eldiariodelarepublica.com
Aprobaron pruebas internacionales de chino con excelentes notas

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Aprobaron pruebas internacionales de chino con excelentes notas

Son María Lourdes, Andrés y Leandro. En Buenos Aires sacaron calificaciones de ocho para arriba. Dicen que rendirán más niveles. Estudian idioma en la ULP.

Para la inmensa mayoría de los mortales de este lado del mundo parecen jeroglíficos imposibles de descifrar. Pero tres puntanos que estudian en el Instituto de Idiomas (IDI) de la ULP se animaron al estudio de los caracteres y la cultura chinas y en los últimos meses aprobaron  exámenes internacionales de este idioma en Buenos Aires  con las mejores calificaciones. Son María Lourdes Petry, Andrés Barrionuevo y Leandro López, quienes  subrayaron que este lenguaje milenario los sumergió en el descubrimiento de una cultura  singular y fascinante.

Los tres son alumnos de Pin Huang. El profesor de chino hace diecinueve años que vive en San Luis y dicta clases para adultos desde el año 2007 en el IDI, que capacita a todos los alumnos para que rindan los exámenes internacionales del idioma que elijan. Los tres estudiantes se prepararon con él y ya rindieron varios exámenes internacionales de chino simplificado.

María Lourdes tiene sesenta años, es de Mar del Plata y hace más de veinte  años que vive en San Luis. Ella es intérprete en leguas de señas y hace nueve años decidió estudiar chino por curiosidad.  “Es muy interesante el idioma, sobre todo la cultura. A medida que uno se va metiendo en los niveles y rindiendo los exámenes se puede decir que es apasionante. Hay que dedicarle tiempo”, afirmó y agregó: “Se calcula que en el año 2050 en el mundo una de cada tres personas van hablar el idioma chino”.

“La experiencia de viajar a Capital Federal a rendir fue muy enriquecedora", contó. Afirmó que los primeros exámenes fueron en la Universidad de Buenos Aires y los otros por medio de la embajada de Taiwán.

“Yo la verdad recomiendo estudiar chino a todas las personas de mi edad porque acelera mucho el intelecto y la memoria. No solo estudiamos el idioma, sino toda la cultura. Nos metemos en el mundo chino, con sus dinastías, sus hábitos, sus costumbres. Por lo general en Occidente tenemos una mala idea de esta  cultura , y es muy enriquecedora. Todos me preguntan si voy al supermercado y hablo (risas), y les digo que en general no. No es un idioma que uno lo pueda utilizar cotidianamente. Yo escucho muchos noticieros chinos, trato de ver películas y obras de teatro por Internet. Lo hago para acelerar el idioma y la pronunciación que es difícil, pero todo se puede”, detalló.

Además agregó que los exámenes habilitan para trabajar internacionalmente y que seguirá preparándose para rendir. Espera poder terminar los seis niveles de exámenes. 

Andrés tiene treinta y cinco años, es de Capital Federal y hace quince años que vive en San Luis. Tiene una empresa de viajes ejecutivos y decidió estudiar el idioma por hobby  ya que tiene mucha afinidad con la cultura china. “Los símbolos me parecen muy bellos”, dice.

Él cuenta como el idioma se va incorporando sin darse cuenta. “Si uno lo piensa mucho parece difícil. Yo siempre pude trabajar y cursar, siempre que me presenté a rendir aprobé y lo hice con casi diez. Eso quiere decir que el nivel de San Luis es muy bueno”, contó entusiasmado.

“Hace un año y medio rendí chino simplificado y este año rendí chino tradicional. La experiencia fue muy linda. Yo tengo amigos chinos, taiwaneses y siempre que puedo charlamos un poquito. Cuando busco en la farmacia los remedios de mi mamá hablo con el dueño, que es chino, él ya me conoce y charlamos un ratito. Es un muy lindo idioma y bastante simple, se lo recomendé a muchos amigos”, dijo Andrés.

Leandro tiene treinta años. Es biólogo molecular y está terminando el doctorado de biología.  Le gusta estudiar idiomas y cuando empezó a ver que había idiomas que no eran los clásicos, le llamó la atención el idioma chino. “También el interés de estudiarlo es porque me interesa China por la geopolítica y los caracteres me llamaron la atención”, dijo.

