eldiariodelarepublica.com
Sigue la cruzada por un polo lechero en San Luis

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Sigue la cruzada por un polo lechero en San Luis

Técnicos del grupo Proleche, con el auspicio de La Serenísima, dieron pautas para mejorar la calidad de los productos puntanos, con la misión de elevar sus volúmenes de producción y que más tambos se instalen en la provincia hasta formar una nueva cuenca en el país.

En plena cruzada por fomentar la lechería en San Luis, el grupo Proleche (formado por cuatro empresas) y la reconocida fábrica “La Serenísima” de Mastellone Hermanos, ofrecieron una jornada de capacitación en Villa Mercedes con pautas para elevar la calidad de los productos que salen de los tambos puntanos. Ante una sala repleta de productores, ingenieros, asesores y estudiantes, el seminario tuvo un doble propósito: estimular a los trabajadores locales a mejorar y aumentar sus volúmenes de ordeñe y, al mismo tiempo, promover la instalación de nuevos establecimientos en la provincia.

El seminario llevó un título casi de receta: “¿Cómo hacer que tu leche valga más?”, y las charlas se repartieron en dos tópicos generales: dos especialistas explicaron cómo lograr que el producto salga de la vaca en excelentes condiciones y cómo reducir las posibilidades de contaminación en los tanques y equipos de ordeño; mientras que otros dos veterinarios repasaron estrategias para incrementar el porcentaje de sólidos en el fluido, a través de la nutrición y genética. “La industria paga por la grasa, las proteínas y los azúcares. El resto, el 87%, es agua. Entonces intentamos que tengan una muy buena calidad composicional para aumentar su valor en el mercado”, explicó el ingeniero José De Nicolás, uno de los disertantes.

Proleche es una iniciativa que nació en julio 1995 con la unión de las compañías Delaval, Boheringer Ingelheim, Gepsa Feeds y Reproductores, todas vinculadas al sector lechero, con el fin de promover la producción y el consumo del alimento que da la vaca. “Nos unimos para tener acciones en común en el área de extensión rural. Veíamos la necesidad de formar ambientes propicios para hacer transferencia de la tecnología que cada empresa desarrolla y transmitirla a la comunidad y a las productores”, explicó el agrónomo.

Así, desde hace 23 años, recorren las principales cuencas del país con capacitaciones técnicas y jornadas a campo, y han elaborado una serie de protocolos sobre crianza, bienestar animal, nutrición y genética, entre otros aspectos del proceso que empieza en los corrales y llega hasta las góndolas.

Toda esa experiencia fue la que aprovechó Mastellone para sumar acciones a su “Más Leche”, un proyecto que busca incrementar los volúmenes de producción de sus propias plantas y las de todo el país, a través del desarrollo de nuevas cuencas lecheras en regiones extrapampeanas con potencial.

La lechería en Argentina está concentrada fundamentalmente en tres regiones: Buenos Aires (25%), Córdoba (37%) y Santa Fe (32%). Pero en estas zonas, "la creciente rentabilidad de la producción agrícola ha ido generando una fuerte competencia por la tierra, causando mayores costos indirectos (costos de oportunidad) como así también mayores costos directos derivados tanto por el uso de granos para la alimentación del rodeo lechero como por el costo de alquiler de la tierra”, explica un resumen del proyecto que la compañía proyecta hacia el 2025.

La firma tiene, desde el año 2000, instalada en Villa Mercedes una moderna planta en el parque industrial dedicada a la maduración, pintado, trozado y rallado de distintos tipos de quesos. La provincia es señalada por los directivos como un lugar ideal para atraer nuevas inversiones, recibir un caudal mayor de materia prima y procesarlo para comercializar más cantidad de sachets, yogures, quesos y cremas, entre otros tantos productos y variedades que elaboran.

Según un relevamiento realizado en 2015 por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, en la provincia existen tan sólo 29 tambos que, entre todos, poseen unas 4.031 vacas y sacan unos 102.975 litros diarios. Pero en Mastellone confían en que desde las tierras sanluiseñas se pueden generar un millón de litros por día, cifra que impactaría de lleno en los números de procesamiento de la propia empresa y del país. Así, las fábricas podrían incrementar su promedio de 4.300.000 litros diarios hasta seis millones.

