eldiariodelarepublica.com
EE.UU. vuelve a comprar carne vacuna fresca

Escuchá acá la 90.9
X

EE.UU. vuelve a comprar carne vacuna fresca

Nicolás Razzetti

La apertura comercial fue largamente esperada y abre nuevas posibilidades de negocios en un mercado de alto consumo. La Argentina contará con una cuota sin aranceles de 20 mil toneladas y lo que supere ese volumen pagará una tasa 26%. Los próximos objetivos serán Japón y Corea.

A pocas horas del inicio de la reunión de líderes del G-20, los Estados Unidos autorizaron la apertura de su mercado a la carne vacuna fresca de nuestro país luego de 17 años de reclamos y presentaciones ante instituciones como la Organización Mundial del Comercio (que había ordenado a ese país la apertura) y tras el irracional ocultamiento de los focos de fiebre aftosa que se desparramaron con muchísima velocidad por todo el país en el fatídico 2001. Fue un castigo excesivo por el incumplimiento y ocultamiento de la situación sanitaria, ya que Uruguay tardó solo 3 años en volver a venderles.
La noticia tiene varias cuestiones para comentar. En primer lugar se trata del acceso a uno de los mayores importadores mundiales del producto. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en 2019 importaría carne por 1,4 millón de toneladas. Pero con la apertura de los norteamericanos se suma la chance de venderle a Canadá. Si bien ese mercado estaba abierto, las complicaciones logísticas para su acceso, que solo era posible en forma aérea, hacían inviable el negocio. Por eso Canadá importó en los últimos años apenas por 250 mil toneladas.
El acumulado de las importaciones de esos dos socios del Nafta es de 1,65 millón de toneladas, el 15% del comercio global de carnes, que superaría el año que viene las 10 millones de toneladas. 
Estados Unidos es el segundo mayor importador de carne del mundo detrás de China, que en los últimos años y debido a los cambios sociales consecuencia de su notable crecimiento económico, diversificó su dieta e incrementó la demanda de proteínas de origen animal. China continental compra por 1,3 millón de toneladas, pero si se suma lo que ingresa por Hong Kong se llega a los 2 millones.
Según explicaron los analistas, el sistema de importaciones de carne vacuna en Estados Unidos es en base a cuotas, aunque también se puede venderles por fuera de ellas. La Argentina cuenta con un cupo de 20 mil toneladas peso producto (el mismo volumen que Brasil y que Uruguay) por las que no pagará aranceles, el resto de lo que se envíe a ese destino deberá tributar 26,4%. Parece un importe alto, pero todo dependerá de la competitividad del negocio. Algunos analistas creen que no será un freno a las ventas, ya que por la venta de los cortes Hilton se paga 20% para ingresar a la Unión Europea.  Por eso se habla de la competitividad del negocio y son varios los factores que la constituyen: tipo de cambio, precios internacionales y el famoso costo argentino.
¿Qué compra Estados Unidos? Un poco de todo, hay nichos de mercado como el de la carne de animales engordados a pasto (grass feed), carne con diferentes niveles de marmoleo y también cortes caros de novillos, aunque el mayor volumen es de trimmings (recortes) que no deben tener menos de 15% de grasa ya que se los utiliza para la producción de hamburguesas, producto de altísimo nivel de consumo. “Es el mercado soñado por su volumen y diversidad de productos”, explicó el analista Víctor Tonelli.
A cambio de la apertura, nuestro país autorizó la importación de la carne producida en ese país, aunque según Tonelli las posibilidades de que lleguen cortes es mínima y quedaría acotada a nichos muy reducidos. Hay que tener en cuenta que el kilo de carne en gancho de novillo en Estados Unidos promedia los U$S3,90 cuando en nuestro país es de U$S2,5. Si a esa brecha se le suma el costo del flete, el negocio sería inviable.
Pero además, la autorización de los Estados Unidos acelera el proceso de apertura de Corea y de Japón, que según los analistas no tienen mayores exigencias sanitarias y también están entre los mayores compradores globales del producto, lo que se detalla en el informe que publicó recientemente la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos (U.S. Meat Exports Federation o USMEF por sus siglas en inglés) que resumimos a continuación. 

