eldiariodelarepublica.com
El Norte exhibió su genética de avanzada

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

El Norte exhibió su genética de avanzada

Por Marcelo Dettoni


La octava Expo Toro que organizó la Sociedad Rural del Norte en las afueras de Quines demostró que la ganadería también está en un gran momento en esa zona de San Luis, tanto o más cercana a Córdoba y La Rioja que a los grandes centros urbanos de la provincia. Muy buena presencia de público, cabañas de primer nivel, auspiciantes que apostaron fuerte incluso con stands comerciales y un predio que mostró interesantes mejoras respecto a otros años, como un sólido techo debajo del cual los asistentes al remate que se realizó el domingo pudieron guarecerse del impiadoso sol norteño.

El remate tuvo una previa con animales de granja que llegaron de tres cabañas cordobesas, dos de Río Cuarto y una de Coronel Moldes. Los porcinos tuvieron buena salida.


Además de rodeos vacunos, la muestra puso a consideración también caballos criollos que salieron a la venta, lo mismo que cerdos de raza y borregos con una gran terminación, propiedad de una cabaña cordobesa. En un sector especial hubo aves de corral y cabras de la escuela agrotécnica local, la número 32 “Juan Pascual Pringles”, en carácter de exhibición.


La actividad comenzó el jueves con el ingreso de los primeros animales a los corrales ubicados sobre la ruta 20, a 500 metros de la entrada al pueblo. Al día siguiente fue la admisión de los reproductores y el sábado, la jura y clasificación que luego serviría para otorgar los premios. Por la noche, una peña folclórica sirvió para estrechar vínculos entre los cabañeros y conversar sobre las distintas realidades que propone cada zona geográfica. Pasaron por Quines productores y compradores locales, pero también de Córdoba y, sobre todo, de La Rioja, una zona en pleno desarrollo, que va adoptando de a poco genética puntana y se ha mostrado como ávida compradora de ejemplares del norte de San Luis.


El domingo, el día fuerte de la Expo Toro, amaneció con sol y un viento caliente que “planchó” las banderas en los mástiles. Rápidamente los pasillos entre los corrales se llenaron de compradores que, libreta en mano, fueron anotando números de serie y de corral para consolidar un rato más tarde sus ofertas. Adentro descansaban, listos para salir a la venta, ejemplares Hereford, tanto puros de pedigrí como puros registrados, Braford puros controlados y Angus de puro pedigrí. Animales rústicos, hechos a campo, adaptables a cualquier tipo de suelo y clima, características muy buscadas por quienes necesitan reproductores para la próxima parición.


Marcos Gatica y Juan Donato, presidente y vice de la Sociedad Rural del Norte, fueron excelentes anfitriones, lo mismo que Eliana Olguín, titular del Ateneo de Jóvenes, que estuvo a cargo de la proveeduría, con toda su gente, chicos y chicas siempre dispuestos a dar una mano en lo que hiciera falta para que la jornada saliera perfecta. Entre los invitados estuvieron Martín Rodríguez, jefe del Programa Producción y Tecnificación Agropecuaria, quien estuvo en representación del Gobierno provincial; titulares de las asociaciones rurales de San Luis, Justo Daract y Chamical entre otras, y Raúl Foncueva, presidente de la flamante asociación que nuclea a las rurales puntanas (responde a la CRA), a excepción de la de Villa Mercedes.
 


Luego de las palabras de bienvenida de Gatica, la bendición que impartió el cura párroco Gonzalo, de San Francisco del Monte de Oro, y el saludo del gobernador Claudio Poggi que transmitió Rodríguez, Foncueva calificó con duros términos a la política agropecuaria del gobierno nacional, instó a los productores a trabajar unidos y apoyarse en las sociedades rurales para mejorar sus negocios y ganar en seguridad. También le pidió al titular del órgano de Control Sanitario y Fiscal (Cosafi), Carlos Montaldi, presente en la platea, que instrumente las medidas para que las grandes maquinarias puedan salir a la ruta con tranquilidad y sin pérdidas de tiempo.