“Le vemos varias virtudes a la provincia: una importante es el clima que tiene y que ayuda mucho al bienestar animal. Buenos Aires, si bien cuenta con una lechería estabilizada, tiene muchos problemas con la lluvia y el barro, el animal no está bien. Y aunque San Luis tiene temperaturas muy altas en verano, las noches son frescas y el clima es seco, eso es muy bueno para la vaca. Cuando pasa de una zona de problemas de barro a un lugar como éste, el animal se siente mucho mejor y lo expresa en la producción”, explicó Fernando Storni, el director general de la reconocida empresa que tiene su sede central en General Rodríguez.

Pero también, sostuvo el empresario, la provincia tiene otros beneficios, gracias a la gran producción agrícola que hay en Villa Mercedes y en la región. “La producción de cereales, por el tema de flete a puerto, genera una diferencia de unos mil pesos por tonelada con respecto a la provincia de Buenos Aires. Por lo tanto acá los recursos para la alimentación son más baratos, por eso se han instalado tantos feedlots”, detalló.

Además, Storni reveló que tienen experiencias previas en las que basarse y que los invitan a entusiasmarse, como la cuenca del oeste de Buenos Aires que hace 35 años no existía y hoy es una plaza fundamental para la producción nacional.

Y aunque los objetivos son a largo plazo y se extienden hasta el año 2025, ya empezaron a ver algunos resultados preliminares. “Ayer fuimos al primer ordeñe del primer tambo que se radicó después de este proceso de ‘Más Leche’, o sea que ya hay gente que se está radicando en la Provincia de San Luis con nuevas instalaciones para producir leche en nuevos tambos”, aseguró.

Para el directivo “es fundamental” la colaboración del Estado para poder atraer emprendimientos e inversiones a la provincia, además de un diálogo constante del sector público con el privado, entre la industria y el campo para producir más y mejor.

“Tienen que existir condiciones especiales por unos años, por lo menos, para las instalaciones que vienen”, sostuvo, pero también señaló que tiene que primar el compromiso de la industria en asegurar que comercializarán la materia prima que aporten los establecimientos agropecuarios.

Por eso, la compañía está pronta a inaugurar una nueva planta de recibo y envasado de leche cruda dentro del complejo industrial de Villa Mercedes. Con una inversión de 8.435.928 de dólares, la nueva nave podrá procesar 300.000 litros por día, aunque empezaría a funcionar entre agosto y setiembre con una prueba piloto de 200.000. Sin embargo, aspiran a que luego llegue a su capacidad total y, con nuevas inversiones, ampliarla para que trepe hasta los 500.000.

“Es el primer recibo que la compañía tiene bajo techo, y debe ser único en todo el país. Eso permite que en esta zona de temperaturas bajas, las vacas no se vean afectadas", explicó Pablo Giorgis, gerente de la planta radicada en suelo mercedino. Con lo que desarrollen y envasen en ese sector, comenzarían a abastecer las distribuidoras que tiene la compañía en Neuquén, Tucumán, Mendoza, San Juan, Río Cuarto y Córdoba, que actualmente se proveen desde General Rodríguez

Con todos esos objetivos a la vista, en la firma están convencidos de que el país puede incrementar su capacidad de producción, aún cuando el sector lechero ha atravesado una serie de crisis en los últimos tiempos, que tuvo a maltraer a los tamberos y los obligó a cerrar fábricas.

Storni sostuvo que la industria no está ajena a los procesos políticos y macroeconómicos que atraviesa la Argentina, pero cree que el sector tiene que mejorar “sus propios procesos” para salir a flote. “Vemos que llegó el momento de hacer una lechería grande. Tenemos entre 16 y 17 años hacia atrás de no incrementar la producción, estamos en los mismos diez mil millones de litros y pensamos que podemos pegar el salto hasta los quince mil millones. Tenemos que tener una lechería seria, para esto la industria se ha reconvertido bastante y tiene que ser mucho más eficiente", expresó.

