eldiariodelarepublica.com
La amarga postal de fin de año de los jubilados

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

La amarga postal de fin de año de los jubilados

En medio de los preparativos para las fiestas navideñas el paro bancario trajo ratos amargos e inconvenientes para la comunidad. 

Papá Noel trajo malas noticias. En medio de los preparativos para las fiestas navideñas el paro bancario trajo ratos amargos e inconvenientes para la comunidad. Desde el lunes que los jubilados y trabajadores querían cobrar pero no podían. Colas interminables en las cajas y cajeros hizo aflorar el malestar y la impaciencia que se exacerbó con las temperaturas calientes. Pero la peor postal se vio el jueves por la medianoche en una de las sucursales bancarias que atiende a la mayoría de jubilados.

Pocos minutos después de las cero llegaron los primeros clientes, entre ellos algunos abuelos, con reposeras, banquetas o apenas una colchita para empezar a hacer la fila y con la esperanza de llenar el bolsillo a primeras horas de la mañana. Al consultarles por qué el apuro contaron que habían ido a los cajeros en el día pero que nunca consiguieron sacar plata y que por eso arribaron a medianoche para tener prioridad. La imagen suele repetirse en cada luna previa a la jornada de cobro de los jubilados y produce pena. Que estén solos, a la intemperie, con bajas o altas temperaturas en la búsqueda de obtener su propio dinero temprano. En esas ocasiones la espera arranca a las 5 de la mañana pero para las fiestas, cuando las familias planean la cena, los regalos y el brindis, los pesos se vuelven urgentes. Algo que los bancarios, evidentemente, no tuvieron en cuenta...  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La amarga postal de fin de año de los jubilados

En medio de los preparativos para las fiestas navideñas el paro bancario trajo ratos amargos e inconvenientes para la comunidad. 

De madrugada. Reposeras para acompañar la espera.

Papá Noel trajo malas noticias. En medio de los preparativos para las fiestas navideñas el paro bancario trajo ratos amargos e inconvenientes para la comunidad. Desde el lunes que los jubilados y trabajadores querían cobrar pero no podían. Colas interminables en las cajas y cajeros hizo aflorar el malestar y la impaciencia que se exacerbó con las temperaturas calientes. Pero la peor postal se vio el jueves por la medianoche en una de las sucursales bancarias que atiende a la mayoría de jubilados.

Pocos minutos después de las cero llegaron los primeros clientes, entre ellos algunos abuelos, con reposeras, banquetas o apenas una colchita para empezar a hacer la fila y con la esperanza de llenar el bolsillo a primeras horas de la mañana. Al consultarles por qué el apuro contaron que habían ido a los cajeros en el día pero que nunca consiguieron sacar plata y que por eso arribaron a medianoche para tener prioridad. La imagen suele repetirse en cada luna previa a la jornada de cobro de los jubilados y produce pena. Que estén solos, a la intemperie, con bajas o altas temperaturas en la búsqueda de obtener su propio dinero temprano. En esas ocasiones la espera arranca a las 5 de la mañana pero para las fiestas, cuando las familias planean la cena, los regalos y el brindis, los pesos se vuelven urgentes. Algo que los bancarios, evidentemente, no tuvieron en cuenta...  

Logín