Alberto Fernández prorrogó la cuarentena hasta el 7 de junio inclusive

"El lugar de mayor conflicto sigue siendo el AMBA", donde los casos se quintuplicaron en 15 días, refirió el mandatario. La ciudad y la provincia de Buenos Aires dan marcha atrás con algunas medidas y refuerzan puntos de detección y control.

 

El presidente Alberto Fernández confirmó la noche de este sábado que el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) por el coronavirus se extenderá hasta el próximo domingo 7 de junio en todo el país. En conferencia de prensa desde Olivos, y acompañado por los gobernadores Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, el mandatario destacó que el avance de la pandemia está controlado en gran parte del país pero lamentó que el AMBA, la zona comprendida por la ciudad y la provincia de Buenos Aires, quintuplicó la cantidad de infectados en tan solo quince días, lo que obliga a dar marcha atrás con algunas medidas y reforzar controles y testeos en barrios vulnerables.

No todo fueron datos grises en la conferencia: las medidas sanitarias de Nación han garantizado la atención médica a cualquier argentino que lo requirió; el sistema de Salud no se desbordó; “en un gran número de provincias la actividad económica se ha recuperado por encima del 80%”; hay 19 provincias que no registraron nuevos casos positivos y la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva por infección de coronavirus es del 5% en los lugares en que más se ha desarrollado el contagio. Pero Fernández fue firme: “La cuarentena va a durar lo que tiene que durar”, aseveró.

Y la afirmación tiene un fundamento: la COVID-19 "entró en los barrios populares" del AMBA, que es "donde mayor concentración de gente existe" y es allí "donde se concentrará la tarea y el esfuerzo" con medidas sanitarias, asistenciales y alimentarias, sin "escatimar recursos".

"Ahora la concentración del conflicto se da en los barrios populares", donde mayor densidad demográfica existe y donde la velocidad del contagio, por ese motivo, es más rápida.

"El vecino ve que el virus golpea la puerta de su casa. Quiero que estén tranquilos", dijo el Presidente tras advertir que "ahora los casos van a subir porque sabemos dónde está el virus, pero no debe alarmarnos porque es parte de lo que esperamos que ocurra y no hay que perder la calma", agregó.

Tras dispararse el número de contagios, Fernández dijo que "se va a acotar el ingreso a la Ciudad de Buenos Aires" y deberán volver a tramitarse los permisos, mientras que pidió a la ciudadanía "mantenerse en sus casas".

Sobre la situación a nivel nacional, Fernández dijo que el logro para frenar la pandemia ha sido fruto de “restringir el transporte interjurisdiccional”, algo que va a mantenerse.

AMBA

A su turno, Rodríguez Larreta confirmó que la Ciudad de Buenos Aires sigue en cuarentena con las medidas de uso de tapabocas y distanciamiento social como hasta ahora y lamentó que los casos en su jurisdicción se hayan quintuplicado.

Informó que van a fortalecer los controles en el servicio de transporte público, que podrán utilizar solo los trabajadores de actividades esenciales, y que agudizarán los controles en los 20 puntos de acceso entre la capital y el conurbano bonaerense.

Las salidas recreativas con niños y niñas van a mantenerse pero el comercio ahora quedará restringido al entorno barrial, suspendiendo la actividad de todos los centros comerciales que fomenten la aglomeración de gente.

Kicillof, quien en su distrito tiene el mismo número de aumento de casos, dijo que su Gobierno saldrá a controlar y contener a los vecinos de los cerca de 1800 barrios populares que hay en su distrito.

“Seguimos en la etapa anterior. No avanzamos nada. Seguiremos con el funcionamiento de algunas empresas con los protocolos y su cumplimento a través de controles”. El “comercio será solo barrial” y “no se va a autorizar las obras de construcción”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Alberto Fernández prorrogó la cuarentena hasta el 7 de junio inclusive

"El lugar de mayor conflicto sigue siendo el AMBA", donde los casos se quintuplicaron en 15 días, refirió el mandatario. La ciudad y la provincia de Buenos Aires dan marcha atrás con algunas medidas y refuerzan puntos de detección y control.

Fotos: Télam.

 

El presidente Alberto Fernández confirmó la noche de este sábado que el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) por el coronavirus se extenderá hasta el próximo domingo 7 de junio en todo el país. En conferencia de prensa desde Olivos, y acompañado por los gobernadores Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, el mandatario destacó que el avance de la pandemia está controlado en gran parte del país pero lamentó que el AMBA, la zona comprendida por la ciudad y la provincia de Buenos Aires, quintuplicó la cantidad de infectados en tan solo quince días, lo que obliga a dar marcha atrás con algunas medidas y reforzar controles y testeos en barrios vulnerables.

No todo fueron datos grises en la conferencia: las medidas sanitarias de Nación han garantizado la atención médica a cualquier argentino que lo requirió; el sistema de Salud no se desbordó; “en un gran número de provincias la actividad económica se ha recuperado por encima del 80%”; hay 19 provincias que no registraron nuevos casos positivos y la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva por infección de coronavirus es del 5% en los lugares en que más se ha desarrollado el contagio. Pero Fernández fue firme: “La cuarentena va a durar lo que tiene que durar”, aseveró.

Y la afirmación tiene un fundamento: la COVID-19 "entró en los barrios populares" del AMBA, que es "donde mayor concentración de gente existe" y es allí "donde se concentrará la tarea y el esfuerzo" con medidas sanitarias, asistenciales y alimentarias, sin "escatimar recursos".

"Ahora la concentración del conflicto se da en los barrios populares", donde mayor densidad demográfica existe y donde la velocidad del contagio, por ese motivo, es más rápida.

"El vecino ve que el virus golpea la puerta de su casa. Quiero que estén tranquilos", dijo el Presidente tras advertir que "ahora los casos van a subir porque sabemos dónde está el virus, pero no debe alarmarnos porque es parte de lo que esperamos que ocurra y no hay que perder la calma", agregó.

Tras dispararse el número de contagios, Fernández dijo que "se va a acotar el ingreso a la Ciudad de Buenos Aires" y deberán volver a tramitarse los permisos, mientras que pidió a la ciudadanía "mantenerse en sus casas".

Sobre la situación a nivel nacional, Fernández dijo que el logro para frenar la pandemia ha sido fruto de “restringir el transporte interjurisdiccional”, algo que va a mantenerse.

AMBA

A su turno, Rodríguez Larreta confirmó que la Ciudad de Buenos Aires sigue en cuarentena con las medidas de uso de tapabocas y distanciamiento social como hasta ahora y lamentó que los casos en su jurisdicción se hayan quintuplicado.

Informó que van a fortalecer los controles en el servicio de transporte público, que podrán utilizar solo los trabajadores de actividades esenciales, y que agudizarán los controles en los 20 puntos de acceso entre la capital y el conurbano bonaerense.

Las salidas recreativas con niños y niñas van a mantenerse pero el comercio ahora quedará restringido al entorno barrial, suspendiendo la actividad de todos los centros comerciales que fomenten la aglomeración de gente.

Kicillof, quien en su distrito tiene el mismo número de aumento de casos, dijo que su Gobierno saldrá a controlar y contener a los vecinos de los cerca de 1800 barrios populares que hay en su distrito.

“Seguimos en la etapa anterior. No avanzamos nada. Seguiremos con el funcionamiento de algunas empresas con los protocolos y su cumplimento a través de controles”. El “comercio será solo barrial” y “no se va a autorizar las obras de construcción”.

Logín