La mirada acertada del forastero

Hernán Silva

El dicho reza que vemos la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio. El ser humano es así. Pero lo mismo, aunque ciertamente con menor frecuencia, corre en sentido contrario. No son pocas las ocasiones en las que un extranjero sabe apreciar mejor virtudes de una sociedad o una cultura que no es la suya. Esto se ha manifestado otra vez con la triste muerte de Tomás Felipe "Trinche" Carlovich, ese jugador de quien quedan pocos registros, pero que para muchos tenía condiciones como para haber sido un grande del fútbol mundial.
En las horas posteriores a su deceso, provocado por una paliza que le propinaron para robarle la bicicleta, muchos argentinos que no estaban imbuidos con la historia y la trayectoria  del “Trinche” tomaron sus celulares o golpetearon con sus dedos el teclado de la compu para averiguar más datos sobre Carlovich. Uno de los principales resultados que arrojaba la búsqueda ese 8 de mayo era un programa de la televisión española denominado "Informe Robinson", realizado en el 2011. El documental, exquisito y exhaustivo, logra reflejar la mágica esencia de este jugador para quien el lirismo y el buen juego constituían principios innegociables.
De hecho, algunos medios nacionales publicaron notas sobre el eco que había tenido la figura del rosarino en España gracias a este especial, una producción de 25 minutos de duración denominada "La leyenda del Trinche Carlovich”. Así como “Informe Robinson” le dedicó un programa al mejor futbolista que pocos vieron, también preparó otro sobre el mejor futbolista que todos observaron: Diego Maradona. No es fácil producir y presentar material original sobre una de las personas más conocidas de la historia. Sin embargo, el documental, llamado “Maradona: los años felices” lo logra con creces. Centrado en la primera etapa del “Diez” en Argentinos Juniors, la producción es de una calidad periodística y emocional sobresaliente. Informa y conmueve, en grandes dosis y en igual proporción.  
El programa, que contabiliza decenas de informes vinculados a figuras o equipos del deporte tanto español como a nivel internacional, ha recibido numerosos premios. Fue creado por Michael Robinson, un futbolista británico que jugó en el Manchester City y en el Liverpool en la década del ochenta y que recaló en la península ibérica al final de su carrera para militar en el Osasuna, club en el que se retiró a los treinta años de edad debido a una lesión. Su paso al periodismo se dio de forma rápida y natural. Murió hace poco, el 28 de abril, curiosamente una fecha muy cercana al fallecimiento del Trinche. En la Madre Patria reconocieron la valía humana y profesional de Robinson, a quien consideraban "el inglés más español de la liga".
Pero ¿cómo es que un británico que vivía hace décadas en España fue capaz de retratar de manera tan sublime a dos jugadores tan argentinos en su ADN y con tanto potrero como Carlovich y Maradona? No es casualidad que el nacido en Leicester haya tenido ese ojo clínico y sensible para identificar detalles o matices que los nativos muchas veces pasan por alto. En el ensayo "El escritor argentino y la tradición", Jorge Luis Borges dice que aquellos que actúan en una cultura pero no son originarios de ella o no se sienten atados por sus normas y tradiciones, muchas veces cuentan con más facilidad para crear e innovar. En definitiva, ven mejor las cosas. 
Robinson fue un ejemplo de forastero con la mirada acertada. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La mirada acertada del forastero

El dicho reza que vemos la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio. El ser humano es así. Pero lo mismo, aunque ciertamente con menor frecuencia, corre en sentido contrario. No son pocas las ocasiones en las que un extranjero sabe apreciar mejor virtudes de una sociedad o una cultura que no es la suya. Esto se ha manifestado otra vez con la triste muerte de Tomás Felipe "Trinche" Carlovich, ese jugador de quien quedan pocos registros, pero que para muchos tenía condiciones como para haber sido un grande del fútbol mundial.
En las horas posteriores a su deceso, provocado por una paliza que le propinaron para robarle la bicicleta, muchos argentinos que no estaban imbuidos con la historia y la trayectoria  del “Trinche” tomaron sus celulares o golpetearon con sus dedos el teclado de la compu para averiguar más datos sobre Carlovich. Uno de los principales resultados que arrojaba la búsqueda ese 8 de mayo era un programa de la televisión española denominado "Informe Robinson", realizado en el 2011. El documental, exquisito y exhaustivo, logra reflejar la mágica esencia de este jugador para quien el lirismo y el buen juego constituían principios innegociables.
De hecho, algunos medios nacionales publicaron notas sobre el eco que había tenido la figura del rosarino en España gracias a este especial, una producción de 25 minutos de duración denominada "La leyenda del Trinche Carlovich”. Así como “Informe Robinson” le dedicó un programa al mejor futbolista que pocos vieron, también preparó otro sobre el mejor futbolista que todos observaron: Diego Maradona. No es fácil producir y presentar material original sobre una de las personas más conocidas de la historia. Sin embargo, el documental, llamado “Maradona: los años felices” lo logra con creces. Centrado en la primera etapa del “Diez” en Argentinos Juniors, la producción es de una calidad periodística y emocional sobresaliente. Informa y conmueve, en grandes dosis y en igual proporción.  
El programa, que contabiliza decenas de informes vinculados a figuras o equipos del deporte tanto español como a nivel internacional, ha recibido numerosos premios. Fue creado por Michael Robinson, un futbolista británico que jugó en el Manchester City y en el Liverpool en la década del ochenta y que recaló en la península ibérica al final de su carrera para militar en el Osasuna, club en el que se retiró a los treinta años de edad debido a una lesión. Su paso al periodismo se dio de forma rápida y natural. Murió hace poco, el 28 de abril, curiosamente una fecha muy cercana al fallecimiento del Trinche. En la Madre Patria reconocieron la valía humana y profesional de Robinson, a quien consideraban "el inglés más español de la liga".
Pero ¿cómo es que un británico que vivía hace décadas en España fue capaz de retratar de manera tan sublime a dos jugadores tan argentinos en su ADN y con tanto potrero como Carlovich y Maradona? No es casualidad que el nacido en Leicester haya tenido ese ojo clínico y sensible para identificar detalles o matices que los nativos muchas veces pasan por alto. En el ensayo "El escritor argentino y la tradición", Jorge Luis Borges dice que aquellos que actúan en una cultura pero no son originarios de ella o no se sienten atados por sus normas y tradiciones, muchas veces cuentan con más facilidad para crear e innovar. En definitiva, ven mejor las cosas. 
Robinson fue un ejemplo de forastero con la mirada acertada. 

Logín