Crece la demanda de carne vacuna de Japón y Corea
Según un informe de la USMEF, las exportaciones de carne vacuna a todo destino desde los Estados Unidos en setiembre totalizaron 110 mil toneladas, 6% más que hace un año, con un valor de U$S687 millones, lo que indica un crecimiento en valor mayor, que llega al 11%. 
De enero a setiembre, las exportaciones de carne de res fueron de poco más de un millón de toneladas, 9% más que hace un año, mientras que el valor aumentó un 18% hasta alcanzar los 6.200 millones. En tanto, “sólo para cortes musculares de res, los aumentos año tras año fueron aún más impresionantes, saltando 13% en volumen (780 mil toneladas) y 20% en valor (U$S5.500 millones)”.
Luego agrega que “para los tres primeros trimestres de 2018, las exportaciones representaron el 13,5% de la producción total y el 11% para los cortes musculares, lo que indica un incremento de 1% respecto del registro del año pasado”. 
La Federación de Exportadores de Carne de los Estados Unidos dijo que aun cuando falta computar un trimestre, los valores se están afirmando y se van superando en algunos mercados, por lo que se estima que al cerrar el año la facturación sumaría U$S8.000 millones, según señaló el presidente y CEO de USMEF, Dan Halstrom. Y entre esos mercados se destacan Corea del Sur y Japón, dos países a los que la Argentina quiere entrar y que ahora ve más cerca una vez que logró la reapertura del mercado norteamericano. Por ahora a Japón solo se puede vender carne de la Patagonia, es decir, de la zona libre de aftosa sin vacunación.
Las ventas a países como Corea del Sur y Japón desde Estados Unidos crecen notablemente. El primero de ellos “fue pionero en el crecimiento de las ventas norteamericanas este año”, dice el informe señalado. En setiembre las exportaciones a Corea aumentaron 22% en comparación con el año anterior en volumen, sumando 19.116 toneladas) y un 29% en valor (acumulando U$S143 millones). En tanto, las ventas de enero a setiembre a ese destino alcanzaron las 181 mil toneladas, es decir 37% más que en igual período de 2017; mientras que en valor el crecimiento fue mayor y llegó al 51% para acumular 1.300 millones de dólares, superando el récord del año pasado. Eso significa que el valor promedio de la tonelada es de U$S7.300, 30% menos de lo que cobran los frigoríficos argentinos por las ventas de carne Hilton a la Unión Europea, claro que en un contexto de precios bajos.
La participación de los Estados Unidos en el total de las importaciones de carne vacuna de Corea ha aumentado considerablemente este año, de 44,7% a 48.7%, “dado que la producción de carne de res estadounidense respalda el creciente consumo de carne de res de Corea” dice el informe en cuestión.
En cuanto a las ventas de Estados Unidos a Japón, el informe de la USMEF dice que en setiembre aumentaron 4% respecto del año anterior tanto en volumen (sumaron 28.100 toneladas) como en valor (acumularon U$S172,3 millones). Para los primeros tres trimestres de 2018, las exportaciones a Japón aumentaron un 7% en comparación con el año anterior en volumen (252,900 toneladas), mientras que el valor aumentó un 10%, hasta llegar a U$S1.600 millones. 
“En términos de valor, EE.UU. es el principal proveedor de Japón con 46,8% de las importaciones, un poco más que los tres primeros trimestres de 2017. Sin embargo, en términos de volumen representó poco menos del 42% de las importaciones totales, frente a 43% en el mismo período del año pasado y por detrás de la participación del 48,6% de Australia. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

EE.UU. vuelve a comprar carne vacuna fresca

La apertura comercial fue largamente esperada y abre nuevas posibilidades de negocios en un mercado de alto consumo. La Argentina contará con una cuota sin aranceles de 20 mil toneladas y lo que supere ese volumen pagará una tasa 26%. Los próximos objetivos serán Japón y Corea.

A pocas horas del inicio de la reunión de líderes del G-20, los Estados Unidos autorizaron la apertura de su mercado a la carne vacuna fresca de nuestro país luego de 17 años de reclamos y presentaciones ante instituciones como la Organización Mundial del Comercio (que había ordenado a ese país la apertura) y tras el irracional ocultamiento de los focos de fiebre aftosa que se desparramaron con muchísima velocidad por todo el país en el fatídico 2001. Fue un castigo excesivo por el incumplimiento y ocultamiento de la situación sanitaria, ya que Uruguay tardó solo 3 años en volver a venderles.
La noticia tiene varias cuestiones para comentar. En primer lugar se trata del acceso a uno de los mayores importadores mundiales del producto. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en 2019 importaría carne por 1,4 millón de toneladas. Pero con la apertura de los norteamericanos se suma la chance de venderle a Canadá. Si bien ese mercado estaba abierto, las complicaciones logísticas para su acceso, que solo era posible en forma aérea, hacían inviable el negocio. Por eso Canadá importó en los últimos años apenas por 250 mil toneladas.
El acumulado de las importaciones de esos dos socios del Nafta es de 1,65 millón de toneladas, el 15% del comercio global de carnes, que superaría el año que viene las 10 millones de toneladas. 
Estados Unidos es el segundo mayor importador de carne del mundo detrás de China, que en los últimos años y debido a los cambios sociales consecuencia de su notable crecimiento económico, diversificó su dieta e incrementó la demanda de proteínas de origen animal. China continental compra por 1,3 millón de toneladas, pero si se suma lo que ingresa por Hong Kong se llega a los 2 millones.
Según explicaron los analistas, el sistema de importaciones de carne vacuna en Estados Unidos es en base a cuotas, aunque también se puede venderles por fuera de ellas. La Argentina cuenta con un cupo de 20 mil toneladas peso producto (el mismo volumen que Brasil y que Uruguay) por las que no pagará aranceles, el resto de lo que se envíe a ese destino deberá tributar 26,4%. Parece un importe alto, pero todo dependerá de la competitividad del negocio. Algunos analistas creen que no será un freno a las ventas, ya que por la venta de los cortes Hilton se paga 20% para ingresar a la Unión Europea.  Por eso se habla de la competitividad del negocio y son varios los factores que la constituyen: tipo de cambio, precios internacionales y el famoso costo argentino.
¿Qué compra Estados Unidos? Un poco de todo, hay nichos de mercado como el de la carne de animales engordados a pasto (grass feed), carne con diferentes niveles de marmoleo y también cortes caros de novillos, aunque el mayor volumen es de trimmings (recortes) que no deben tener menos de 15% de grasa ya que se los utiliza para la producción de hamburguesas, producto de altísimo nivel de consumo. “Es el mercado soñado por su volumen y diversidad de productos”, explicó el analista Víctor Tonelli.
A cambio de la apertura, nuestro país autorizó la importación de la carne producida en ese país, aunque según Tonelli las posibilidades de que lleguen cortes es mínima y quedaría acotada a nichos muy reducidos. Hay que tener en cuenta que el kilo de carne en gancho de novillo en Estados Unidos promedia los U$S3,90 cuando en nuestro país es de U$S2,5. Si a esa brecha se le suma el costo del flete, el negocio sería inviable.
Pero además, la autorización de los Estados Unidos acelera el proceso de apertura de Corea y de Japón, que según los analistas no tienen mayores exigencias sanitarias y también están entre los mayores compradores globales del producto, lo que se detalla en el informe que publicó recientemente la Federación de Exportadores de Carne de Estados Unidos (U.S. Meat Exports Federation o USMEF por sus siglas en inglés) que resumimos a continuación. 