Antes del almuerzo, la organización planificó el remate de los ejemplares porcinos y ovinos, que se realizó en unos pequeños corrales que contaron con una lona para proteger a los animales del sol del mediodía, que ya pegaba fuerte. Los vendedores fueron cabañeros cordobeses, quienes mostraron las bondades de crianza en climas más húmedos y de amplitud térmica bien marcada que el de Quines. "La Ladera", de Hugo Morris (Río Cuarto), y los dueños de "Ancar" (Coronel Moldes) fueron quienes viajaron varios kilómetros hasta el norte puntano para exhibir su genética.


Carne "afrodisíaca"


Los cerdos, después de un comienzo lento y escaso de ofertas, más por la timidez de los compradores locales que por la calidad de los animales, que era muy buena, terminaron yéndose todos bajo el martillo vivaz de José Talano, de la firma consignataria Ganadera del Sur, que estuvo a cargo de toda la jornada. “Vamos muchachos, ya lo dijo la Presidenta, la carne de cerdo es afrodisíaca”, bromeaba Talano desde la caja de una camioneta puesta de culata, pegada a los corrales. Cuando se acercó el cura, también hubo para él, que ya había protagonizado un “blooper” durante la bendición, al quedar encerrado en un corral: “¿No le hace falta un cachorro padre?, mire qué lindo asado puede hacer…”, insistió el rematador, sin que el representante del cielo en la Tierra aflojara un céntimo.


Fueron desfilando animales híbridos y de las razas Spot Poland y Duroc Jersey, con buena aptitud carnicera y reproductora. Cachorros de entre siete y ocho meses y algunas hembras, incluso una preñada, terminaron en manos de productores ávidos por reforzar sus granjas, entre ellos el presidente Gatica, quien ayudó a empujar las ofertas. Costó arrancar las pujas, que tenían tentadores 60 días para pagar las compras, pero una vez instaladas los precios promedio alcanzaron los $4.000 por los cachorros, con un pico de $6.400 por dos ejemplares machos que salieron al final. Las hembras, salvo la preñada que también salió a $4.000, terminaron entre $3.000 y $3.700 la más cotizada.


Menos fortuna tuvieron los borregos de cabaña "La Gama", también de Coronel Moldes. Quizá porque no es un animal muy difundido en San Luis, pero lo cierto que de los siete ejemplares de la raza Hampshire, todos impecablemente presentados, sólo se vendió uno a $4.000. Una lástima, sobre todo por el esfuerzo del productor cordobés, a quien se vio algo desanimado por la falta de interés en sus ovejas.


Durante la comida de camaradería en el centro de Quines, muy bien servido con una entrada de lechón frío con ensalada rusa y el habitual asado, la Sociedad Rural del Norte reconoció con diversos presentes a los productores que le dieron vida a la exposición con su trabajo personal y el de su gente. Premiaron entre los criadores de Hereford a un gran campeón de la cabaña "El Nómade" y otro gran campeón reservado de "La Argentina", ambos de puro pedigrí. También recibieron distinciones, un mate (símbolo de Quines) de madera trabajada artesanalmente, las cabañas "María Pilar", "JB" y "Los Alfredos" por sus animales puros registrados.


Entre los criados de Braford puros controlados destacaron a "Sistemas de riego", una empresa local de la familia Prandi que en la semana también inauguró una planta empaquetadora de legumbres, y "Lopaulo", gente de Naschel que está desarrollando una interesante genética en el Valle del Conlara. En Angus puros controlados participaron las cabañas "La Beba", "Las Isletas", "Los Cipreses" y "El Jardín". Las tres granjas de Córdoba que aportaron cerdos y borregos también se llevaron premios y hubo una mención especial para la cabaña "Mi Pasión", que exhibió aves de corral fuera de concurso. Por último, en raza San Ignacio, distinguieron a la Universidad Católica de Córdoba y en Limangus Africano a la cabaña "Los Choles".


