eldiariodelarepublica.com
Envían a la cárcel a acusado de violar y embarazar a su hijastra

Escuchanos EN VIVO!
X

Envían a la cárcel a acusado de violar y embarazar a su hijastra


Florencio Torres hasta se ofreció a una prueba de ADN con tal de probar que la criatura que crece en el vientre de su hijastra no es de él. Pero al margen de los resultados que pueda tener ese análisis, que aún no se realizó, el juez Sebastián Cadelago Filippi consideró ayer que hubo elementos suficientes como para enviarlo a prisión por el delito de abuso sexual agravado. La víctima, de sólo 12 años, cursa un embarazo de cuatro meses.


El caso se destapó a principios de este mes, cuando los médicos de la Maternidad provincial “Doctora Teresita Baigorria” llamaron urgente a la mamá de la nena abusada con la noticia de que su hija estaba embarazada. En junio, alarmada porque la pequeña no había tenido su menstruación, la mujer la había llevado a que la revisaran, pero consiguió turno con la ginecóloga recién para mediados de julio.


En mayo, Torres, que convivía con su pareja y los dos hijos menores de ella, tomó el rol de ama de casa luego sufrir un ACV. “Dejó de trabajar en una empresa y hacía los quehaceres diarios. Cuidaba a los chicos y le manejaba la plata a la mujer”, comentó Karina Mantelli, abogada de la familia de la víctima.


Todo indica que los ultrajes, que según trascendió habrían sido al menos tres, iniciaron cuando el hombre de 57 años comenzó a estar más tiempo con las criaturas, ya que de esa época data el embarazo. 


Ese fue uno de los puntos por los que Cadelago Filippi agravó la imputación a “abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de convivencia preexistente”, figura por la que lo envió al penal ayer.


María del Valle Durán, secretaria del Juzgado Penal Nº 1, explicó que los informes de la psicóloga y de la asistente social que asistieron a la víctima y el resultado de la entrevista que le hicieron en Cámara Gesell fueron centrales para el procesamiento. No obstante, aclaró que el juez ordenó otras medidas de prueba que se concretarían esta semana, sin ahondar en detalles de las mismas.


El defensor oficial Carlos Salazar, que asistió a Torres hasta que Guillermo Levingston asumió la defensa, solicitó un ADN al bebé para compararlo con el del acusado, que no declaró en la indagatoria pero que informalmente sostiene que es inocente. 


La solicitud debía ser analizada detenidamente por el riesgo que puede implicar para el feto, aunque Mantelli comentó que la madre de la víctima se opone, más que nada, por “el sufrimiento extra que puede llegar a causarle a la nena”.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Envían a la cárcel a acusado de violar y embarazar a su hijastra

Torres. El imputado fue trasladado desde la comisaría 1ª a la penitenciaría provincial. | Foto Comisaría 1º

Florencio Torres hasta se ofreció a una prueba de ADN con tal de probar que la criatura que crece en el vientre de su hijastra no es de él. Pero al margen de los resultados que pueda tener ese análisis, que aún no se realizó, el juez Sebastián Cadelago Filippi consideró ayer que hubo elementos suficientes como para enviarlo a prisión por el delito de abuso sexual agravado. La víctima, de sólo 12 años, cursa un embarazo de cuatro meses.


El caso se destapó a principios de este mes, cuando los médicos de la Maternidad provincial “Doctora Teresita Baigorria” llamaron urgente a la mamá de la nena abusada con la noticia de que su hija estaba embarazada. En junio, alarmada porque la pequeña no había tenido su menstruación, la mujer la había llevado a que la revisaran, pero consiguió turno con la ginecóloga recién para mediados de julio.


En mayo, Torres, que convivía con su pareja y los dos hijos menores de ella, tomó el rol de ama de casa luego sufrir un ACV. “Dejó de trabajar en una empresa y hacía los quehaceres diarios. Cuidaba a los chicos y le manejaba la plata a la mujer”, comentó Karina Mantelli, abogada de la familia de la víctima.


Todo indica que los ultrajes, que según trascendió habrían sido al menos tres, iniciaron cuando el hombre de 57 años comenzó a estar más tiempo con las criaturas, ya que de esa época data el embarazo. 


Ese fue uno de los puntos por los que Cadelago Filippi agravó la imputación a “abuso sexual con acceso carnal agravado por la situación de convivencia preexistente”, figura por la que lo envió al penal ayer.


María del Valle Durán, secretaria del Juzgado Penal Nº 1, explicó que los informes de la psicóloga y de la asistente social que asistieron a la víctima y el resultado de la entrevista que le hicieron en Cámara Gesell fueron centrales para el procesamiento. No obstante, aclaró que el juez ordenó otras medidas de prueba que se concretarían esta semana, sin ahondar en detalles de las mismas.


El defensor oficial Carlos Salazar, que asistió a Torres hasta que Guillermo Levingston asumió la defensa, solicitó un ADN al bebé para compararlo con el del acusado, que no declaró en la indagatoria pero que informalmente sostiene que es inocente. 


La solicitud debía ser analizada detenidamente por el riesgo que puede implicar para el feto, aunque Mantelli comentó que la madre de la víctima se opone, más que nada, por “el sufrimiento extra que puede llegar a causarle a la nena”.


Logín