eldiariodelarepublica.com
Perros a medida: cuando el hombre lastima a su mejor amigo

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Perros a medida: cuando el hombre lastima a su mejor amigo


Protectores, compañeros fieles de aventuras y también de trabajo. La relación del hombre con el perro quedó plasmada en películas, y hasta en libros que narran cómo los bárbaros invadieron el imperio romano con un rottweiler. Hasta la frase “el perro es el mejor amigo del hombre” queda obsoleta, ante el último descubrimiento de un grupo de científicos suecos, que afirmó que además, los seres humanos comparten genes con los descendientes del lobo. Sin embargo, todo eso no fue suficiente para evitar que el hombre “modificara” a su amigo, a conveniencia y antojo a lo largo de los años. Cruzas selectivas que buscan ejemplares más fuertes o pequeños, cortes de extremidades y tintura, desencadenaron a que en la actualidad, los perros desarrollen cáncer, problemas respiratorios y óseos. Así lo afirmaron veterinarios entrevistados por El Diario de la República, que hicieron un recorrido histórico y hablaron sobre la peligrosa moda de adaptar la fisonomía de los perros, al capricho de sus amos.
“El perro ha sido una compañía para el hombre desde siempre, y también una herramienta de trabajo. Una extensión más de la persona.  Lo podemos  ver en el lobo, que primero fue adoptado para trineo  y después para la cacería. Por eso el lobo, que cazaba antes en jauría, luego lo hizo junto a su dueño, que lo amoldó y lo hizo a su semejanza”, expuso  Walter Guzmán, presidente del Colegio de Veterinarios, para explicar las primeras adaptaciones de los canes a la vida del humano. “No sé cuándo puntualmente las personas comenzaron a cruzar razas, pero lo hicieron para cubrir ciertas necesidades. Hace decenas de años los franceses ‘crearon’ al bulldog francés para atrapar ratas y el basset es el resultado de varias cruzas con las que buscaban un ejemplar alargado para cazar zorros”, apuntó. Las cruzas (que pueden llevar varios años) también derivaron en perros de contextura grande como el dogo argentino.
Que a lo largo de los años las cruzas hayan pasado de métodos para ayudar y proteger al hombre, a técnicas para cumplir expectativas de belleza, como los caniches de “bolso” o ilegales y los perros  para  peleas clandestinas, tiene que ver en gran medida a los caprichos de las personas, que ven al can como un objeto que sirve para sus fines, coincidieron los veterinarios. En el país, hasta el año pasado y según la (FCA) Federación Cinológica Argentina (fundada en 1963 con el objeto de valorizar en todo el país las distintas familias caninas de pedigrí) las razas más buscadas y cotizadas eran el bulldog francés e inglés, el schnauzer miniatura, el shar pei, el chihuahua, el caniche toy, el dogo argentino, el golden y el yorkshire.  Lo que no saben sus compradores es que la mayoría de esos canes tienen afecciones producto de generaciones de combinaciones o de cruzas mal hechas donde prevalecen enfermedades.
“Con el tiempo logran fijar algunas patologías que tienen origen genético. La displasia de cadera y codo es muy común en los labradores. Después tenés a los caniches, cuánto más chiquitos son, más problemas tienen. Desde mi experiencia he visto a bastantes con trastornos de colágeno y eso hace que sean más frágiles. Pierden la elasticidad y tienen problemas óseos”, detalló el veterinario Esteban Albornoz. Y siguió: “Hay otros casos que no quiero dejar pasar. El mal carácter,  la agresividad y la violencia son hereditarios. Y en eso no hay vuelta que darle. ¿Cuál es el punto?, que muchos estándares de razas puras se hacen a instancias de la belleza y no a la actitud psicológica del paciente”. Como ejemplo uno de sus colegas nombró al pitbull con dogo. En el caso del shar pei, que viene de una cruza de perros de origen chino, Guzmán explicó que al crecer necesitan cuidados especiales por los hongos que aparecen en los pliegues de su estructura. “No hay prácticamente ningún dogo que no termine con una enfermedad neoplásica, principalmente cáncer de piel, y esto es por su color. Me cuesta ver un perrito dogo que se muera de otra cosa, porque a mi consultorio han llegado así. No se si es directamente por el cruce, pero sin duda es un factor genético”, comentó Facundo Gregorat, sobre el animal autóctono. Otro que lleva también las de perder es el bulldog inglés con un hocico por el que le cuesta respirar y con arrugas que acumulan baba y microbios.
“Actualmente en la Argentina se están cruzando dogos con galgos, para unir la  fortaleza de uno con la elasticidad del otro. Lo hacen para cacería de jabalíes. No es ilegal hacer cruzas, el tema es para qué lo hacés. En este caso la práctica es ilícita”, explicó Guzmán. Si bien el país tiene criaderos de perros registrados, hay otros lugares que escapan de la ley para combinar pedigrís  para peleas. 


