eldiariodelarepublica.com
La tormenta del fin de semana causó más de 10.000 reclamos

Escuchanos EN VIVO!
X

La tormenta del fin de semana causó más de 10.000 reclamos

La Policía registró 40 llamados al 911, la Municipalidad de San Luis, unos 260, y Edesal confirmó unos 10.000 en toda la provincia.

Fueron los 40º grados y una sensación térmica infernal, los que el sábado a la media tarde generaron una de las tormentas más destructivas del año en San Luis. Voladuras de techos, tejas y persianas. Árboles arrancados de la tierra aplastaron autos, medianeras y rejas. Además derribaron postes de luz, bloquearon calles e ingresos de casas. Estos fueron algunos de los saldos que dejó la tempestad. El jefe de la Policía, Rafael Godoy, manifestó que en el 911 recibieron unas 40 llamadas, y retiraron más de 60 árboles. La Municipalidad de San Luis registró 260 de estos reclamos, la mayoría en la zona sur oeste de la capital incluido parte del centro. Edesal batió un record al saturar por primera vez las 30 líneas rotativas que tienen, alcanzando, según el responsable de Asuntos Regulatorios, Walther Ortega, unos 10.000 reclamos en toda la provincia.

El secretario de Seguridad Ciudadana municipal, José Pereira, precisó que las ráfagas de viento, que su sistema de alerta meteorológico determinó, alcanzaron una velocidad de entre "120 y 130 kilómetros por hora, algo que no es usual en nuestra ciudad". Godoy manifestó que en el aeropuerto se registraron vientos a 80 kilómetros ese mismo sábado. Y aunque no coinciden los números, lo cierto es que alcanzó para poner "patas arriba" a toda la ciudad. Sobre todo a los barrios del sur de la capital. "Desde el barrio Unión que está al lado de la cárcel, la tormenta recorrió toda la zona a la vera de la ruta 19, el barrio Jardín del Sur, Estrella del Sur, San Luis XV, Pucará, El Lince, El Hornero, y de la zona céntrica afectó desde la avenida Lafinur hasta Bolívar y de ahí hacia el este, pero de avenida España para el norte la intensidad fue menor", detalló Pereira.

De los casos más urgentes que las tropillas municipales tuvieron que asistir uno fue en el barrio Unión. "Un pimiento muy grande cayó sobre una vivienda y rompió parte de la medianera. Ese fue uno de los primeros que se atendió porque además se llevó parte del tendido eléctrico. En el pasaje Renca un pino enorme se fue contra una casa, eso fue solucionado rápidamente porque estaban los cables de corriente, tiró un poste de alumbrado también", contó el secretario.

Godoy, que además forma parte del Comité de Emergencia Provincial, dijo que "la mayor cantidad de pedidos fueron por caídas de árboles en la vía pública, veredas, encima de casas, cables, y autos, eso solo en la ciudad. En las otras localidades como en el circuito Serrano, si bien cayó piedra no pasó a mayores, sin embargo en la ciudad de San Luis sí hizo más daño".

"Hubo voladura de techos en varias viviendas del barrio San Martín y en el 1º de Mayo, por eso el Comité de Emergencia esa misma noche empezó a tratar con la gente que sufrió estos daños. Se los ayudó con naylon en el momento para pasar la noche y el domingo se los ayudó con chapas y materiales para reparar las casas", agregó.

Ortega coincidió en que la capital fue la más vapuleada, pero también registraron problemas en Villa Mercedes, Merlo, Quines, San Francisco y en zonas rurales. En el Potrero de los Funes, La Florida, Estancia Grande y del otro lado de las sierras, también en la Costa de los Comechingones, Papagayos, hasta Villa Larca. "Eran ráfagas de viento como huracanados, muy anormal para la provincia, porque además hubo lugares donde no fue tan grave como en Juana Koslay que fue una tormenta más", relató.

"En total reemplazamos unos 400 postes de luz en toda la provincia y recibimos varios miles de llamados, me atrevo a decir que unos 10.000. Tuvimos que reforzar desde el sábado a la noche con las cuadrillas de descanso, convocamos a todo el personal para poder atender la demanda. Fue una cosa fuera de serie, pero por suerte para el sábado a la noche el 95% del sistema estaba funcionado. El resto lo resolvimos entre el domingo y ayer", afirmó.

Para Ortega este fue un suceso "que nos puso a prueba en muchos aspectos, porque fue simultáneamente en muchos lugares y todos  de gran importancia. Creo que el sur de la provincia fue la única  zona donde no tuvimos inconvenientes por los vientos".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La tormenta del fin de semana causó más de 10.000 reclamos

La Policía registró 40 llamados al 911, la Municipalidad de San Luis, unos 260, y Edesal confirmó unos 10.000 en toda la provincia.

