Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Cómo comprar en el exterior a mitad de precio

Romina Oddone

El maravilloso mundo de internet no frena sus ámbitos de incumbencia y una vez más logró conectar a las personas más allá de los límites de una simple conversación. Existen varias plataformas que ayudan a los consumidores a conseguir objetos fabricados en otros países a su precio real y evitar los impuestos que fija la AFIP para ingresarlos.

Hoy se pueden realizar compras en el exterior, sin pagar impuestos, de hasta 50 dólares y 12 veces al año. Para los viajantes que llegan en avión el monto se eleva a 500 dólares y si es por vía terrestre o marítima, a 300 dólares por viaje. Pasados esos valores, AFIP cobra el 50 por ciento del precio excedente, por ejemplo si comprás vía online un objeto de 100 dólares, el excedente es de 50 y los impuestos son de 25 dólares.

Pero, para fortuna de quienes no pueden darse el lujo de viajar para comprar algo, existe una web que conecta viajantes con compradores. Grabr fue creada por Daría Rebenok y Artem Fedyaev. Ambos vivieron en 8 ciudades y cuando volvieron a su hogar en San Francisco, Estados Unidos, se dieron cuenta de que extrañaban algunos productos que consumían en esos lugares. Vieron que no eran los únicos que deseaban conseguir objetos a los que no tenían acceso o eran muy caros en sus países y desarrollaron esta aplicación.

Para comprar con Grabr solo hay que buscar el producto en cualquier sitio internacional como Amazon, Ebay o las tiendas online de cualquier marca, luego copiar el enlace del producto deseado y pegarlo en la página www.grabr.com.io para crear el pedido, así todas las personas que tengan viajes programados hacia la ciudad de destino, recibirán las alertas para ofrecerse a entregarlo. Ahí entra el beneficio para ambos, ya que el viajante cobrará un plus por hacer el envío.

El comprador pagará con tarjeta de crédito el costo del objeto más los impuestos si supera el monto de los 500 o 300 dólares, según corresponda a la compra, deberá incluir la recompensa solicitada por el viajero y una comisión por el servicio. La compra, afirma el sitio, es totalmente segura, ya que el importe no se libera al viajante -que compra el producto con su dinero- a menos que el cliente avise que recibió el paquete sin problemas. Además se maneja con un sistema de reputación que los califica a ambos.

De igual manera funciona traigotucompra.com. En ese caso, los viajeros reciben recompensas de entre 5 y 20 dólares por un lugar en su maleta. La entrega se acuerda entre las partes, pero siempre aconsejan hacerlo en un lugar público. Si por cualquier circunstancia el pedido no es entregado, estas plataformas reintegran el valor abonado. Existen otros servicios de courier internacional como aerobox.com.ar, aunque los costos son un poco más elevados ya que es una empresa la que lo envía en lugar de gestionar las compras entre personas, además ofrecen los productos de un catálogo propio y cobran 20 dólares por kilo. Ahora bien, si existe algún amigo que haga la "gauchada", bienvenido sea.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cómo comprar en el exterior a mitad de precio

El maravilloso mundo de internet no frena sus ámbitos de incumbencia y una vez más logró conectar a las personas más allá de los límites de una simple conversación. Existen varias plataformas que ayudan a los consumidores a conseguir objetos fabricados en otros países a su precio real y evitar los impuestos que fija la AFIP para ingresarlos.

Hoy se pueden realizar compras en el exterior, sin pagar impuestos, de hasta 50 dólares y 12 veces al año. Para los viajantes que llegan en avión el monto se eleva a 500 dólares y si es por vía terrestre o marítima, a 300 dólares por viaje. Pasados esos valores, AFIP cobra el 50 por ciento del precio excedente, por ejemplo si comprás vía online un objeto de 100 dólares, el excedente es de 50 y los impuestos son de 25 dólares.

Pero, para fortuna de quienes no pueden darse el lujo de viajar para comprar algo, existe una web que conecta viajantes con compradores. Grabr fue creada por Daría Rebenok y Artem Fedyaev. Ambos vivieron en 8 ciudades y cuando volvieron a su hogar en San Francisco, Estados Unidos, se dieron cuenta de que extrañaban algunos productos que consumían en esos lugares. Vieron que no eran los únicos que deseaban conseguir objetos a los que no tenían acceso o eran muy caros en sus países y desarrollaron esta aplicación.

Para comprar con Grabr solo hay que buscar el producto en cualquier sitio internacional como Amazon, Ebay o las tiendas online de cualquier marca, luego copiar el enlace del producto deseado y pegarlo en la página www.grabr.com.io para crear el pedido, así todas las personas que tengan viajes programados hacia la ciudad de destino, recibirán las alertas para ofrecerse a entregarlo. Ahí entra el beneficio para ambos, ya que el viajante cobrará un plus por hacer el envío.

El comprador pagará con tarjeta de crédito el costo del objeto más los impuestos si supera el monto de los 500 o 300 dólares, según corresponda a la compra, deberá incluir la recompensa solicitada por el viajero y una comisión por el servicio. La compra, afirma el sitio, es totalmente segura, ya que el importe no se libera al viajante -que compra el producto con su dinero- a menos que el cliente avise que recibió el paquete sin problemas. Además se maneja con un sistema de reputación que los califica a ambos.

De igual manera funciona traigotucompra.com. En ese caso, los viajeros reciben recompensas de entre 5 y 20 dólares por un lugar en su maleta. La entrega se acuerda entre las partes, pero siempre aconsejan hacerlo en un lugar público. Si por cualquier circunstancia el pedido no es entregado, estas plataformas reintegran el valor abonado. Existen otros servicios de courier internacional como aerobox.com.ar, aunque los costos son un poco más elevados ya que es una empresa la que lo envía en lugar de gestionar las compras entre personas, además ofrecen los productos de un catálogo propio y cobran 20 dólares por kilo. Ahora bien, si existe algún amigo que haga la "gauchada", bienvenido sea.

 

 

Logín