Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

El curioso y tardío éxito de FaceApp

Alejandro Araya

A mediados del mes pasado se dio una inusitada fiebre por FaceApp, una aplicación que usando inteligencia artificial puede modificar ciertos rasgos del rostro de una persona en una imagen, haciéndola parecer más vieja o más joven. Twitter se inundó de estas fotos de usuarios y pocos son los que no experimentaron con la app. Los famosos también ayudaron a este boom y se animaron al reto. Sin embargo, FaceApp no es nueva. Es del 2017. ¿Por qué su éxito llegó ahora?

La aplicación es de origen ruso y en su momento, como ahora, ofrecía lo mismo al usuario. Si bien tuvo cierta trascendencia, hace dos años no logró explotar a nivel masivo. Lo cierto es que la inteligencia artificial mejoró mucho durante este tiempo y actualmente la transformación facial que propone FaceApp se volvió muy precisa y realista para el usuario. La persona que la usa, cree en la imagen que está viendo y por eso consiguió viralizarse en las redes.

 

La empresa creadora de la app asegura que puede compartir la información utilizada.

 

Es gratuita y descargable en iOS y Android. Pesa muy poco, por lo que es ideal para celulares con escaso espacio de almacenamiento. Además, su funcionamiento es muy simple. Apenas arranca, ya nos ofrece dos opciones: tomarnos una foto con nuestra cámara o usar una de nuestra galería de imágenes. Lo importante es que resalte el rostro en la imagen para que la app pueda hacer su magia.

Una vez que tenemos la foto, podemos empezar a jugar con las distintas funciones. Ser viejo o joven no es lo único que tenemos a disposición. Desde agregarnos una sonrisa o una barba hipster hasta hacer directamente un cambio de sexo, es parte del abanico de opciones que tenemos a mano.

 

 

Como grandes contras podemos señalar que no todas las posibilidades de edición son gratuitas, pero principalmente hay que remarcar los problemas de seguridad que tiene la aplicación.

En la política de privacidad (algo que nunca nos detenemos a ver) la empresa rusa asegura que puede compartir nuestra información con otras empresas del grupo. Algunos sostienen que este tipo de aplicaciones son usadas por grandes compañías tecnológicas, con la finalidad de usar nuestras imágenes para entrenar algoritmos de reconocimiento facial.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El curioso y tardío éxito de FaceApp

A mediados del mes pasado se dio una inusitada fiebre por FaceApp, una aplicación que usando inteligencia artificial puede modificar ciertos rasgos del rostro de una persona en una imagen, haciéndola parecer más vieja o más joven. Twitter se inundó de estas fotos de usuarios y pocos son los que no experimentaron con la app. Los famosos también ayudaron a este boom y se animaron al reto. Sin embargo, FaceApp no es nueva. Es del 2017. ¿Por qué su éxito llegó ahora?

La aplicación es de origen ruso y en su momento, como ahora, ofrecía lo mismo al usuario. Si bien tuvo cierta trascendencia, hace dos años no logró explotar a nivel masivo. Lo cierto es que la inteligencia artificial mejoró mucho durante este tiempo y actualmente la transformación facial que propone FaceApp se volvió muy precisa y realista para el usuario. La persona que la usa, cree en la imagen que está viendo y por eso consiguió viralizarse en las redes.

 

La empresa creadora de la app asegura que puede compartir la información utilizada.

 

Es gratuita y descargable en iOS y Android. Pesa muy poco, por lo que es ideal para celulares con escaso espacio de almacenamiento. Además, su funcionamiento es muy simple. Apenas arranca, ya nos ofrece dos opciones: tomarnos una foto con nuestra cámara o usar una de nuestra galería de imágenes. Lo importante es que resalte el rostro en la imagen para que la app pueda hacer su magia.

Una vez que tenemos la foto, podemos empezar a jugar con las distintas funciones. Ser viejo o joven no es lo único que tenemos a disposición. Desde agregarnos una sonrisa o una barba hipster hasta hacer directamente un cambio de sexo, es parte del abanico de opciones que tenemos a mano.

 

 

Como grandes contras podemos señalar que no todas las posibilidades de edición son gratuitas, pero principalmente hay que remarcar los problemas de seguridad que tiene la aplicación.

En la política de privacidad (algo que nunca nos detenemos a ver) la empresa rusa asegura que puede compartir nuestra información con otras empresas del grupo. Algunos sostienen que este tipo de aplicaciones son usadas por grandes compañías tecnológicas, con la finalidad de usar nuestras imágenes para entrenar algoritmos de reconocimiento facial.

Logín