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

El Norte exhibió su genética de avanzada


La octava Expo Toro que organizó la Sociedad Rural del Norte en las afueras de Quines demostró que la ganadería también está en un gran momento en esa zona de San Luis, tanto o más cercana a Córdoba y La Rioja que a los grandes centros urbanos de la provincia. Muy buena presencia de público, cabañas de primer nivel, auspiciantes que apostaron fuerte incluso con stands comerciales y un predio que mostró interesantes mejoras respecto a otros años, como un sólido techo debajo del cual los asistentes al remate que se realizó el domingo pudieron guarecerse del impiadoso sol norteño.

El remate tuvo una previa con animales de granja que llegaron de tres cabañas cordobesas, dos de Río Cuarto y una de Coronel Moldes. Los porcinos tuvieron buena salida.


Además de rodeos vacunos, la muestra puso a consideración también caballos criollos que salieron a la venta, lo mismo que cerdos de raza y borregos con una gran terminación, propiedad de una cabaña cordobesa. En un sector especial hubo aves de corral y cabras de la escuela agrotécnica local, la número 32 “Juan Pascual Pringles”, en carácter de exhibición.


La actividad comenzó el jueves con el ingreso de los primeros animales a los corrales ubicados sobre la ruta 20, a 500 metros de la entrada al pueblo. Al día siguiente fue la admisión de los reproductores y el sábado, la jura y clasificación que luego serviría para otorgar los premios. Por la noche, una peña folclórica sirvió para estrechar vínculos entre los cabañeros y conversar sobre las distintas realidades que propone cada zona geográfica. Pasaron por Quines productores y compradores locales, pero también de Córdoba y, sobre todo, de La Rioja, una zona en pleno desarrollo, que va adoptando de a poco genética puntana y se ha mostrado como ávida compradora de ejemplares del norte de San Luis.


El domingo, el día fuerte de la Expo Toro, amaneció con sol y un viento caliente que “planchó” las banderas en los mástiles. Rápidamente los pasillos entre los corrales se llenaron de compradores que, libreta en mano, fueron anotando números de serie y de corral para consolidar un rato más tarde sus ofertas. Adentro descansaban, listos para salir a la venta, ejemplares Hereford, tanto puros de pedigrí como puros registrados, Braford puros controlados y Angus de puro pedigrí. Animales rústicos, hechos a campo, adaptables a cualquier tipo de suelo y clima, características muy buscadas por quienes necesitan reproductores para la próxima parición.


Marcos Gatica y Juan Donato, presidente y vice de la Sociedad Rural del Norte, fueron excelentes anfitriones, lo mismo que Eliana Olguín, titular del Ateneo de Jóvenes, que estuvo a cargo de la proveeduría, con toda su gente, chicos y chicas siempre dispuestos a dar una mano en lo que hiciera falta para que la jornada saliera perfecta. Entre los invitados estuvieron Martín Rodríguez, jefe del Programa Producción y Tecnificación Agropecuaria, quien estuvo en representación del Gobierno provincial; titulares de las asociaciones rurales de San Luis, Justo Daract y Chamical entre otras, y Raúl Foncueva, presidente de la flamante asociación que nuclea a las rurales puntanas (responde a la CRA), a excepción de la de Villa Mercedes.
 


Luego de las palabras de bienvenida de Gatica, la bendición que impartió el cura párroco Gonzalo, de San Francisco del Monte de Oro, y el saludo del gobernador Claudio Poggi que transmitió Rodríguez, Foncueva calificó con duros términos a la política agropecuaria del gobierno nacional, instó a los productores a trabajar unidos y apoyarse en las sociedades rurales para mejorar sus negocios y ganar en seguridad. También le pidió al titular del órgano de Control Sanitario y Fiscal (Cosafi), Carlos Montaldi, presente en la platea, que instrumente las medidas para que las grandes maquinarias puedan salir a la ruta con tranquilidad y sin pérdidas de tiempo.