El productor, sostuvo, también tiene que crecer en eficiencia: "El promedio nacional es de 7.500 litros de leche por hectárea/año, pero el tambero tiene que superar esa cifra”, dijo.

Para eso, es necesario que los precios acompañen. Y ante los productores que estaban en la jornada de Villa Mercedes, se comprometió a incrementar este mes un 4,5% el valor que pagan a los tamberos por cada litro de leche, y volver a aumentar otro porcentaje igual el próximo mes.

“Tenemos un compromiso interno de llegar a los 30 centavos de dólar por litro a fin de año. Tenemos claro que el productor tiene que tener buen precio a pesar de los problemas del mercado interno. Los valores de exportación están alentando a vender hacia afuera sin abarrotar el mercado interno, que deprime mucho los precios”, anunció.

Es que la exportación es el mercado en el que juegan todas las fichas para mejorar la competitividad del sector y elevar los beneficios de toda la cadena.

Otro de los retos que la lechería tiene por delante es incentivar el consumo. Nicolás de José no dudó en valorar a la leche como "el alimento más perfecto de la naturaleza", por su composición en proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. Sin embargo, planteó, la industria viene muy por detrás en la carrera de marketing con otras bebidas, algunas muy poco saludables, como la gaseosa.

"Todos los que estamos involucrados tenemos que trabajar juntos para promover que la gente tome más leche", alentó y al final de su disertación expresó que tienen "el gran desafío" de impulsar la lechería en San Luis. "Nos vamos súper conformes porque la sala estaba llena, la gente se mostró muy entusiasmada y con muchas preguntas. Hay un lindo ambiente de progreso en esta comunidad", valoró.

Por su parte, Storni aseguró que ya llevan realizadas más de cuarenta jornadas, entre charlas, trabajos a campo, concurso de guacheras, capacitación a los profesionales de ordeñe y de cría, como estrategias del plan "Más Leche" para incentivar a los productores a hacer más y mejor leche, una cruzada ambiciosa pero que empieza a dar señales en San Luis.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Sigue la cruzada por un polo lechero en San Luis

Técnicos del grupo Proleche, con el auspicio de La Serenísima, dieron pautas para mejorar la calidad de los productos puntanos, con la misión de elevar sus volúmenes de producción y que más tambos se instalen en la provincia hasta formar una nueva cuenca en el país.

Fotos: El Diario.

En plena cruzada por fomentar la lechería en San Luis, el grupo Proleche (formado por cuatro empresas) y la reconocida fábrica “La Serenísima” de Mastellone Hermanos, ofrecieron una jornada de capacitación en Villa Mercedes con pautas para elevar la calidad de los productos que salen de los tambos puntanos. Ante una sala repleta de productores, ingenieros, asesores y estudiantes, el seminario tuvo un doble propósito: estimular a los trabajadores locales a mejorar y aumentar sus volúmenes de ordeñe y, al mismo tiempo, promover la instalación de nuevos establecimientos en la provincia.

El seminario llevó un título casi de receta: “¿Cómo hacer que tu leche valga más?”, y las charlas se repartieron en dos tópicos generales: dos especialistas explicaron cómo lograr que el producto salga de la vaca en excelentes condiciones y cómo reducir las posibilidades de contaminación en los tanques y equipos de ordeño; mientras que otros dos veterinarios repasaron estrategias para incrementar el porcentaje de sólidos en el fluido, a través de la nutrición y genética. “La industria paga por la grasa, las proteínas y los azúcares. El resto, el 87%, es agua. Entonces intentamos que tengan una muy buena calidad composicional para aumentar su valor en el mercado”, explicó el ingeniero José De Nicolás, uno de los disertantes.

Proleche es una iniciativa que nació en julio 1995 con la unión de las compañías Delaval, Boheringer Ingelheim, Gepsa Feeds y Reproductores, todas vinculadas al sector lechero, con el fin de promover la producción y el consumo del alimento que da la vaca. “Nos unimos para tener acciones en común en el área de extensión rural. Veíamos la necesidad de formar ambientes propicios para hacer transferencia de la tecnología que cada empresa desarrolla y transmitirla a la comunidad y a las productores”, explicó el agrónomo.

