Escuchá acá la 90.9
X

"La satisfacción de la meta alcanzada"

Gabriel Maldonado

Todos fueron con un objetivo. Algunos persiguieron una marca, un tiempo, ese que idearon en el entrenamiento previo. Otros corrieron para llegar, convencidos de sus limitaciones y orgullosos de participar. Pasaron los que se animaron solos y los que fueron "en banda". Todos con su plan, su ilusión, sus expectativas, en busca de la ansiada línea final. Todos la alcanzaron.

Hubo quienes llegaron satisfechos y se llevaron su premio. Muchos disfrutaron un circuito espectacular y cruzaron la meta sonrientes, como si recién empezara la prueba. Otros llegaron sufriendo, buscando el agua salvadora, agarrándose los músculos doloridos, pero orgullosos de su tesón y sus ganas, esas que los depositaron en la largada una hermosa mañana de domingo en El Volcán para participar. 
 

 

Los atletas llegaron pendientes de su reloj; los amateurs. en busca del beso que endulza el alma. 




Los atletas, pendientes de su reloj; los amateurs, de su familia, su pareja, sus hijos, su madre. Del beso cálido que devuelve el alma al cuerpo, del abrazo emocionado por llegar, del festejo rodeado de los más queridos. Las fotos interminables, las poses para "el Instagram". 

Algunos llegaron apurados, otros en calma. Hasta hubo quienes lo hicieron bailando, como ese hombre canoso que se justificó: "Tengo 70 años, ¡es demasiado!".

Todos satisfechos. El objetivo ya era realidad. La soñada meta había quedado atrás. 
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"La satisfacción de la meta alcanzada"

Todos fueron con un objetivo. Algunos persiguieron una marca, un tiempo, ese que idearon en el entrenamiento previo. Otros corrieron para llegar, convencidos de sus limitaciones y orgullosos de participar. Pasaron los que se animaron solos y los que fueron "en banda". Todos con su plan, su ilusión, sus expectativas, en busca de la ansiada línea final. Todos la alcanzaron.

Hubo quienes llegaron satisfechos y se llevaron su premio. Muchos disfrutaron un circuito espectacular y cruzaron la meta sonrientes, como si recién empezara la prueba. Otros llegaron sufriendo, buscando el agua salvadora, agarrándose los músculos doloridos, pero orgullosos de su tesón y sus ganas, esas que los depositaron en la largada una hermosa mañana de domingo en El Volcán para participar. 
 

 

Los atletas llegaron pendientes de su reloj; los amateurs. en busca del beso que endulza el alma. 




Los atletas, pendientes de su reloj; los amateurs, de su familia, su pareja, sus hijos, su madre. Del beso cálido que devuelve el alma al cuerpo, del abrazo emocionado por llegar, del festejo rodeado de los más queridos. Las fotos interminables, las poses para "el Instagram". 

Algunos llegaron apurados, otros en calma. Hasta hubo quienes lo hicieron bailando, como ese hombre canoso que se justificó: "Tengo 70 años, ¡es demasiado!".

Todos satisfechos. El objetivo ya era realidad. La soñada meta había quedado atrás. 
 

Logín