“Me interesa tener la herramienta del idioma para aplicarlo en algo relacionado a mi carrera o para cambiar de país en un futuro. Es muy estimulante estudiar el idioma”, agregó.

“Mi experiencia en Buenos Aires fue muy buena, teníamos muy buena preparación. El entrenamiento fue más o menos el nivel del examen. Me presenté muy tranquilo a rendir, estábamos muy bien preparados. Tener a los profesores que sean nativos es uno de los factores que hacen que todos sigamos estudiando chino y además tienen muy buena llegada a los alumnos, explican muy bien y tienen muy buena predisposición, esto hace que uno quiera seguir viniendo y avanzando en el idioma”, cerró Leandro. 

 

Afinidad con San Luis

El profesor Pin Huang, en el año 1998 decide emprender un viaje rumbo a Mendoza junto con su mejor amigo. Pero Pin decide no continuar con el viaje y bajarse en San Luis. El notó que la ciudad tenía una afinidad muy fuerte con él. Se instala en San Luis con su mujer y su hijo, y comienza a dictar clases particulares de chino y  tai chi. “Los alumnos dicen que venir a estudiar el idioma chino es para romperse la cabeza (risas)”, dijo Pin.

Señaló que el idioma no tiene una base de abecedario como los otros idiomas, por eso debe enseñarles a sus alumnos la cultura china y a pensar como los chinos.“Los alumnos se interesan por rendir los exámenes internacionales y es muy lindo el grupo. Aprenden distintas formas de pensar de la vida cotidiana porque los chinos piensan diferente. Es un desafío muy interesante”, afirmó el profesor.

Cuenta que actualmente en China usan la lengua simplificada que significa usar menos trazo para escribir. Y el chino tradicional mantiene el origen antiguo. “Yo los enseño a los dos juntos, el simplificado y el tradicional, para poder compararlos y para que no sea tan difícil para el alumno”, dijo Pin.

El profesor detalló que el instituto cuenta con ocho niveles del idioma y hay seis niveles de exámenes internacionales.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Aprobaron pruebas internacionales de chino con excelentes notas

Son María Lourdes, Andrés y Leandro. En Buenos Aires sacaron calificaciones de ocho para arriba. Dicen que rendirán más niveles. Estudian idioma en la ULP.

María Lourdes, Andrés y Leandro. Ellos se prepararon con el profesor Pin Huang y viajaron a Buenos Aires a rendir los exámenes internacionales de chino. Foto: Luciana Gismondi.

Para la inmensa mayoría de los mortales de este lado del mundo parecen jeroglíficos imposibles de descifrar. Pero tres puntanos que estudian en el Instituto de Idiomas (IDI) de la ULP se animaron al estudio de los caracteres y la cultura chinas y en los últimos meses aprobaron  exámenes internacionales de este idioma en Buenos Aires  con las mejores calificaciones. Son María Lourdes Petry, Andrés Barrionuevo y Leandro López, quienes  subrayaron que este lenguaje milenario los sumergió en el descubrimiento de una cultura  singular y fascinante.

Los tres son alumnos de Pin Huang. El profesor de chino hace diecinueve años que vive en San Luis y dicta clases para adultos desde el año 2007 en el IDI, que capacita a todos los alumnos para que rindan los exámenes internacionales del idioma que elijan. Los tres estudiantes se prepararon con él y ya rindieron varios exámenes internacionales de chino simplificado.

María Lourdes tiene sesenta años, es de Mar del Plata y hace más de veinte  años que vive en San Luis. Ella es intérprete en leguas de señas y hace nueve años decidió estudiar chino por curiosidad.  “Es muy interesante el idioma, sobre todo la cultura. A medida que uno se va metiendo en los niveles y rindiendo los exámenes se puede decir que es apasionante. Hay que dedicarle tiempo”, afirmó y agregó: “Se calcula que en el año 2050 en el mundo una de cada tres personas van hablar el idioma chino”.

“La experiencia de viajar a Capital Federal a rendir fue muy enriquecedora", contó. Afirmó que los primeros exámenes fueron en la Universidad de Buenos Aires y los otros por medio de la embajada de Taiwán.