Huracanados. La fuerza de los vientos despegó de la tierra árboles enteros que cayeron sobre autos, casas y medianeras. También sobre cables de luz. Foto: El Diario.

Fueron los 40º grados y una sensación térmica infernal, los que el sábado a la media tarde generaron una de las tormentas más destructivas del año en San Luis. Voladuras de techos, tejas y persianas. Árboles arrancados de la tierra aplastaron autos, medianeras y rejas. Además derribaron postes de luz, bloquearon calles e ingresos de casas. Estos fueron algunos de los saldos que dejó la tempestad. El jefe de la Policía, Rafael Godoy, manifestó que en el 911 recibieron unas 40 llamadas, y retiraron más de 60 árboles. La Municipalidad de San Luis registró 260 de estos reclamos, la mayoría en la zona sur oeste de la capital incluido parte del centro. Edesal batió un record al saturar por primera vez las 30 líneas rotativas que tienen, alcanzando, según el responsable de Asuntos Regulatorios, Walther Ortega, unos 10.000 reclamos en toda la provincia.

El secretario de Seguridad Ciudadana municipal, José Pereira, precisó que las ráfagas de viento, que su sistema de alerta meteorológico determinó, alcanzaron una velocidad de entre "120 y 130 kilómetros por hora, algo que no es usual en nuestra ciudad". Godoy manifestó que en el aeropuerto se registraron vientos a 80 kilómetros ese mismo sábado. Y aunque no coinciden los números, lo cierto es que alcanzó para poner "patas arriba" a toda la ciudad. Sobre todo a los barrios del sur de la capital. "Desde el barrio Unión que está al lado de la cárcel, la tormenta recorrió toda la zona a la vera de la ruta 19, el barrio Jardín del Sur, Estrella del Sur, San Luis XV, Pucará, El Lince, El Hornero, y de la zona céntrica afectó desde la avenida Lafinur hasta Bolívar y de ahí hacia el este, pero de avenida España para el norte la intensidad fue menor", detalló Pereira.

De los casos más urgentes que las tropillas municipales tuvieron que asistir uno fue en el barrio Unión. "Un pimiento muy grande cayó sobre una vivienda y rompió parte de la medianera. Ese fue uno de los primeros que se atendió porque además se llevó parte del tendido eléctrico. En el pasaje Renca un pino enorme se fue contra una casa, eso fue solucionado rápidamente porque estaban los cables de corriente, tiró un poste de alumbrado también", contó el secretario.

Godoy, que además forma parte del Comité de Emergencia Provincial, dijo que "la mayor cantidad de pedidos fueron por caídas de árboles en la vía pública, veredas, encima de casas, cables, y autos, eso solo en la ciudad. En las otras localidades como en el circuito Serrano, si bien cayó piedra no pasó a mayores, sin embargo en la ciudad de San Luis sí hizo más daño".

"Hubo voladura de techos en varias viviendas del barrio San Martín y en el 1º de Mayo, por eso el Comité de Emergencia esa misma noche empezó a tratar con la gente que sufrió estos daños. Se los ayudó con naylon en el momento para pasar la noche y el domingo se los ayudó con chapas y materiales para reparar las casas", agregó.

Ortega coincidió en que la capital fue la más vapuleada, pero también registraron problemas en Villa Mercedes, Merlo, Quines, San Francisco y en zonas rurales. En el Potrero de los Funes, La Florida, Estancia Grande y del otro lado de las sierras, también en la Costa de los Comechingones, Papagayos, hasta Villa Larca. "Eran ráfagas de viento como huracanados, muy anormal para la provincia, porque además hubo lugares donde no fue tan grave como en Juana Koslay que fue una tormenta más", relató.

"En total reemplazamos unos 400 postes de luz en toda la provincia y recibimos varios miles de llamados, me atrevo a decir que unos 10.000. Tuvimos que reforzar desde el sábado a la noche con las cuadrillas de descanso, convocamos a todo el personal para poder atender la demanda. Fue una cosa fuera de serie, pero por suerte para el sábado a la noche el 95% del sistema estaba funcionado. El resto lo resolvimos entre el domingo y ayer", afirmó.

Para Ortega este fue un suceso "que nos puso a prueba en muchos aspectos, porque fue simultáneamente en muchos lugares y todos  de gran importancia. Creo que el sur de la provincia fue la única  zona donde no tuvimos inconvenientes por los vientos".

Logín