Mutilaciones por “estética”
Además de ser ilegal, los cortes de orejas o cola en un animal son innecesarios, sostuvieron los entrevistados sobre la práctica realizada comúnmente a doberman, dogos o bóxer, para que no tengan puntos vulnerables si otro perro los ataca. “Estoy en contra del corte. A la gente le parece lindo, pero no tiene  sentido y tiene muchas complicaciones. La cola es uno de los órganos más expresivos. Los perros  demuestran si están contentos, tristes, enojados,  y la incisión, entre otras cosas, perjudica en el equilibrio. Después he visto muchas neuritis, y dolores terribles que al paciente le duran un mes. Conozco casos de muertes enteras de camadas”, contó Gregorat. En el caso de las orejas dio la misma opinión y sostuvo que a corto plazo pueden generar infecciones. “Nosotros estamos en contra de las amputaciones estéticas. Son cirugías que no hacen falta  para vivir. Me llega gente al consultorio que le quiere cortar la cola y yo le digo no y es  punto final”, dijo Albornoz y comentó que esas operaciones no son aprobadas por un gran número de veterinarios de la provincia.
Otro tipo de  agresiones a los canes bordean lo irracional. Gregorat contó el caso de una caniche que habían teñido de rosa para un cumpleaños de 15, sus dueños no alcanzaron a llevarla al consultorio a tiempo porque murió antes por los químicos. El veterinario subrayó que tampoco está favor de perfumar a los animalitos, porque su olfato es trescientas veces mayor al de las personas. 
“Creo que en muchos casos el perro está para suplir un antojo. Cuando los animales están felices, no se enferman ni derivan a ninguna patología. Viven hasta viejos con los dueños. Es así de sencillo”, cerró el profesional.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Perros a medida: cuando el hombre lastima a su mejor amigo

Los profesionales advirtieron sobre la peligrosa nueva moda de teñir y perfumar a los canes.

