Escuchá acá la 90.9
X

Del imprescindible hábito de la lectura

A veces pareciera que a la mayoría no le interesa. A veces pareciera que son otras las prioridades. Son esos temas que no logran excesiva notoriedad, pero ante la consulta individual todos dicen considerarlos importantes. Puede que la proliferación de herramientas audiovisuales tiña cualquier iniciativa. Sin embargo siempre aparecen notables esfuerzos por rescatar la lectura. Por sostener el placer de leer. Maratones, talleres, olimpíadas, ferias, rincones, todos esfuerzos por conseguir consenso a la hora de expandir el imprescindible hábito de la lectura.
Leer, es uno de los ejercicios más placenteros que el hombre puede realizar y quizás uno de los que más contribuyen a su superación. Pretender inculcar estas nociones en los más chicos agiganta la perspectiva y posibilita para ellos y, para todos, un futuro distinto.
Se debe celebrar esta coincidencia en difundir, en inculcar y en insistir en la importancia de leer. De leer bien. Las distintas herramientas que acercan información no permiten prescindir de la lectura. Al contrario, profundizan su importancia. Es muy saludable que los sistemas educativos y otras organizaciones dedicadas a otros fines coincidan y se encuentren en la idea de satisfacer esta necesidad impostergable. No se requieren demasiados elementos materiales, sin embargo vale la iniciativa pública y privada de hacer llegar libros a todos los rincones del país. Es necesario rescatar la importancia de las bibliotecas populares. Verdaderos puntos de encuentro con la lectura. Sobre todo aquellas ubicadas en rincones donde la población tiene serias dificultades para acceder a un libro. Es de gran importancia que se insista en capacitar a todos los interesados en acciones que estimulen la idea de leer. Muchos especialistas son buenos difusores de técnicas y de acciones modernas que ayudan a trabajar sobre la posibilidad de leer. Se observan avisos publicitarios por televisión, se escuchan recomendaciones por radio, todas invitando a sumergirse en el mundo de la lectura. Son escasos, son aislados. No son suficientes, pero develan el interés que existe por mejorar. Las mediciones realizadas en el país a alumnos de quince años develan muy serias deficiencias en este sentido. Solo serán  superadas admitiendo el problema y promoviendo herramientas de verdadera superación.
El mundo tiene autores notables. La Argentina cuenta con poetas, novelistas, cuentistas y cultores de todos los géneros literarios de una notable capacidad. San Luis posee escritores muy prestigiosos y con mucho amor por su tierra. Sus textos permiten alcanzar todas las posibilidades y llegar a lograr muchos imposibles. Permiten soñar y despertarse, volar y aterrizar, alegrarse y entristecerse en instantes. Hoy el mundo ofrece muchas posibilidades. Pocas serán alcanzadas sin la lectura.
Felizmente todos los emprendimientos dan buenos resultados, alcanzan una gran concurrencia y la comunidad agradece la posibilidad que se le brinda. No sería una diferencia menor entre una sociedad y otra el hecho de leer más y mejor. Tener ciudadanos formados e informados, mejores ciudadanos, una sociedad mejor es una meta solo alcanzable si esos ciudadanos cultivan el hábito de la lectura.
La buena ortografía sigue siendo un rasgo importante. Y solo se alcanza con la lectura. Además de ser un excelente regalo, un buen libro es un tesoro invalorable. Una biblioteca es un legado que no tiene precio. Es prolongar la posibilidad de leer por varias generaciones. Se dice que de aquellos hogares donde había una excelente biblioteca, surgieron muchos de los hombres más ilustrados de la Argentina. Vale entonces el esfuerzo para que haya libros para todos. Vale la intención de difundir la lectura.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Del imprescindible hábito de la lectura

A veces pareciera que a la mayoría no le interesa. A veces pareciera que son otras las prioridades. Son esos temas que no logran excesiva notoriedad, pero ante la consulta individual todos dicen considerarlos importantes. Puede que la proliferación de herramientas audiovisuales tiña cualquier iniciativa. Sin embargo siempre aparecen notables esfuerzos por rescatar la lectura. Por sostener el placer de leer. Maratones, talleres, olimpíadas, ferias, rincones, todos esfuerzos por conseguir consenso a la hora de expandir el imprescindible hábito de la lectura.
Leer, es uno de los ejercicios más placenteros que el hombre puede realizar y quizás uno de los que más contribuyen a su superación. Pretender inculcar estas nociones en los más chicos agiganta la perspectiva y posibilita para ellos y, para todos, un futuro distinto.
Se debe celebrar esta coincidencia en difundir, en inculcar y en insistir en la importancia de leer. De leer bien. Las distintas herramientas que acercan información no permiten prescindir de la lectura. Al contrario, profundizan su importancia. Es muy saludable que los sistemas educativos y otras organizaciones dedicadas a otros fines coincidan y se encuentren en la idea de satisfacer esta necesidad impostergable. No se requieren demasiados elementos materiales, sin embargo vale la iniciativa pública y privada de hacer llegar libros a todos los rincones del país. Es necesario rescatar la importancia de las bibliotecas populares. Verdaderos puntos de encuentro con la lectura. Sobre todo aquellas ubicadas en rincones donde la población tiene serias dificultades para acceder a un libro. Es de gran importancia que se insista en capacitar a todos los interesados en acciones que estimulen la idea de leer. Muchos especialistas son buenos difusores de técnicas y de acciones modernas que ayudan a trabajar sobre la posibilidad de leer. Se observan avisos publicitarios por televisión, se escuchan recomendaciones por radio, todas invitando a sumergirse en el mundo de la lectura. Son escasos, son aislados. No son suficientes, pero develan el interés que existe por mejorar. Las mediciones realizadas en el país a alumnos de quince años develan muy serias deficiencias en este sentido. Solo serán  superadas admitiendo el problema y promoviendo herramientas de verdadera superación.
El mundo tiene autores notables. La Argentina cuenta con poetas, novelistas, cuentistas y cultores de todos los géneros literarios de una notable capacidad. San Luis posee escritores muy prestigiosos y con mucho amor por su tierra. Sus textos permiten alcanzar todas las posibilidades y llegar a lograr muchos imposibles. Permiten soñar y despertarse, volar y aterrizar, alegrarse y entristecerse en instantes. Hoy el mundo ofrece muchas posibilidades. Pocas serán alcanzadas sin la lectura.
Felizmente todos los emprendimientos dan buenos resultados, alcanzan una gran concurrencia y la comunidad agradece la posibilidad que se le brinda. No sería una diferencia menor entre una sociedad y otra el hecho de leer más y mejor. Tener ciudadanos formados e informados, mejores ciudadanos, una sociedad mejor es una meta solo alcanzable si esos ciudadanos cultivan el hábito de la lectura.
La buena ortografía sigue siendo un rasgo importante. Y solo se alcanza con la lectura. Además de ser un excelente regalo, un buen libro es un tesoro invalorable. Una biblioteca es un legado que no tiene precio. Es prolongar la posibilidad de leer por varias generaciones. Se dice que de aquellos hogares donde había una excelente biblioteca, surgieron muchos de los hombres más ilustrados de la Argentina. Vale entonces el esfuerzo para que haya libros para todos. Vale la intención de difundir la lectura.

Logín