Así, desde hace 23 años, recorren las principales cuencas del país con capacitaciones técnicas y jornadas a campo, y han elaborado una serie de protocolos sobre crianza, bienestar animal, nutrición y genética, entre otros aspectos del proceso que empieza en los corrales y llega hasta las góndolas.

Toda esa experiencia fue la que aprovechó Mastellone para sumar acciones a su “Más Leche”, un proyecto que busca incrementar los volúmenes de producción de sus propias plantas y las de todo el país, a través del desarrollo de nuevas cuencas lecheras en regiones extrapampeanas con potencial.

La lechería en Argentina está concentrada fundamentalmente en tres regiones: Buenos Aires (25%), Córdoba (37%) y Santa Fe (32%). Pero en estas zonas, "la creciente rentabilidad de la producción agrícola ha ido generando una fuerte competencia por la tierra, causando mayores costos indirectos (costos de oportunidad) como así también mayores costos directos derivados tanto por el uso de granos para la alimentación del rodeo lechero como por el costo de alquiler de la tierra”, explica un resumen del proyecto que la compañía proyecta hacia el 2025.

La firma tiene, desde el año 2000, instalada en Villa Mercedes una moderna planta en el parque industrial dedicada a la maduración, pintado, trozado y rallado de distintos tipos de quesos. La provincia es señalada por los directivos como un lugar ideal para atraer nuevas inversiones, recibir un caudal mayor de materia prima y procesarlo para comercializar más cantidad de sachets, yogures, quesos y cremas, entre otros tantos productos y variedades que elaboran.

Según un relevamiento realizado en 2015 por el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, en la provincia existen tan sólo 29 tambos que, entre todos, poseen unas 4.031 vacas y sacan unos 102.975 litros diarios. Pero en Mastellone confían en que desde las tierras sanluiseñas se pueden generar un millón de litros por día, cifra que impactaría de lleno en los números de procesamiento de la propia empresa y del país. Así, las fábricas podrían incrementar su promedio de 4.300.000 litros diarios hasta seis millones.

“Le vemos varias virtudes a la provincia: una importante es el clima que tiene y que ayuda mucho al bienestar animal. Buenos Aires, si bien cuenta con una lechería estabilizada, tiene muchos problemas con la lluvia y el barro, el animal no está bien. Y aunque San Luis tiene temperaturas muy altas en verano, las noches son frescas y el clima es seco, eso es muy bueno para la vaca. Cuando pasa de una zona de problemas de barro a un lugar como éste, el animal se siente mucho mejor y lo expresa en la producción”, explicó Fernando Storni, el director general de la reconocida empresa que tiene su sede central en General Rodríguez.

Pero también, sostuvo el empresario, la provincia tiene otros beneficios, gracias a la gran producción agrícola que hay en Villa Mercedes y en la región. “La producción de cereales, por el tema de flete a puerto, genera una diferencia de unos mil pesos por tonelada con respecto a la provincia de Buenos Aires. Por lo tanto acá los recursos para la alimentación son más baratos, por eso se han instalado tantos feedlots”, detalló.

Además, Storni reveló que tienen experiencias previas en las que basarse y que los invitan a entusiasmarse, como la cuenca del oeste de Buenos Aires que hace 35 años no existía y hoy es una plaza fundamental para la producción nacional.

Y aunque los objetivos son a largo plazo y se extienden hasta el año 2025, ya empezaron a ver algunos resultados preliminares. “Ayer fuimos al primer ordeñe del primer tambo que se radicó después de este proceso de ‘Más Leche’, o sea que ya hay gente que se está radicando en la Provincia de San Luis con nuevas instalaciones para producir leche en nuevos tambos”, aseguró.

Para el directivo “es fundamental” la colaboración del Estado para poder atraer emprendimientos e inversiones a la provincia, además de un diálogo constante del sector público con el privado, entre la industria y el campo para producir más y mejor.

