eldiariodelarepublica.com
"Tutú Marambá", de fiesta por su aniversario de fundación

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

"Tutú Marambá", de fiesta por su aniversario de fundación

El jardín maternal del Barrio Virgen de Pompeya cumplió 28 años. Tres integrantes de la institución también celebraron sus 25 años de trayectoria docente.

Los papis, los nenes y las seños pasaron una mañana de festejos en el Jardín Maternal "Tutú Marambá"  del Barrio Virgen de Pompeya, conocido también como ATE 2.

La institución educativa tuvo una doble celebración: no sólo conmemoró sus 28 años, sino que también reconoció a tres de sus maestras, que cumplieron 25 años en la docencia: Graciela Arce, Nora y Marta Amaya.

"El jardín se fundó en 1989. Ahora funciona bajo la órbita de la Secretaría de la Mujer. Yo ingresé en el '92, como maestra, pero antes de eso fui mamá de un alumno", comentó Arce, que en la actualidad oficia de directora.

El acto por el aniversario empezó al mediodía, con la presencia de los padres y madres de los niños. Un ex alumno de "Tutú Marambá", el cantante Martín Ansaloni, animó el festejo con canciones.

"Me encanta haber vuelto a este lugar donde yo también crecí. En especial en este día, donde también le agradecen a tres seños por su dedicación. Sigan así, siempre hacen falta, siempre las necesitamos", dijo Martín durante su presentación.

La directora Arce destacó la labor del jardín para con la comunidad, en especial en los casos más difíciles. "Tenemos la alegría de atender, enseñar y cuidar a los nenes mientras las mamás trabajan o estudian, para que la mujer pueda tener más posibilidades laborales, para que se pueda superar. También recibimos niños que ingresan por casos de violencia familiar. Nosotras contenemos a ese chiquito que quizá tuvo que salir con su mamá del hogar, para que ella pueda trabajar", explicó.

En "Tutú Marambá" ingresan niños a partir de los 45 días hasta los 3 años. En la actualidad, la institución cuenta con una matrícula de 46 alumnos, dividida por edades. Hay una sala de lactantes, para bebés de 45 días a 18 meses, donde reciben a 11 niños; le siguen la sala de 2 años, donde hay 15 niños, y  la de 3 años, con 20 alumnos. "La cantidad de niños no puede exceder los 20, para que cada pequeño esté bien atendido", dijo la directora.

Vilma López es maestra de la salita de 3, y lleva 24 años en el jardín. "Es una hermosa tarea la que tenemos. La experiencia diaria con cada niño nos enriquece. Para hacer este trabajo hay que ser muy responsable y tener mucho amor, porque para ellos somos un segundo hogar, con segundas mamás. Lo viven así de verdad", expresó López.

"Muchas somos mujeres grandes, tenemos nietos, y acá los chicos también nos dicen abu. Son como pequeños nietos del corazón, así lo creemos todas", manifestó la directora.

Luciano López y Alejandro Agüero son dos papás que tienen a sus pequeñas hijas en "Tutú Marambá". Ambos destacaron el trabajo de las docentes. "Son excelentes y muy responsables. Nuestras nenas se sienten bien con ellas y vuelven felices todos los días a casa", afirmaron.

Cada jornada en el jardín comienza a las 7, con el desayuno, y sigue con actividades planificadas según la edad. "Levantarse y ponerse el delantal naranja, nos carga de una energía especial. No es lo mismo que trabajar en una fábrica o en una oficina. Los chicos son el tesoro más grande que tenemos como humanidad, de ellos depende nuestro futuro. Y en los primeros años de vida se juegan un montón de cosas, sobre todo en cuanto a las emociones y al conocimiento", aseguró Arce.

Incluso algunas mamás van durante la mañana para darles de mamar a sus hijos. "Hay chicas que estudian en el Centro 'Ramiro Podetti', que pasan cuando tienen un recreo a ver a sus hijos y a darles el pecho. Para que no se pierda la costumbre de la lactancia materna", reconoció la responsable de "Tutú Marambá".

La fiesta terminó cuando todos los presentes soplaron las velitas de una gran torta. Luego la seño Vilma, como la llaman los niños, se emocionó. "Es movilizante, porque son muchos años y porque pasamos de todo: alegrías, tristezas, juegos, risas. A mí me hace muy feliz trabajar acá porque es lo que aprendí y lo que me gusta hacer en la vida. A veces puedo estar mal por cosas personales, pero entro acá y los nenes siempre me contagian su alegría", señaló.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

"Tutú Marambá", de fiesta por su aniversario de fundación

El jardín maternal del Barrio Virgen de Pompeya cumplió 28 años. Tres integrantes de la institución también celebraron sus 25 años de trayectoria docente.

