eldiariodelarepublica.com
Cárcel para los acusados de violar a una chica en Los Molles

Escuchanos EN VIVO!
X

Cárcel para los acusados de violar a una chica en Los Molles

Maximiliano Sánchez y Diego Báez fueron procesados por abuso sexual agravado. La víctima tiene 16 años. El hecho ocurrió en la cabaña de uno de los imputados, hace dos semanas.

Uno dijo que las relaciones fueron consentidas y que la joven que lo acusa de haberla violado miente; el otro directamente negó haber estado al momento de los hechos, que sucedieron en una cabaña de Los Molles, y dijo que si ocurrió algo, fue culpa de su compañero. Pero los dichos de Diego Sebastián Báez y Maximiliano Osvaldo Sánchez tuvieron poco peso para el juez Jorge Pinto, que ayer los procesó por el delito de abuso sexual agravado y los envió a la cárcel con prisión preventiva.

Una fuente de la investigación comentó que los informes del médico forense y del ginecólogo que revisaron a la víctima, de 16 años, fueron, junto con el resultado de la Cámara Gesell y la pericia psicológica, las piedras basales para el procesamiento, firmado ayer al mediodía.

“Ambos médicos fueron contundentes al afirmar que la adolescente presentaba lesiones típicas de una relación violenta y forzada”, deslizó el informante, quien además remarcó que la menor fue sometida a una revisación apenas tres horas después de que fuera ultrajada, la madrugada del sábado 17 de febrero, en la cabaña de uno de los imputados.

“Otro elemento valorativo, un plus si así se quiere, es el hecho de que la víctima es una menor de edad, amparada y protegida por innumerables instrumentos legales de la legislación nacional e internacional porque aún es una niña. Lo que también requiere que su testimonio, en esta caso en la (Cámara) Gesell, sea valorado de una forma muy particular”, agregó la fuente.

Según trascendió de la investigación, la psicóloga que entrevistó a la chica consideró que su relato fue lógico, coherente, veraz y sin indicadores de fabulación, una apreciación que, sumada a los informes médicos, motivó a Pinto a ordenar la detención de Báez, de 24 años, y de Sánchez, de 27, el jueves 22 de febrero.

Una pericia que no fue
El día del hecho la víctima había ido a bailar a la disco “Bonanza”, en la entrada de Merlo, con unos amigos. Pero cerca del cierre del local sus amistades decidieron irse y ella, que quiso ir al baño, se demoró y el grupo se marchó en un auto llevándose su teléfono celular.

Fue entonces que se topó con uno de los acusados, conocido de un ex novio suyo, que se ofreció a llevarla en su vehículo para tratar de encontrar a sus amigos. Pero en algún momento del trayecto ese hombre, que estaba acompañado por el otro imputado y por un tercero, le propuso que fueran a tomar algo a su cabaña en Los Molles con la promesa de que después la llevaría a su casa. 

Tras beber unas copas en la cabaña, la adolescente fue al baño para luego marcharse, pero al salir, pasadas las seis de la mañana, fue reducida por los sospechosos y violada por ambos, relató.

En los días posteriores a las detenciones, la defensora oficial interina, Luciana Banó, que trabajó en el caso inicialmente, solicitó testimonios que, para los funcionarios judiciales, resultaron vagos y nada aportaron al hecho en sí.

Lo que quizás hubiese sido interesante, y hasta quizás beneficioso para dos acusados que se dicen inocentes, es la pericia psicológica y psiquiátrica que Pinto solicitó para los imputados, que finalmente no se concretó porque ninguno prestó su consentimiento para las pruebas.

Cercados por los indicios recolectados hasta ahora, Báez y Sánchez fueron notificados del procesamiento ayer al mediodía y trasladados al penal de la capital cerca de la cuatro de la tarde.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cárcel para los acusados de violar a una chica en Los Molles

Maximiliano Sánchez y Diego Báez fueron procesados por abuso sexual agravado. La víctima tiene 16 años. El hecho ocurrió en la cabaña de uno de los imputados, hace dos semanas.

Jorge Pinto, titular del Juzgado Multifuero de Santa Rosa del Conlara los envió a la cárcel.

Uno dijo que las relaciones fueron consentidas y que la joven que lo acusa de haberla violado miente; el otro directamente negó haber estado al momento de los hechos, que sucedieron en una cabaña de Los Molles, y dijo que si ocurrió algo, fue culpa de su compañero. Pero los dichos de Diego Sebastián Báez y Maximiliano Osvaldo Sánchez tuvieron poco peso para el juez Jorge Pinto, que ayer los procesó por el delito de abuso sexual agravado y los envió a la cárcel con prisión preventiva.

Una fuente de la investigación comentó que los informes del médico forense y del ginecólogo que revisaron a la víctima, de 16 años, fueron, junto con el resultado de la Cámara Gesell y la pericia psicológica, las piedras basales para el procesamiento, firmado ayer al mediodía.

“Ambos médicos fueron contundentes al afirmar que la adolescente presentaba lesiones típicas de una relación violenta y forzada”, deslizó el informante, quien además remarcó que la menor fue sometida a una revisación apenas tres horas después de que fuera ultrajada, la madrugada del sábado 17 de febrero, en la cabaña de uno de los imputados.

“Otro elemento valorativo, un plus si así se quiere, es el hecho de que la víctima es una menor de edad, amparada y protegida por innumerables instrumentos legales de la legislación nacional e internacional porque aún es una niña. Lo que también requiere que su testimonio, en esta caso en la (Cámara) Gesell, sea valorado de una forma muy particular”, agregó la fuente.

Según trascendió de la investigación, la psicóloga que entrevistó a la chica consideró que su relato fue lógico, coherente, veraz y sin indicadores de fabulación, una apreciación que, sumada a los informes médicos, motivó a Pinto a ordenar la detención de Báez, de 24 años, y de Sánchez, de 27, el jueves 22 de febrero.

Una pericia que no fue
El día del hecho la víctima había ido a bailar a la disco “Bonanza”, en la entrada de Merlo, con unos amigos. Pero cerca del cierre del local sus amistades decidieron irse y ella, que quiso ir al baño, se demoró y el grupo se marchó en un auto llevándose su teléfono celular.

Fue entonces que se topó con uno de los acusados, conocido de un ex novio suyo, que se ofreció a llevarla en su vehículo para tratar de encontrar a sus amigos. Pero en algún momento del trayecto ese hombre, que estaba acompañado por el otro imputado y por un tercero, le propuso que fueran a tomar algo a su cabaña en Los Molles con la promesa de que después la llevaría a su casa. 

Tras beber unas copas en la cabaña, la adolescente fue al baño para luego marcharse, pero al salir, pasadas las seis de la mañana, fue reducida por los sospechosos y violada por ambos, relató.

En los días posteriores a las detenciones, la defensora oficial interina, Luciana Banó, que trabajó en el caso inicialmente, solicitó testimonios que, para los funcionarios judiciales, resultaron vagos y nada aportaron al hecho en sí.

Lo que quizás hubiese sido interesante, y hasta quizás beneficioso para dos acusados que se dicen inocentes, es la pericia psicológica y psiquiátrica que Pinto solicitó para los imputados, que finalmente no se concretó porque ninguno prestó su consentimiento para las pruebas.

Cercados por los indicios recolectados hasta ahora, Báez y Sánchez fueron notificados del procesamiento ayer al mediodía y trasladados al penal de la capital cerca de la cuatro de la tarde.
 

Logín