eldiariodelarepublica.com
El futuro de los bebés: la genética reproductiva

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

El futuro de los bebés: la genética reproductiva

Leo Kram

Pamela Nicotra, especialista puntana que trabaja en una clínica especializada de Buenos Aires, detalló sobre las nuevas técnicas.

Pamela Nicotra, gineco obstetra puntana que trabaja en Cegyr, un centro de medicina y genética reproductiva en Ciudad de Buenos Aires, no tiene dudas de que el futuro de la fertilización asistida está en los estudios genéticos que se hagan sobre los embriones. La especialista indicó que ya trabajan en el "screening genético preimplantacional" en el centro, que consiste en el análisis de los embriones, a los 5 días de su gestación para determinar quienes tienen la cantidad apropiada de cromosomas para vivir, pero que se puede ir más allá.

"Hoy se puede analizar el ADN mitocondrial que es una organela que está adentro del embrión y transferir embriones que tengan menos mitocondrias. Si los padres tienen alguna alteración a nivel del gen, se puede ir a buscar en el embrión. Creo que es por el lado de la genética reproductiva el avance y hacia donde puede ir la medicina reproductiva", remarcó Nicotra.

"En cuanto a tratamientos ya no hay más que hacer que formar el embrión fuera del laboratorio y transferirlo al útero. Lo que se está viviendo ahora es como podemos ultimar a que ese embrión sea sano para que terminemos teniendo un recién nacido sano", afirmó. Para la especialista también es una mejor alternativa para mujeres que sufrieron continuos abortos, tratamientos fallidos o superen las edades más complicadas para concebir.

Sin embargo la elección no está exenta de polémica. Ya que al elegir un embrión, hay otros que quedan afuera. "La Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva trabaja fuertemente en qué hacer con esos embriones porque uno no los va a transferir ya que sabe o que no se van a implantar o en el peor de los casos podría nacer un recién nacido afectado", apuntó.

"En el Cegyr, el paciente puede decidir qué hacer con ellos, descartarlos o donarlos para investigación", agregó. A nivel nacional aún no está regulado que se hace con los embriones congelados. En el centro en el que trabaja por mientras, se los deja en "bombonas", vasijas con nitrógeno líquido donde "están almacenados los embriones de todos los pacientes, sumamente codificados".

El otro dilema ético que surge es que acorde la ciencia siga avanzando en la génesis del hombre, se llegue a un futuro de "bebés a la carta", donde se elijan las características físicas y personalidad de los hijos. "Lo que se intenta es descartar aquel embrión que tenga una afección donde no pueda nacer o donde nacería afectado. La idea es siempre llegar al bebé sano pero con esto está muy lejos de ser un niño perfecto", respondió Nicotra. "Estas cuestiones generan mitos y miedos de hacía donde va la humanidad. Pero creo que la ciencia bien usada es beneficiosa", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El futuro de los bebés: la genética reproductiva

Pamela Nicotra, especialista puntana que trabaja en una clínica especializada de Buenos Aires, detalló sobre las nuevas técnicas.

Especialista. La gineco obstetra calcula que cerca de 100 parejas por mes visitan la clínica Cegyr. Foto: gentileza

Pamela Nicotra, gineco obstetra puntana que trabaja en Cegyr, un centro de medicina y genética reproductiva en Ciudad de Buenos Aires, no tiene dudas de que el futuro de la fertilización asistida está en los estudios genéticos que se hagan sobre los embriones. La especialista indicó que ya trabajan en el "screening genético preimplantacional" en el centro, que consiste en el análisis de los embriones, a los 5 días de su gestación para determinar quienes tienen la cantidad apropiada de cromosomas para vivir, pero que se puede ir más allá.

"Hoy se puede analizar el ADN mitocondrial que es una organela que está adentro del embrión y transferir embriones que tengan menos mitocondrias. Si los padres tienen alguna alteración a nivel del gen, se puede ir a buscar en el embrión. Creo que es por el lado de la genética reproductiva el avance y hacia donde puede ir la medicina reproductiva", remarcó Nicotra.

"En cuanto a tratamientos ya no hay más que hacer que formar el embrión fuera del laboratorio y transferirlo al útero. Lo que se está viviendo ahora es como podemos ultimar a que ese embrión sea sano para que terminemos teniendo un recién nacido sano", afirmó. Para la especialista también es una mejor alternativa para mujeres que sufrieron continuos abortos, tratamientos fallidos o superen las edades más complicadas para concebir.

Sin embargo la elección no está exenta de polémica. Ya que al elegir un embrión, hay otros que quedan afuera. "La Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva trabaja fuertemente en qué hacer con esos embriones porque uno no los va a transferir ya que sabe o que no se van a implantar o en el peor de los casos podría nacer un recién nacido afectado", apuntó.

"En el Cegyr, el paciente puede decidir qué hacer con ellos, descartarlos o donarlos para investigación", agregó. A nivel nacional aún no está regulado que se hace con los embriones congelados. En el centro en el que trabaja por mientras, se los deja en "bombonas", vasijas con nitrógeno líquido donde "están almacenados los embriones de todos los pacientes, sumamente codificados".

El otro dilema ético que surge es que acorde la ciencia siga avanzando en la génesis del hombre, se llegue a un futuro de "bebés a la carta", donde se elijan las características físicas y personalidad de los hijos. "Lo que se intenta es descartar aquel embrión que tenga una afección donde no pueda nacer o donde nacería afectado. La idea es siempre llegar al bebé sano pero con esto está muy lejos de ser un niño perfecto", respondió Nicotra. "Estas cuestiones generan mitos y miedos de hacía donde va la humanidad. Pero creo que la ciencia bien usada es beneficiosa", concluyó.

Logín