eldiariodelarepublica.com
Lula, más cerca de la cárcel que de la presidencia

Escuchanos EN VIVO!
X

Lula, más cerca de la cárcel que de la presidencia

El obrero que venció al hambre y condujo a Brasil a la cima, o el jefe de una de las mayores tramas corruptas de la historia: nadie es indiferente a Luiz Inácio Lula da Silva, ahora más cerca de la cárcel que de la presidencia en un país dividido.

El horizonte de quien Barack Obama calificaba hace una década como "el hombre" se oscureció aún más el miércoles, cuando un tribunal de apelación confirmó su condena por corrupción y lavado de dinero, aumentando la pena a 12 años y un mes de prisión.

Con medio mundo mirando, el trío de magistrados de la sureña Porto Alegre no dudó en señalar a Lula, de 72 años, como el padrino de la enorme trama corrupta de Petrobras, dejando malheridas sus aspiraciones de regresar en las elecciones de octubre próximo a la presidencia que ostentó entre 2003 y 2010.

Podrá seguir recurriendo en libertad, pero el tiempo se agota para el icono de la izquierda.

"El ex presidente fue uno de los articuladores, si no el principal, del amplio esquema de corrupción" en Petrobras, argumentó uno de los jueces en su voto.

Pero el extornero mecánico que pilotó el milagro económico de Brasil ya ha burlado varios finales durante su improbable carrera.

Estoy "con la conciencia de que no cometí ningún crimen", lanzó esta mañana desde su cuartel general en el cinturón obrero de Sao Paulo.

Favorito en las encuestas, Lula se considera víctima de un "pacto diabólico" de las élites para impedir que gane las elecciones de octubre, en una guerra que comenzó en marzo de 2016 con la policía despertándolo al alba para llevarle a declarar.

Ya no hubo vuelta atrás en una tensa escalada que dejó en julio su primera condena a casi diez años de cárcel, después de que el aplaudido juez Sergio Moro le considerara beneficiario de una vivienda ofrecida por una constructora a cambio de contratos en Petrobras.

"Cuando era niño conocí el hambre y nunca osé robar ni una manzana. ¿Cómo podría robar un apartamento?", retó Lula hace una semana.

Con otros seis procesos abiertos, la confrontación ha resucitado al combativo líder sindical que no paró hasta saltar de la fábrica al palacio de Planalto; pero los escándalos y la crisis han oxidado aquel histórico 87% de popularidad con el que dejó la presidencia en 2010.

NA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Lula, más cerca de la cárcel que de la presidencia

Foto archivo

El obrero que venció al hambre y condujo a Brasil a la cima, o el jefe de una de las mayores tramas corruptas de la historia: nadie es indiferente a Luiz Inácio Lula da Silva, ahora más cerca de la cárcel que de la presidencia en un país dividido.

El horizonte de quien Barack Obama calificaba hace una década como "el hombre" se oscureció aún más el miércoles, cuando un tribunal de apelación confirmó su condena por corrupción y lavado de dinero, aumentando la pena a 12 años y un mes de prisión.

Con medio mundo mirando, el trío de magistrados de la sureña Porto Alegre no dudó en señalar a Lula, de 72 años, como el padrino de la enorme trama corrupta de Petrobras, dejando malheridas sus aspiraciones de regresar en las elecciones de octubre próximo a la presidencia que ostentó entre 2003 y 2010.

Podrá seguir recurriendo en libertad, pero el tiempo se agota para el icono de la izquierda.

"El ex presidente fue uno de los articuladores, si no el principal, del amplio esquema de corrupción" en Petrobras, argumentó uno de los jueces en su voto.

Pero el extornero mecánico que pilotó el milagro económico de Brasil ya ha burlado varios finales durante su improbable carrera.

Estoy "con la conciencia de que no cometí ningún crimen", lanzó esta mañana desde su cuartel general en el cinturón obrero de Sao Paulo.

Favorito en las encuestas, Lula se considera víctima de un "pacto diabólico" de las élites para impedir que gane las elecciones de octubre, en una guerra que comenzó en marzo de 2016 con la policía despertándolo al alba para llevarle a declarar.

Ya no hubo vuelta atrás en una tensa escalada que dejó en julio su primera condena a casi diez años de cárcel, después de que el aplaudido juez Sergio Moro le considerara beneficiario de una vivienda ofrecida por una constructora a cambio de contratos en Petrobras.

"Cuando era niño conocí el hambre y nunca osé robar ni una manzana. ¿Cómo podría robar un apartamento?", retó Lula hace una semana.

Con otros seis procesos abiertos, la confrontación ha resucitado al combativo líder sindical que no paró hasta saltar de la fábrica al palacio de Planalto; pero los escándalos y la crisis han oxidado aquel histórico 87% de popularidad con el que dejó la presidencia en 2010.

NA

Logín