“Tienen que existir condiciones especiales por unos años, por lo menos, para las instalaciones que vienen”, sostuvo, pero también señaló que tiene que primar el compromiso de la industria en asegurar que comercializarán la materia prima que aporten los establecimientos agropecuarios.

Por eso, la compañía está pronta a inaugurar una nueva planta de recibo y envasado de leche cruda dentro del complejo industrial de Villa Mercedes. Con una inversión de 8.435.928 de dólares, la nueva nave podrá procesar 300.000 litros por día, aunque empezaría a funcionar entre agosto y setiembre con una prueba piloto de 200.000. Sin embargo, aspiran a que luego llegue a su capacidad total y, con nuevas inversiones, ampliarla para que trepe hasta los 500.000.

“Es el primer recibo que la compañía tiene bajo techo, y debe ser único en todo el país. Eso permite que en esta zona de temperaturas bajas, las vacas no se vean afectadas", explicó Pablo Giorgis, gerente de la planta radicada en suelo mercedino. Con lo que desarrollen y envasen en ese sector, comenzarían a abastecer las distribuidoras que tiene la compañía en Neuquén, Tucumán, Mendoza, San Juan, Río Cuarto y Córdoba, que actualmente se proveen desde General Rodríguez

Con todos esos objetivos a la vista, en la firma están convencidos de que el país puede incrementar su capacidad de producción, aún cuando el sector lechero ha atravesado una serie de crisis en los últimos tiempos, que tuvo a maltraer a los tamberos y los obligó a cerrar fábricas.

Storni sostuvo que la industria no está ajena a los procesos políticos y macroeconómicos que atraviesa la Argentina, pero cree que el sector tiene que mejorar “sus propios procesos” para salir a flote. “Vemos que llegó el momento de hacer una lechería grande. Tenemos entre 16 y 17 años hacia atrás de no incrementar la producción, estamos en los mismos diez mil millones de litros y pensamos que podemos pegar el salto hasta los quince mil millones. Tenemos que tener una lechería seria, para esto la industria se ha reconvertido bastante y tiene que ser mucho más eficiente", expresó.

El productor, sostuvo, también tiene que crecer en eficiencia: "El promedio nacional es de 7.500 litros de leche por hectárea/año, pero el tambero tiene que superar esa cifra”, dijo.

Para eso, es necesario que los precios acompañen. Y ante los productores que estaban en la jornada de Villa Mercedes, se comprometió a incrementar este mes un 4,5% el valor que pagan a los tamberos por cada litro de leche, y volver a aumentar otro porcentaje igual el próximo mes.

“Tenemos un compromiso interno de llegar a los 30 centavos de dólar por litro a fin de año. Tenemos claro que el productor tiene que tener buen precio a pesar de los problemas del mercado interno. Los valores de exportación están alentando a vender hacia afuera sin abarrotar el mercado interno, que deprime mucho los precios”, anunció.

Es que la exportación es el mercado en el que juegan todas las fichas para mejorar la competitividad del sector y elevar los beneficios de toda la cadena.

Otro de los retos que la lechería tiene por delante es incentivar el consumo. Nicolás de José no dudó en valorar a la leche como "el alimento más perfecto de la naturaleza", por su composición en proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. Sin embargo, planteó, la industria viene muy por detrás en la carrera de marketing con otras bebidas, algunas muy poco saludables, como la gaseosa.

"Todos los que estamos involucrados tenemos que trabajar juntos para promover que la gente tome más leche", alentó y al final de su disertación expresó que tienen "el gran desafío" de impulsar la lechería en San Luis. "Nos vamos súper conformes porque la sala estaba llena, la gente se mostró muy entusiasmada y con muchas preguntas. Hay un lindo ambiente de progreso en esta comunidad", valoró.

Por su parte, Storni aseguró que ya llevan realizadas más de cuarenta jornadas, entre charlas, trabajos a campo, concurso de guacheras, capacitación a los profesionales de ordeñe y de cría, como estrategias del plan "Más Leche" para incentivar a los productores a hacer más y mejor leche, una cruzada ambiciosa pero que empieza a dar señales en San Luis.

Logín