Antes del almuerzo, la organización planificó el remate de los ejemplares porcinos y ovinos, que se realizó en unos pequeños corrales que contaron con una lona para proteger a los animales del sol del mediodía, que ya pegaba fuerte. Los vendedores fueron cabañeros cordobeses, quienes mostraron las bondades de crianza en climas más húmedos y de amplitud térmica bien marcada que el de Quines. "La Ladera", de Hugo Morris (Río Cuarto), y los dueños de "Ancar" (Coronel Moldes) fueron quienes viajaron varios kilómetros hasta el norte puntano para exhibir su genética.


Carne "afrodisíaca"


Los cerdos, después de un comienzo lento y escaso de ofertas, más por la timidez de los compradores locales que por la calidad de los animales, que era muy buena, terminaron yéndose todos bajo el martillo vivaz de José Talano, de la firma consignataria Ganadera del Sur, que estuvo a cargo de toda la jornada. “Vamos muchachos, ya lo dijo la Presidenta, la carne de cerdo es afrodisíaca”, bromeaba Talano desde la caja de una camioneta puesta de culata, pegada a los corrales. Cuando se acercó el cura, también hubo para él, que ya había protagonizado un “blooper” durante la bendición, al quedar encerrado en un corral: “¿No le hace falta un cachorro padre?, mire qué lindo asado puede hacer…”, insistió el rematador, sin que el representante del cielo en la Tierra aflojara un céntimo.


Fueron desfilando animales híbridos y de las razas Spot Poland y Duroc Jersey, con buena aptitud carnicera y reproductora. Cachorros de entre siete y ocho meses y algunas hembras, incluso una preñada, terminaron en manos de productores ávidos por reforzar sus granjas, entre ellos el presidente Gatica, quien ayudó a empujar las ofertas. Costó arrancar las pujas, que tenían tentadores 60 días para pagar las compras, pero una vez instaladas los precios promedio alcanzaron los $4.000 por los cachorros, con un pico de $6.400 por dos ejemplares machos que salieron al final. Las hembras, salvo la preñada que también salió a $4.000, terminaron entre $3.000 y $3.700 la más cotizada.


Menos fortuna tuvieron los borregos de cabaña "La Gama", también de Coronel Moldes. Quizá porque no es un animal muy difundido en San Luis, pero lo cierto que de los siete ejemplares de la raza Hampshire, todos impecablemente presentados, sólo se vendió uno a $4.000. Una lástima, sobre todo por el esfuerzo del productor cordobés, a quien se vio algo desanimado por la falta de interés en sus ovejas.


Durante la comida de camaradería en el centro de Quines, muy bien servido con una entrada de lechón frío con ensalada rusa y el habitual asado, la Sociedad Rural del Norte reconoció con diversos presentes a los productores que le dieron vida a la exposición con su trabajo personal y el de su gente. Premiaron entre los criadores de Hereford a un gran campeón de la cabaña "El Nómade" y otro gran campeón reservado de "La Argentina", ambos de puro pedigrí. También recibieron distinciones, un mate (símbolo de Quines) de madera trabajada artesanalmente, las cabañas "María Pilar", "JB" y "Los Alfredos" por sus animales puros registrados.


Entre los criados de Braford puros controlados destacaron a "Sistemas de riego", una empresa local de la familia Prandi que en la semana también inauguró una planta empaquetadora de legumbres, y "Lopaulo", gente de Naschel que está desarrollando una interesante genética en el Valle del Conlara. En Angus puros controlados participaron las cabañas "La Beba", "Las Isletas", "Los Cipreses" y "El Jardín". Las tres granjas de Córdoba que aportaron cerdos y borregos también se llevaron premios y hubo una mención especial para la cabaña "Mi Pasión", que exhibió aves de corral fuera de concurso. Por último, en raza San Ignacio, distinguieron a la Universidad Católica de Córdoba y en Limangus Africano a la cabaña "Los Choles".


Logín