Protectores, compañeros fieles de aventuras y también de trabajo. La relación del hombre con el perro quedó plasmada en películas, y hasta en libros que narran cómo los bárbaros invadieron el imperio romano con un rottweiler. Hasta la frase “el perro es el mejor amigo del hombre” queda obsoleta, ante el último descubrimiento de un grupo de científicos suecos, que afirmó que además, los seres humanos comparten genes con los descendientes del lobo. Sin embargo, todo eso no fue suficiente para evitar que el hombre “modificara” a su amigo, a conveniencia y antojo a lo largo de los años. Cruzas selectivas que buscan ejemplares más fuertes o pequeños, cortes de extremidades y tintura, desencadenaron a que en la actualidad, los perros desarrollen cáncer, problemas respiratorios y óseos. Así lo afirmaron veterinarios entrevistados por El Diario de la República, que hicieron un recorrido histórico y hablaron sobre la peligrosa moda de adaptar la fisonomía de los perros, al capricho de sus amos.
“El perro ha sido una compañía para el hombre desde siempre, y también una herramienta de trabajo. Una extensión más de la persona.  Lo podemos  ver en el lobo, que primero fue adoptado para trineo  y después para la cacería. Por eso el lobo, que cazaba antes en jauría, luego lo hizo junto a su dueño, que lo amoldó y lo hizo a su semejanza”, expuso  Walter Guzmán, presidente del Colegio de Veterinarios, para explicar las primeras adaptaciones de los canes a la vida del humano. “No sé cuándo puntualmente las personas comenzaron a cruzar razas, pero lo hicieron para cubrir ciertas necesidades. Hace decenas de años los franceses ‘crearon’ al bulldog francés para atrapar ratas y el basset es el resultado de varias cruzas con las que buscaban un ejemplar alargado para cazar zorros”, apuntó. Las cruzas (que pueden llevar varios años) también derivaron en perros de contextura grande como el dogo argentino.
Que a lo largo de los años las cruzas hayan pasado de métodos para ayudar y proteger al hombre, a técnicas para cumplir expectativas de belleza, como los caniches de “bolso” o ilegales y los perros  para  peleas clandestinas, tiene que ver en gran medida a los caprichos de las personas, que ven al can como un objeto que sirve para sus fines, coincidieron los veterinarios. En el país, hasta el año pasado y según la (FCA) Federación Cinológica Argentina (fundada en 1963 con el objeto de valorizar en todo el país las distintas familias caninas de pedigrí) las razas más buscadas y cotizadas eran el bulldog francés e inglés, el schnauzer miniatura, el shar pei, el chihuahua, el caniche toy, el dogo argentino, el golden y el yorkshire.  Lo que no saben sus compradores es que la mayoría de esos canes tienen afecciones producto de generaciones de combinaciones o de cruzas mal hechas donde prevalecen enfermedades.
“Con el tiempo logran fijar algunas patologías que tienen origen genético. La displasia de cadera y codo es muy común en los labradores. Después tenés a los caniches, cuánto más chiquitos son, más problemas tienen. Desde mi experiencia he visto a bastantes con trastornos de colágeno y eso hace que sean más frágiles. Pierden la elasticidad y tienen problemas óseos”, detalló el veterinario Esteban Albornoz. Y siguió: “Hay otros casos que no quiero dejar pasar. El mal carácter,  la agresividad y la violencia son hereditarios. Y en eso no hay vuelta que darle. ¿Cuál es el punto?, que muchos estándares de razas puras se hacen a instancias de la belleza y no a la actitud psicológica del paciente”. Como ejemplo uno de sus colegas nombró al pitbull con dogo. En el caso del shar pei, que viene de una cruza de perros de origen chino, Guzmán explicó que al crecer necesitan cuidados especiales por los hongos que aparecen en los pliegues de su estructura. “No hay prácticamente ningún dogo que no termine con una enfermedad neoplásica, principalmente cáncer de piel, y esto es por su color. Me cuesta ver un perrito dogo que se muera de otra cosa, porque a mi consultorio han llegado así. No se si es directamente por el cruce, pero sin duda es un factor genético”, comentó Facundo Gregorat, sobre el animal autóctono. Otro que lleva también las de perder es el bulldog inglés con un hocico por el que le cuesta respirar y con arrugas que acumulan baba y microbios.
“Actualmente en la Argentina se están cruzando dogos con galgos, para unir la  fortaleza de uno con la elasticidad del otro. Lo hacen para cacería de jabalíes. No es ilegal hacer cruzas, el tema es para qué lo hacés. En este caso la práctica es ilícita”, explicó Guzmán. Si bien el país tiene criaderos de perros registrados, hay otros lugares que escapan de la ley para combinar pedigrís  para peleas. 


Mutilaciones por “estética”
Además de ser ilegal, los cortes de orejas o cola en un animal son innecesarios, sostuvieron los entrevistados sobre la práctica realizada comúnmente a doberman, dogos o bóxer, para que no tengan puntos vulnerables si otro perro los ataca. “Estoy en contra del corte. A la gente le parece lindo, pero no tiene  sentido y tiene muchas complicaciones. La cola es uno de los órganos más expresivos. Los perros  demuestran si están contentos, tristes, enojados,  y la incisión, entre otras cosas, perjudica en el equilibrio. Después he visto muchas neuritis, y dolores terribles que al paciente le duran un mes. Conozco casos de muertes enteras de camadas”, contó Gregorat. En el caso de las orejas dio la misma opinión y sostuvo que a corto plazo pueden generar infecciones. “Nosotros estamos en contra de las amputaciones estéticas. Son cirugías que no hacen falta  para vivir. Me llega gente al consultorio que le quiere cortar la cola y yo le digo no y es  punto final”, dijo Albornoz y comentó que esas operaciones no son aprobadas por un gran número de veterinarios de la provincia.
Otro tipo de  agresiones a los canes bordean lo irracional. Gregorat contó el caso de una caniche que habían teñido de rosa para un cumpleaños de 15, sus dueños no alcanzaron a llevarla al consultorio a tiempo porque murió antes por los químicos. El veterinario subrayó que tampoco está favor de perfumar a los animalitos, porque su olfato es trescientas veces mayor al de las personas. 
“Creo que en muchos casos el perro está para suplir un antojo. Cuando los animales están felices, no se enferman ni derivan a ninguna patología. Viven hasta viejos con los dueños. Es así de sencillo”, cerró el profesional.


Logín