eldiariodelarepublica.com
Los sorprendieron con dos jabalíes y noventa pejerreyes

Escuchanos EN VIVO!
X

Los sorprendieron con dos jabalíes y noventa pejerreyes


Cuando los policías de la Policía Caminera notaron que era una persona la que deambulaba a la orilla de la ruta nacional 188, a la altura de la estancia “El Surgente”, y le preguntaron qué hacía el hombre no anduvo con rodeos. Esa hora de la noche y el estar ahí, en medio de la nada, no le dieron margen para responder con otra cosa que no fuera la verdad. “Estoy, con un amigo, cazando chanchos jabalíes”, respondió. Los jóvenes fueron los primeros de nueve cazadores que, a lo largo del fin de semana, fueron sorprendidos con dos jabalíes y noventa pejerreyes.


El primer procedimiento sucedió en los primeros minutos de las 21. Antes de decir lo que estaba haciendo, el muchacho se identificó como Ariel Arce. Tiene 28 años y, como su amigo Cristian “El Rengo” Torres, habían llegado de la localidad mendocina de Bowen.


Arce acompañó a los efectivos hasta donde estaba Torres, en la entrada de la estancia, rodeado de siete perros. “Los condujimos, entonces, hasta el Destacamento Nº 9 Bajada Nueva y les labramos el acta por infracción a la conservación de la fauna. Secuestramos un chancho, un cuchillo de quince centímetros de hoja, cabo encintado y vaina de cuero, tipo casero”, detalló el oficial principal Mario Romero.


El siguiente grupo de cazadores fue detectado en el cruce de un camino que va a la estancia “Gloria de Dios” y otro que se dirige hacia “La Difunta del Durazno”. Lo primero que vieron los patrulleros al llegar fue una Ford Ranger roja y detrás de ella un grupo de hombres. Llevaban unas linternas, siete perros y un jabalí muerto. “Constatamos que habían cruzado el alambre perimetral de la estancia ‘La Dulce”, señaló.


Los del grupo fueron identificados como Román Mastruck, Damián Barrera, Jonathan Miranda, Iván Sacaria y Sergio Suárez. Los dos primeros son de Bowen y los últimos, de Villa Mercedes. “Les secuestramos dos cuchillos, una linterna gris y, preventivamente, el rodado”, dijo.


Sin permiso para pescar


Otros que no pudieron disimular las presas que llevaban en los bolsos fueron dos pescadores, que entre los dos habían capturado noventa pejerreyes.


El primero, Hugo Bima, un vecino de La Ribera de Villa Mercedes, fue sorprendido por policías del Puesto de Control La Angelina en la ruta 43. En la requisa a la Ford Ranger negra hallaron en la caja una bolsa con cincuenta ejemplares de esa especie de peces y, con sus respectivos riles, cinco cañas de distintas marcas y modelos.


Una hora después de ese procedimiento, a las 20:55, y en la misma ruta, a la altura del establecimiento “Las Praderas”, hallaron una pickup Chevrolet negra. Estaba estacionada en la banquina. “En la caja tenía cuarenta ejemplares de pejerrey y tres cañas”, comentó Romero. El cazador fue identificado como Maximiliano Quiroga.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los sorprendieron con dos jabalíes y noventa pejerreyes

Muerto. Usaron una jauría para matar dos ejemplares de jabalí.

Cuando los policías de la Policía Caminera notaron que era una persona la que deambulaba a la orilla de la ruta nacional 188, a la altura de la estancia “El Surgente”, y le preguntaron qué hacía el hombre no anduvo con rodeos. Esa hora de la noche y el estar ahí, en medio de la nada, no le dieron margen para responder con otra cosa que no fuera la verdad. “Estoy, con un amigo, cazando chanchos jabalíes”, respondió. Los jóvenes fueron los primeros de nueve cazadores que, a lo largo del fin de semana, fueron sorprendidos con dos jabalíes y noventa pejerreyes.


El primer procedimiento sucedió en los primeros minutos de las 21. Antes de decir lo que estaba haciendo, el muchacho se identificó como Ariel Arce. Tiene 28 años y, como su amigo Cristian “El Rengo” Torres, habían llegado de la localidad mendocina de Bowen.


Arce acompañó a los efectivos hasta donde estaba Torres, en la entrada de la estancia, rodeado de siete perros. “Los condujimos, entonces, hasta el Destacamento Nº 9 Bajada Nueva y les labramos el acta por infracción a la conservación de la fauna. Secuestramos un chancho, un cuchillo de quince centímetros de hoja, cabo encintado y vaina de cuero, tipo casero”, detalló el oficial principal Mario Romero.


El siguiente grupo de cazadores fue detectado en el cruce de un camino que va a la estancia “Gloria de Dios” y otro que se dirige hacia “La Difunta del Durazno”. Lo primero que vieron los patrulleros al llegar fue una Ford Ranger roja y detrás de ella un grupo de hombres. Llevaban unas linternas, siete perros y un jabalí muerto. “Constatamos que habían cruzado el alambre perimetral de la estancia ‘La Dulce”, señaló.


Los del grupo fueron identificados como Román Mastruck, Damián Barrera, Jonathan Miranda, Iván Sacaria y Sergio Suárez. Los dos primeros son de Bowen y los últimos, de Villa Mercedes. “Les secuestramos dos cuchillos, una linterna gris y, preventivamente, el rodado”, dijo.


Sin permiso para pescar


Otros que no pudieron disimular las presas que llevaban en los bolsos fueron dos pescadores, que entre los dos habían capturado noventa pejerreyes.


El primero, Hugo Bima, un vecino de La Ribera de Villa Mercedes, fue sorprendido por policías del Puesto de Control La Angelina en la ruta 43. En la requisa a la Ford Ranger negra hallaron en la caja una bolsa con cincuenta ejemplares de esa especie de peces y, con sus respectivos riles, cinco cañas de distintas marcas y modelos.


Una hora después de ese procedimiento, a las 20:55, y en la misma ruta, a la altura del establecimiento “Las Praderas”, hallaron una pickup Chevrolet negra. Estaba estacionada en la banquina. “En la caja tenía cuarenta ejemplares de pejerrey y tres cañas”, comentó Romero. El cazador fue identificado como Maximiliano Quiroga.


Logín