“Yo la verdad recomiendo estudiar chino a todas las personas de mi edad porque acelera mucho el intelecto y la memoria. No solo estudiamos el idioma, sino toda la cultura. Nos metemos en el mundo chino, con sus dinastías, sus hábitos, sus costumbres. Por lo general en Occidente tenemos una mala idea de esta  cultura , y es muy enriquecedora. Todos me preguntan si voy al supermercado y hablo (risas), y les digo que en general no. No es un idioma que uno lo pueda utilizar cotidianamente. Yo escucho muchos noticieros chinos, trato de ver películas y obras de teatro por Internet. Lo hago para acelerar el idioma y la pronunciación que es difícil, pero todo se puede”, detalló.

Además agregó que los exámenes habilitan para trabajar internacionalmente y que seguirá preparándose para rendir. Espera poder terminar los seis niveles de exámenes. 

Andrés tiene treinta y cinco años, es de Capital Federal y hace quince años que vive en San Luis. Tiene una empresa de viajes ejecutivos y decidió estudiar el idioma por hobby  ya que tiene mucha afinidad con la cultura china. “Los símbolos me parecen muy bellos”, dice.

Él cuenta como el idioma se va incorporando sin darse cuenta. “Si uno lo piensa mucho parece difícil. Yo siempre pude trabajar y cursar, siempre que me presenté a rendir aprobé y lo hice con casi diez. Eso quiere decir que el nivel de San Luis es muy bueno”, contó entusiasmado.

“Hace un año y medio rendí chino simplificado y este año rendí chino tradicional. La experiencia fue muy linda. Yo tengo amigos chinos, taiwaneses y siempre que puedo charlamos un poquito. Cuando busco en la farmacia los remedios de mi mamá hablo con el dueño, que es chino, él ya me conoce y charlamos un ratito. Es un muy lindo idioma y bastante simple, se lo recomendé a muchos amigos”, dijo Andrés.

Leandro tiene treinta años. Es biólogo molecular y está terminando el doctorado de biología.  Le gusta estudiar idiomas y cuando empezó a ver que había idiomas que no eran los clásicos, le llamó la atención el idioma chino. “También el interés de estudiarlo es porque me interesa China por la geopolítica y los caracteres me llamaron la atención”, dijo.

“Me interesa tener la herramienta del idioma para aplicarlo en algo relacionado a mi carrera o para cambiar de país en un futuro. Es muy estimulante estudiar el idioma”, agregó.

“Mi experiencia en Buenos Aires fue muy buena, teníamos muy buena preparación. El entrenamiento fue más o menos el nivel del examen. Me presenté muy tranquilo a rendir, estábamos muy bien preparados. Tener a los profesores que sean nativos es uno de los factores que hacen que todos sigamos estudiando chino y además tienen muy buena llegada a los alumnos, explican muy bien y tienen muy buena predisposición, esto hace que uno quiera seguir viniendo y avanzando en el idioma”, cerró Leandro. 

 

Afinidad con San Luis

El profesor Pin Huang, en el año 1998 decide emprender un viaje rumbo a Mendoza junto con su mejor amigo. Pero Pin decide no continuar con el viaje y bajarse en San Luis. El notó que la ciudad tenía una afinidad muy fuerte con él. Se instala en San Luis con su mujer y su hijo, y comienza a dictar clases particulares de chino y  tai chi. “Los alumnos dicen que venir a estudiar el idioma chino es para romperse la cabeza (risas)”, dijo Pin.

Señaló que el idioma no tiene una base de abecedario como los otros idiomas, por eso debe enseñarles a sus alumnos la cultura china y a pensar como los chinos.“Los alumnos se interesan por rendir los exámenes internacionales y es muy lindo el grupo. Aprenden distintas formas de pensar de la vida cotidiana porque los chinos piensan diferente. Es un desafío muy interesante”, afirmó el profesor.

Cuenta que actualmente en China usan la lengua simplificada que significa usar menos trazo para escribir. Y el chino tradicional mantiene el origen antiguo. “Yo los enseño a los dos juntos, el simplificado y el tradicional, para poder compararlos y para que no sea tan difícil para el alumno”, dijo Pin.

El profesor detalló que el instituto cuenta con ocho niveles del idioma y hay seis niveles de exámenes internacionales.

Logín