Escuchá acá la 90.9
X

Karla Escudero se quedó con el bronce en el Sudamericano de Fisicoculturismo

Analía Carrara

La atleta de La Toma, de 32 años, hizo podio en Quito a la par de las mejores del continente. Compitió en la categoría Master Femenino +30 años.

La cinta métrica muestra que Karla Escudero mide 1,64 metro. Con los tacos, el cuerpo marcado, las posturas técnicas y la elegancia a flor de piel, parece mucho más alta en el escenario. La tomense, de 32 años, acaba de consagrarse tercera en el 45º Campeonato Sudamericano de Fisicoculturismo y Fitness. La competencia fue el fin de semana en Quito, Ecuador. Karla viajó con la Selección Argentina gracias al apoyo del gobierno sanluiseño, ya que debía pagar los pasajes aéreos.

Para clasificar, Escudero salió bicampeona Argentina 2019 "Bikini Fitness" en las categorías Master y Senior. Aunque con un título le bastaba, obtuvo los dos en Córdoba.

Karla se colgó la medalla de bronce en Master Femenino +30 años el domingo en Quito. Johanna Cortez, representante local, salió campeona y Sandra Patricia Valencia (Colombia), fue subcampeona en la categoría.

"Siento que estoy en mi mejor momento. Dejé todo en el escenario, fue una gran experiencia", contó la atleta, ayer, en una charla con El Diario de la República.

Está muy emocionada, como todos los tomenses que la paran en la calle. Pero aún no tomó real dimensión de su logro en el primer Sudamericano de la IFBB, con el plus de llevar la Bandera Nacional al podio. "Llegué el miércoles a Buenos Aires y a la noche ya estaba en La Toma. Quiero agradecerle al Gobierno por ayudarme y a mi familia que siempre está", dijo. Cuando habla de la familia se refiere al núcleo más íntimo: Sandra Escudero, la mamá, Agustina López, su hija, Raúl López, su esposo, y Carlos López, el cuñado. La sanluiseña dedicó su logro a "Pipi" Nader Alí, el comercio que la viste, a su estilista, amigos y alumnos.

La delegación argentina arribó a Ecuador el viernes 6 de setiembre, horas antes del cierre de las inscripciones. En total fueron 21. "Logramos traer dos campeonas, un subcampeón y dos podios (incluido el de Karla). Pero todos los competidores llegamos a las finales, en las que están los seis mejores", aseguró Escudero.

Al terminar la competencia varios colegas argentinos y de otros países le dijeron que la vieron mejor que a la campeona, y que "tal vez la localía de Cortez haya pesado en la balanza de los jueces" para elegir a la mejor. Solo una anécdota.

El tercer puesto le permitirá a Escudero sumar varios puntos en el ranking mundial, aunque no sabe exactamente cuántos.

Recién volvió y ya tendrá tiempo de enchufarse. "Ahora me voy a permitir comer un helado y algún otro gusto en la comida, por unos pocos días", celebró Karla. La estricta rutina de ejercicios diarios y la dieta a base de frutas, verduras, carne magra y proteínas son para ella "un estilo de vida". Lo disfruta. Se esfuerza para obtener resultados a largo plazo y los logra.

De hecho, ya tiene algo en la mira: "El presidente de la Federación Argentina me pidió que compita en febrero en otro torneo internacional. Aún no sé bien cuál es pero le dije que cuente conmigo".

Karla Escudero está motivada, como cuando empezó con el fitness hace cinco años. Seguirá sudando en doble turno diario y dando clases en el gimnasio que tiene con su esposo, en la casa, para vivir y poder practicar el deporte que tanto ama.

Es una mujer disciplinada. Hace foco, baja la cabeza, suda y deja todo. Después del bronce en Quito, ahora quiere mucho más.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Karla Escudero se quedó con el bronce en el Sudamericano de Fisicoculturismo

La atleta de La Toma, de 32 años, hizo podio en Quito a la par de las mejores del continente. Compitió en la categoría Master Femenino +30 años.

San Luis en el podio. Karla Escudero (primera a la derecha) junto a la campeona Johanna Cortez (en el centro) y Sandra Patricia Valencia. Fotos: Santiago Castro Feijo.

La cinta métrica muestra que Karla Escudero mide 1,64 metro. Con los tacos, el cuerpo marcado, las posturas técnicas y la elegancia a flor de piel, parece mucho más alta en el escenario. La tomense, de 32 años, acaba de consagrarse tercera en el 45º Campeonato Sudamericano de Fisicoculturismo y Fitness. La competencia fue el fin de semana en Quito, Ecuador. Karla viajó con la Selección Argentina gracias al apoyo del gobierno sanluiseño, ya que debía pagar los pasajes aéreos.

Para clasificar, Escudero salió bicampeona Argentina 2019 "Bikini Fitness" en las categorías Master y Senior. Aunque con un título le bastaba, obtuvo los dos en Córdoba.

Karla se colgó la medalla de bronce en Master Femenino +30 años el domingo en Quito. Johanna Cortez, representante local, salió campeona y Sandra Patricia Valencia (Colombia), fue subcampeona en la categoría.

"Siento que estoy en mi mejor momento. Dejé todo en el escenario, fue una gran experiencia", contó la atleta, ayer, en una charla con El Diario de la República.

Está muy emocionada, como todos los tomenses que la paran en la calle. Pero aún no tomó real dimensión de su logro en el primer Sudamericano de la IFBB, con el plus de llevar la Bandera Nacional al podio. "Llegué el miércoles a Buenos Aires y a la noche ya estaba en La Toma. Quiero agradecerle al Gobierno por ayudarme y a mi familia que siempre está", dijo. Cuando habla de la familia se refiere al núcleo más íntimo: Sandra Escudero, la mamá, Agustina López, su hija, Raúl López, su esposo, y Carlos López, el cuñado. La sanluiseña dedicó su logro a "Pipi" Nader Alí, el comercio que la viste, a su estilista, amigos y alumnos.

La delegación argentina arribó a Ecuador el viernes 6 de setiembre, horas antes del cierre de las inscripciones. En total fueron 21. "Logramos traer dos campeonas, un subcampeón y dos podios (incluido el de Karla). Pero todos los competidores llegamos a las finales, en las que están los seis mejores", aseguró Escudero.

Al terminar la competencia varios colegas argentinos y de otros países le dijeron que la vieron mejor que a la campeona, y que "tal vez la localía de Cortez haya pesado en la balanza de los jueces" para elegir a la mejor. Solo una anécdota.

El tercer puesto le permitirá a Escudero sumar varios puntos en el ranking mundial, aunque no sabe exactamente cuántos.

Recién volvió y ya tendrá tiempo de enchufarse. "Ahora me voy a permitir comer un helado y algún otro gusto en la comida, por unos pocos días", celebró Karla. La estricta rutina de ejercicios diarios y la dieta a base de frutas, verduras, carne magra y proteínas son para ella "un estilo de vida". Lo disfruta. Se esfuerza para obtener resultados a largo plazo y los logra.

De hecho, ya tiene algo en la mira: "El presidente de la Federación Argentina me pidió que compita en febrero en otro torneo internacional. Aún no sé bien cuál es pero le dije que cuente conmigo".

Karla Escudero está motivada, como cuando empezó con el fitness hace cinco años. Seguirá sudando en doble turno diario y dando clases en el gimnasio que tiene con su esposo, en la casa, para vivir y poder practicar el deporte que tanto ama.

Es una mujer disciplinada. Hace foco, baja la cabeza, suda y deja todo. Después del bronce en Quito, ahora quiere mucho más.

Logín