Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

La voz del pueblo en las paredes

Las fachadas de muchos edificios de Hong Kong se cubrieron en las últimas semanas de post-it multicolores con mensajes contra el gobierno. La voz del pueblo en las paredes como señal de protesta, tiene su raíz en la antigua Roma, y el arte, muchas veces ha sido el canal para expresar esas voces.

Las autoridades intentaron arrancar los mensajes y terminar con esos “muros de Lennon”, llamados así por el “Muro de John Lennon” de Praga, en homenaje del cantante de los Beatles asesinado en 1980, en el cual cualquiera puede escribir o pintar lo que se le ocurre.

El primer “muro de Lennon” de Hong Kong apareció en 2014 durante las protestas para exigir la elección del jefe de gobierno por sufragio universal directo.

Los manifestantes pro democracia ocuparon entonces durante más de dos meses barrios enteros de Hong Kong y cubrieron de mensajes multicolores una de las escaleras que llevan al Consejo Legislativo (LegCo), el parlamento local.

En un puente los manifestantes colgaron un cartel con una frase de la famosa canción “Imagine” de Lennon: “You may say Im a dreamer, but Im not the only one” (Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único). Cinco años después Hong Kong vive un nuevo período de protestas, provocado por un proyecto de ley sobre la extradición a China.

Este año surgió un primer “muro de Lennon” frente al LegCo, destruido hace algunas semanas por manifestantes progubernamentales. Los opositores respondieron creando otros muros por toda la ciudad. Las voces del pueblo se filtran por las grietas de los absolutismos.

Los papelitos pegados por los manifestantes se dirigen en gran cantidad a Carrie Lam, la jefa del gobierno favorable a Pekín designada por el Parlamento, con mensajes muchas veces virulentos.

Pero además, los manifestantes colocaron al pie de cada muro cajas con post-it y lápices para que cualquiera pueda escribir su mensaje.

En Tsuen Wan, en la parte continental de Hong Kong, Lau, una estudiante de 19 años, hizo un juego de palabras con ideogramas chinos. “Es una caligrafía maliciosa. Si se lee en un sentido quiere decir Hong Kong, pero en el sentido contrario quiere decir Añadan aceite”, explica Lau.

Otros mensajes son más directos. “Hong Kong todavía no es China”, profesa un papelito dirigido a Pekín. “Sé fuerte Hong Kong”. “Sé paciente, sé como el agua”, dice un papelito, inspirándose en la filosofía de Bruce Lee, la estrella de las artes marciales nacida en Hong Kong.

También hay mensajes escritos por turistas extranjeros. “¡Sé fuerte Hong Kong, Nueva York vela por ti!”, dice un estadounidense. “Son los más valientes”, escribió alguien en francés.

Los muros se han convertido en puntos de discusión y a veces de enfrentamientos. Días atrás en un muro cerca de un barrio donde residen funcionarios y policías, partidarios del gobierno quisieron arrancar los mensajes, lo que generó empujones y forcejeos con los opositores.

En otro incidente, un partidario del gobierno arremetió a puñetazos contra un joven militante demócrata. El joven no se defendió, adoptando una actitud de no violencia elogiada en las redes sociales.

La policía anunció que el agresor fue detenido. Los “muros de Lennon” son destruidos en la madrugada, pero durante el día renacen de sus cenizas.

En Tsuen Wan, un mensaje proclama: “Pueden destruir el muro, pero no destruirán nuestra voluntad”. La voz del pueblo llegó a las paredes de Hong Kong, el camino por recorrer apenas comienza. La resistencia democrática del poderoso distrito financiero, es digna de observar y es digna de análisis profundos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La voz del pueblo en las paredes

Las fachadas de muchos edificios de Hong Kong se cubrieron en las últimas semanas de post-it multicolores con mensajes contra el gobierno. La voz del pueblo en las paredes como señal de protesta, tiene su raíz en la antigua Roma, y el arte, muchas veces ha sido el canal para expresar esas voces.

Las autoridades intentaron arrancar los mensajes y terminar con esos “muros de Lennon”, llamados así por el “Muro de John Lennon” de Praga, en homenaje del cantante de los Beatles asesinado en 1980, en el cual cualquiera puede escribir o pintar lo que se le ocurre.

El primer “muro de Lennon” de Hong Kong apareció en 2014 durante las protestas para exigir la elección del jefe de gobierno por sufragio universal directo.

Los manifestantes pro democracia ocuparon entonces durante más de dos meses barrios enteros de Hong Kong y cubrieron de mensajes multicolores una de las escaleras que llevan al Consejo Legislativo (LegCo), el parlamento local.

En un puente los manifestantes colgaron un cartel con una frase de la famosa canción “Imagine” de Lennon: “You may say Im a dreamer, but Im not the only one” (Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único). Cinco años después Hong Kong vive un nuevo período de protestas, provocado por un proyecto de ley sobre la extradición a China.

Este año surgió un primer “muro de Lennon” frente al LegCo, destruido hace algunas semanas por manifestantes progubernamentales. Los opositores respondieron creando otros muros por toda la ciudad. Las voces del pueblo se filtran por las grietas de los absolutismos.

Los papelitos pegados por los manifestantes se dirigen en gran cantidad a Carrie Lam, la jefa del gobierno favorable a Pekín designada por el Parlamento, con mensajes muchas veces virulentos.

Pero además, los manifestantes colocaron al pie de cada muro cajas con post-it y lápices para que cualquiera pueda escribir su mensaje.

En Tsuen Wan, en la parte continental de Hong Kong, Lau, una estudiante de 19 años, hizo un juego de palabras con ideogramas chinos. “Es una caligrafía maliciosa. Si se lee en un sentido quiere decir Hong Kong, pero en el sentido contrario quiere decir Añadan aceite”, explica Lau.

Otros mensajes son más directos. “Hong Kong todavía no es China”, profesa un papelito dirigido a Pekín. “Sé fuerte Hong Kong”. “Sé paciente, sé como el agua”, dice un papelito, inspirándose en la filosofía de Bruce Lee, la estrella de las artes marciales nacida en Hong Kong.

También hay mensajes escritos por turistas extranjeros. “¡Sé fuerte Hong Kong, Nueva York vela por ti!”, dice un estadounidense. “Son los más valientes”, escribió alguien en francés.

Los muros se han convertido en puntos de discusión y a veces de enfrentamientos. Días atrás en un muro cerca de un barrio donde residen funcionarios y policías, partidarios del gobierno quisieron arrancar los mensajes, lo que generó empujones y forcejeos con los opositores.

En otro incidente, un partidario del gobierno arremetió a puñetazos contra un joven militante demócrata. El joven no se defendió, adoptando una actitud de no violencia elogiada en las redes sociales.

La policía anunció que el agresor fue detenido. Los “muros de Lennon” son destruidos en la madrugada, pero durante el día renacen de sus cenizas.

En Tsuen Wan, un mensaje proclama: “Pueden destruir el muro, pero no destruirán nuestra voluntad”. La voz del pueblo llegó a las paredes de Hong Kong, el camino por recorrer apenas comienza. La resistencia democrática del poderoso distrito financiero, es digna de observar y es digna de análisis profundos.

Logín