Casi tres décadas enseñando con amor. La alegría de los niños y la emoción de las seños marcó la celebración en el jardín maternal. Foto: Juan Andrés Galli.

Los papis, los nenes y las seños pasaron una mañana de festejos en el Jardín Maternal "Tutú Marambá"  del Barrio Virgen de Pompeya, conocido también como ATE 2.

La institución educativa tuvo una doble celebración: no sólo conmemoró sus 28 años, sino que también reconoció a tres de sus maestras, que cumplieron 25 años en la docencia: Graciela Arce, Nora y Marta Amaya.

"El jardín se fundó en 1989. Ahora funciona bajo la órbita de la Secretaría de la Mujer. Yo ingresé en el '92, como maestra, pero antes de eso fui mamá de un alumno", comentó Arce, que en la actualidad oficia de directora.

El acto por el aniversario empezó al mediodía, con la presencia de los padres y madres de los niños. Un ex alumno de "Tutú Marambá", el cantante Martín Ansaloni, animó el festejo con canciones.

"Me encanta haber vuelto a este lugar donde yo también crecí. En especial en este día, donde también le agradecen a tres seños por su dedicación. Sigan así, siempre hacen falta, siempre las necesitamos", dijo Martín durante su presentación.

La directora Arce destacó la labor del jardín para con la comunidad, en especial en los casos más difíciles. "Tenemos la alegría de atender, enseñar y cuidar a los nenes mientras las mamás trabajan o estudian, para que la mujer pueda tener más posibilidades laborales, para que se pueda superar. También recibimos niños que ingresan por casos de violencia familiar. Nosotras contenemos a ese chiquito que quizá tuvo que salir con su mamá del hogar, para que ella pueda trabajar", explicó.

En "Tutú Marambá" ingresan niños a partir de los 45 días hasta los 3 años. En la actualidad, la institución cuenta con una matrícula de 46 alumnos, dividida por edades. Hay una sala de lactantes, para bebés de 45 días a 18 meses, donde reciben a 11 niños; le siguen la sala de 2 años, donde hay 15 niños, y  la de 3 años, con 20 alumnos. "La cantidad de niños no puede exceder los 20, para que cada pequeño esté bien atendido", dijo la directora.

Vilma López es maestra de la salita de 3, y lleva 24 años en el jardín. "Es una hermosa tarea la que tenemos. La experiencia diaria con cada niño nos enriquece. Para hacer este trabajo hay que ser muy responsable y tener mucho amor, porque para ellos somos un segundo hogar, con segundas mamás. Lo viven así de verdad", expresó López.

"Muchas somos mujeres grandes, tenemos nietos, y acá los chicos también nos dicen abu. Son como pequeños nietos del corazón, así lo creemos todas", manifestó la directora.

Luciano López y Alejandro Agüero son dos papás que tienen a sus pequeñas hijas en "Tutú Marambá". Ambos destacaron el trabajo de las docentes. "Son excelentes y muy responsables. Nuestras nenas se sienten bien con ellas y vuelven felices todos los días a casa", afirmaron.

Cada jornada en el jardín comienza a las 7, con el desayuno, y sigue con actividades planificadas según la edad. "Levantarse y ponerse el delantal naranja, nos carga de una energía especial. No es lo mismo que trabajar en una fábrica o en una oficina. Los chicos son el tesoro más grande que tenemos como humanidad, de ellos depende nuestro futuro. Y en los primeros años de vida se juegan un montón de cosas, sobre todo en cuanto a las emociones y al conocimiento", aseguró Arce.

Incluso algunas mamás van durante la mañana para darles de mamar a sus hijos. "Hay chicas que estudian en el Centro 'Ramiro Podetti', que pasan cuando tienen un recreo a ver a sus hijos y a darles el pecho. Para que no se pierda la costumbre de la lactancia materna", reconoció la responsable de "Tutú Marambá".

La fiesta terminó cuando todos los presentes soplaron las velitas de una gran torta. Luego la seño Vilma, como la llaman los niños, se emocionó. "Es movilizante, porque son muchos años y porque pasamos de todo: alegrías, tristezas, juegos, risas. A mí me hace muy feliz trabajar acá porque es lo que aprendí y lo que me gusta hacer en la vida. A veces puedo estar mal por cosas personales, pero entro acá y los nenes siempre me contagian su alegría", señaló.

Logín