta paciente”, indicó en un comunicado el Hospital Universitario Príncipe de Asturias.
Se trata de una mujer de 54 años, ingresada en el hospital “en situación clínica muy compleja, con una enfermedad neurodegenerativa desde hace más de 20 años”, que ha recibido “la mejor asistencia médica posible”, remarcó el hospital ubicado en Alcalá de Henares, población cercana a Madrid.
Ante la insistencia de sus familiares en “aplicar técnicas que los facultativos valoran como encarnizamiento terapéutico (generan un sufrimiento al paciente sin aportar un beneficio)”, el hospital informó del caso a un juzgado en Alcalá al que “remitió un informe de la asistencia” prestada a la paciente.
De su lado, según divulgó el diario El País, los familiares de la mujer solicitaron medidas cautelares ante el juzgado “para garantizar la vida de María Teresa”, afirmando que no reanimarla equivaldría a “eutanasia”, que está penada en España. Contactado por las agencias de noticias internacionales, el tribunal en Alcalá de Henares declinó confirmar la información.
Este caso recordó otros similares a nivel internacional como el de Terri Schiavo en Estados Unidos, “desconectada” en 2005 pese a la oposición de sus padres a pedido de su marido; el bebé Alfie Evans en Inglaterra, cuyo tratamiento fue retirado en 2018 tras una larga batalla judicial; o Vincent Lambert en Francia, cuyo soporte vital fue retirado la semana pasada.
En Alcalá de Henares, la mujer “no habla, pero sí escucha y se ríe, conoce a sus hermanos y te hace pucheros si te vas, como un niño, ¿por qué no van a reanimarla? No es un animal”, indicó su hermano Máximo a El País. La asociación Abogados Cristianos, que representa a los familiares, indicó que ofrecerá detalles a la prensa próximamente.
“La atención a esta paciente no tiene nada que ver con debates como la eutanasia”, replicó el Hospital Príncipe de Asturias, donde la paciente ha sido internada más de una veintena de veces en los últimos años, según su familia.
“Se está atendiendo a la paciente en las mejores condiciones posibles dado su estado. La atención prestada ha sido siempre siguiendo criterios asistenciales, no económicos”, agregó el centro médico.
El caso requiere amplitud de criterio, seriedad, madurez, honestidad, transparencia y voluntad por encontrar el camino adecuado. Como toda vez que se debate un gran tema. Las opiniones de café, están de más. 

Logín