Crece la demanda de carne vacuna de Japón y Corea
Según un informe de la USMEF, las exportaciones de carne vacuna a todo destino desde los Estados Unidos en setiembre totalizaron 110 mil toneladas, 6% más que hace un año, con un valor de U$S687 millones, lo que indica un crecimiento en valor mayor, que llega al 11%. 
De enero a setiembre, las exportaciones de carne de res fueron de poco más de un millón de toneladas, 9% más que hace un año, mientras que el valor aumentó un 18% hasta alcanzar los 6.200 millones. En tanto, “sólo para cortes musculares de res, los aumentos año tras año fueron aún más impresionantes, saltando 13% en volumen (780 mil toneladas) y 20% en valor (U$S5.500 millones)”.
Luego agrega que “para los tres primeros trimestres de 2018, las exportaciones representaron el 13,5% de la producción total y el 11% para los cortes musculares, lo que indica un incremento de 1% respecto del registro del año pasado”. 
La Federación de Exportadores de Carne de los Estados Unidos dijo que aun cuando falta computar un trimestre, los valores se están afirmando y se van superando en algunos mercados, por lo que se estima que al cerrar el año la facturación sumaría U$S8.000 millones, según señaló el presidente y CEO de USMEF, Dan Halstrom. Y entre esos mercados se destacan Corea del Sur y Japón, dos países a los que la Argentina quiere entrar y que ahora ve más cerca una vez que logró la reapertura del mercado norteamericano. Por ahora a Japón solo se puede vender carne de la Patagonia, es decir, de la zona libre de aftosa sin vacunación.
Las ventas a países como Corea del Sur y Japón desde Estados Unidos crecen notablemente. El primero de ellos “fue pionero en el crecimiento de las ventas norteamericanas este año”, dice el informe señalado. En setiembre las exportaciones a Corea aumentaron 22% en comparación con el año anterior en volumen, sumando 19.116 toneladas) y un 29% en valor (acumulando U$S143 millones). En tanto, las ventas de enero a setiembre a ese destino alcanzaron las 181 mil toneladas, es decir 37% más que en igual período de 2017; mientras que en valor el crecimiento fue mayor y llegó al 51% para acumular 1.300 millones de dólares, superando el récord del año pasado. Eso significa que el valor promedio de la tonelada es de U$S7.300, 30% menos de lo que cobran los frigoríficos argentinos por las ventas de carne Hilton a la Unión Europea, claro que en un contexto de precios bajos.
La participación de los Estados Unidos en el total de las importaciones de carne vacuna de Corea ha aumentado considerablemente este año, de 44,7% a 48.7%, “dado que la producción de carne de res estadounidense respalda el creciente consumo de carne de res de Corea” dice el informe en cuestión.
En cuanto a las ventas de Estados Unidos a Japón, el informe de la USMEF dice que en setiembre aumentaron 4% respecto del año anterior tanto en volumen (sumaron 28.100 toneladas) como en valor (acumularon U$S172,3 millones). Para los primeros tres trimestres de 2018, las exportaciones a Japón aumentaron un 7% en comparación con el año anterior en volumen (252,900 toneladas), mientras que el valor aumentó un 10%, hasta llegar a U$S1.600 millones. 
“En términos de valor, EE.UU. es el principal proveedor de Japón con 46,8% de las importaciones, un poco más que los tres primeros trimestres de 2017. Sin embargo, en términos de volumen representó poco menos del 42% de las importaciones totales, frente a 43% en el mismo período del año pasado y por detrás de la participación del 48,6% de Australia. 

Logín