eldiariodelarepublica.com
Esas manos traviesas que casi dejan a los chicos sin diversión

Escuchanos EN VIVO!
X

Esas manos traviesas que casi dejan a los chicos sin diversión

En Luján, con los cables cortados…

Los preparativos de la compañía circense “La Bandina” para dar un show el último fin de semana en Luján transcurrían tal cual lo  planificado. Su espectáculo forma parte de las actividades que el Programa Cultura del gobierno provincial organizó para las vacaciones de invierno. “La Bandina” había aterrizado con toda su “troupe” en la localidad del norte provincial con la idea de ofrecer su colorido espectáculo teatral. La función empezaría el domingo a las 18 en la terminal de ómnibus.

Pero después de descargar sus enseres, se toparon con un contratiempo que a cualquier artista pone muy nervioso: no había luz en el salón para conectar sus equipos. La ausencia del suministro eléctrico no obedecía a una falencia edilicia de la terminal,  sino que descubrieron que algunas manos traviesas (con algo de tufillo político) se encargaron con sigilo de cortar los cables.

Sin embargo, la compañía y los organizadores del espectáculo tuvieron cintura y salieron rápidamente del trance. Casi en el acto arribó un electricista que realizó los arreglos necesarios y a las 19, la presentación estaba en marcha. Con solo una demora de una hora en relación a la agenda original, se había hecho la luz y los chicos de Luján pudieron disfrutar de una agradable función.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Esas manos traviesas que casi dejan a los chicos sin diversión

En Luján, con los cables cortados…

Se hizo la luz. Sólo fue un mal rato para la gente de "La Bandina".

Los preparativos de la compañía circense “La Bandina” para dar un show el último fin de semana en Luján transcurrían tal cual lo  planificado. Su espectáculo forma parte de las actividades que el Programa Cultura del gobierno provincial organizó para las vacaciones de invierno. “La Bandina” había aterrizado con toda su “troupe” en la localidad del norte provincial con la idea de ofrecer su colorido espectáculo teatral. La función empezaría el domingo a las 18 en la terminal de ómnibus.

Pero después de descargar sus enseres, se toparon con un contratiempo que a cualquier artista pone muy nervioso: no había luz en el salón para conectar sus equipos. La ausencia del suministro eléctrico no obedecía a una falencia edilicia de la terminal,  sino que descubrieron que algunas manos traviesas (con algo de tufillo político) se encargaron con sigilo de cortar los cables.

Sin embargo, la compañía y los organizadores del espectáculo tuvieron cintura y salieron rápidamente del trance. Casi en el acto arribó un electricista que realizó los arreglos necesarios y a las 19, la presentación estaba en marcha. Con solo una demora de una hora en relación a la agenda original, se había hecho la luz y los chicos de Luján pudieron disfrutar de una agradable función.

Logín