eldiariodelarepublica.com
La defensa diaria y sin fronteras de los derechos humanos

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

La defensa diaria y sin fronteras de los derechos humanos

Cada día, en algún rincón del planeta, hay personas dispuestas a defender los derechos humanos. Personas dispuestas a denunciar, a marchar por las calles, a ocupar las plazas, a reclamar con firmeza para que las sociedades sean más equitativas y las injusticias enmendadas. Esas personas muchas veces son víctimas de violencia, y hasta mueren en pos de un mundo mejor.

Dos activistas que se oponían a la construcción de una central hidroeléctrica en el noroeste de Colombia fueron asesinados junto con sus familiares este mes, denunció la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Los ambientalistas formaban parte del movimiento Ríos Vivos Antioquia, que se opone al proyecto hidroeléctrico Hidroituango, el más grande de Colombia. La central, que prevé cubrir el 17% de la demanda energética del país, se levanta sobre el río Cauca, en una zona del departamento de Antioquia muy golpeada por el conflicto armado.

Los asesinatos coincidieron con una movilización contra la obra que inició en 2010, y que en principio debe concluir este año. Las comunidades denuncian que la construcción generó desalojos forzados, además de la falta de compensación justa por las tierras y planes de reubicación.

Además del rechazo de pobladores, desde el otro lado del Atlántico, un grupo de 25 eurodiputados pidió recientemente frenar la construcción de la central hidroeléctrica para permitir recuperar cuerpos de víctimas del conflicto armado antes del llenado del embalse. Desde el inicio de las obras fueron asesinados cuatro ambientalistas.

En Centroamérica, el relator especial de Naciones Unidas, Michel Forst, instó al gobierno de Honduras a corregir errores y adoptar medidas enérgicas para investigar delitos contra defensores de derechos humanos, durante una rueda de prensa en Tegucigalpa.

La impunidad y la colusión de poderosos intereses han convertido a Honduras en un lugar peligroso para los activistas de derechos humanos, defensores del medio ambiente y periodistas, afirmó Forst, tras una visita de diez días al país centroamericano, invitado por el gobierno de Juan Orlando Hernández.

Los defensores del medio ambiente y de los derechos de los indígenas se enfrentan a riesgos sin precedentes por la colusión entre los políticos y las empresas que buscan ganancias con sus proyectos que afectan a las comunidades, denunció.

Según el relator, que se reunió con más de 400 personas en nueve comunidades hondureñas, las autoridades envían mensajes de que los autores de los abusos no serán llevados ante la justicia, lo que alimenta los ataques contra defensores de derechos humanos.

En el sur del continente, estudiantes de todo Chile ocuparon las universidades y colegios para, por primera vez exigir el fin de la violencia machista y abogar por una educación no sexista, en un movimiento feminista que gana fuerza día a día.

“Hermana, yo sí te creo”. Un enorme cartel en el frontis de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile en Santiago da la bienvenida a la inédita ocupación de la escuela de abogacía más antigua e importante del país, donde el machismo, según denuncian sus estudiantes, está arraigado desde hace décadas.

Desde hace dos semanas, sus estudiantes han tomado las dependencias de esta facultad, formadora de los juristas más prestigiados del país, alegando la dilación en la resolución de una denuncia de acoso sexual en contra de uno de sus profesores.

El caso que cristalizó esta campaña es una denuncia de abuso sexual en contra de un profesor. La denuncia fue presentada en agosto del año pasado, sin que hasta ahora la universidad haya adoptado algún tipo de sanción. El profesor siguió dando charlas y se le asignaron cátedras, según denuncias de alumnas.

Cada día, en algún rincón del planeta, hay personas dispuestas a defender los derechos humanos. Porque lamentablemente, cada día en algún rincón del planeta, hay personas que atentan contra esos derechos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La defensa diaria y sin fronteras de los derechos humanos

Cada día, en algún rincón del planeta, hay personas dispuestas a defender los derechos humanos. Personas dispuestas a denunciar, a marchar por las calles, a ocupar las plazas, a reclamar con firmeza para que las sociedades sean más equitativas y las injusticias enmendadas. Esas personas muchas veces son víctimas de violencia, y hasta mueren en pos de un mundo mejor.

Dos activistas que se oponían a la construcción de una central hidroeléctrica en el noroeste de Colombia fueron asesinados junto con sus familiares este mes, denunció la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Los ambientalistas formaban parte del movimiento Ríos Vivos Antioquia, que se opone al proyecto hidroeléctrico Hidroituango, el más grande de Colombia. La central, que prevé cubrir el 17% de la demanda energética del país, se levanta sobre el río Cauca, en una zona del departamento de Antioquia muy golpeada por el conflicto armado.

Los asesinatos coincidieron con una movilización contra la obra que inició en 2010, y que en principio debe concluir este año. Las comunidades denuncian que la construcción generó desalojos forzados, además de la falta de compensación justa por las tierras y planes de reubicación.

Además del rechazo de pobladores, desde el otro lado del Atlántico, un grupo de 25 eurodiputados pidió recientemente frenar la construcción de la central hidroeléctrica para permitir recuperar cuerpos de víctimas del conflicto armado antes del llenado del embalse. Desde el inicio de las obras fueron asesinados cuatro ambientalistas.

En Centroamérica, el relator especial de Naciones Unidas, Michel Forst, instó al gobierno de Honduras a corregir errores y adoptar medidas enérgicas para investigar delitos contra defensores de derechos humanos, durante una rueda de prensa en Tegucigalpa.

La impunidad y la colusión de poderosos intereses han convertido a Honduras en un lugar peligroso para los activistas de derechos humanos, defensores del medio ambiente y periodistas, afirmó Forst, tras una visita de diez días al país centroamericano, invitado por el gobierno de Juan Orlando Hernández.

Los defensores del medio ambiente y de los derechos de los indígenas se enfrentan a riesgos sin precedentes por la colusión entre los políticos y las empresas que buscan ganancias con sus proyectos que afectan a las comunidades, denunció.

Según el relator, que se reunió con más de 400 personas en nueve comunidades hondureñas, las autoridades envían mensajes de que los autores de los abusos no serán llevados ante la justicia, lo que alimenta los ataques contra defensores de derechos humanos.

En el sur del continente, estudiantes de todo Chile ocuparon las universidades y colegios para, por primera vez exigir el fin de la violencia machista y abogar por una educación no sexista, en un movimiento feminista que gana fuerza día a día.

“Hermana, yo sí te creo”. Un enorme cartel en el frontis de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile en Santiago da la bienvenida a la inédita ocupación de la escuela de abogacía más antigua e importante del país, donde el machismo, según denuncian sus estudiantes, está arraigado desde hace décadas.

Desde hace dos semanas, sus estudiantes han tomado las dependencias de esta facultad, formadora de los juristas más prestigiados del país, alegando la dilación en la resolución de una denuncia de acoso sexual en contra de uno de sus profesores.

El caso que cristalizó esta campaña es una denuncia de abuso sexual en contra de un profesor. La denuncia fue presentada en agosto del año pasado, sin que hasta ahora la universidad haya adoptado algún tipo de sanción. El profesor siguió dando charlas y se le asignaron cátedras, según denuncias de alumnas.

Cada día, en algún rincón del planeta, hay personas dispuestas a defender los derechos humanos. Porque lamentablemente, cada día en algún rincón del planeta, hay personas que atentan contra esos derechos.

Logín