eldiariodelarepublica.com
El sexismo, un vicio que persiste en algunos medios de comunicación

Escuchanos EN VIVO!
X

El sexismo, un vicio que persiste en algunos medios de comunicación

Los varones reciben tres veces más espacio y tiempo de información que el que le destinan a las disciplinas que practica las mujeres.

Ellas ganan, se sacrifican, entrenan, se imponen y muchos medios destacan sus "curvas", hacen un ranking de las más bonitas o recuerdan que en realidad son esposas de alguien conocido.

Luego de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se puso la lupa sobre este tratamiento. Durante la última competencia olímpica el 45 por ciento de los atletas fueron mujeres y pese a que se encontraban en el más alto y respetado nivel de competición no recibían el mismo trato que los hombres.

La premisa, se sostiene en una investigación que inició la Universidad de Cambridge que analizó más de 160 millones de palabras de diarios, blogs y posts en redes sociales y el resultado arrojó diferencias abismales.

El informe expuso que los varones reciben tres veces más espacio o tiempo en la información dedicada al ámbito deportivo y cuando se habla sobre las mujeres se acostumbra a mencionar también su situación civil (si son solteras o tienen pareja estable), su apariencia o su edad.

Estas son las palabras que más se usaron para referirse a las mujeres (y no para los hombres): “edad”, “mayor”, “embarazada”, “casada”, “soltera”.

En cambio, las palabras más utilizadas para definir los hombres fueron: “rápido”, “fuerte”, “grande”, “real”, “fantástico”.

Cuando se habla de sus respectivas pruebas en las olimpiadas, los hombres merecen denominaciones como “genio”, “ganar”, “dominar” y “batalla”, mientras las mujeres reciben “”competir”, “luchar” o “participar”.

Según los cronistas deportivos, las mujeres "compiten", "luchan" o "participan", mientras que los hombres "ganan" y "dominan" en "batallas". Eso, sin contar cómo se las infantiliza llamándolas "chicas", mientras que a los hombres rara vez se les llama "chicos".

El estudio también revela algunos titulares como por ejemplo, "el trío de las gorditas roza el milagro olímpico" (de un diario de Italia), o exponen una noticias en  donde se exalta que "la mujer de un jugador de los Chicago Bears gana una medalla de bronce" o que "Hosszu logra el récord mundial gracias a su marido" (ambos de Estados Unidos), o que, en lugar de deportistas, hay "buenorras internacionales en los Juegos de Río" (de España).

"La investigación sugiere que vamos a discutir la longitud de la falda de Heather Watson en lugar de sus posibilidades de ser la primera mujer de Reino Unido de ganar una medalla de oro en tenis desde 1908", afirman los expertos en el resumen del estudio colgado en la web.

Las referencias a las mujeres en el deporte "se concentran de manera desproporcionada en la apariencia, la ropa, su vida personal, poniendo más énfasis en su estética que en sus capacidades atléticas".

En Argentina los ejemplos abundaron: "Diez caras bonitas que se verán en Río”, tituló el diario Clarín en su edición del 2 de agosto de 2016.

El mismo día, el periódico deportivo Olé explicaba a sus lectores por qué “Las muñecas suecas” captaron la atención de miles: “Rubias a más no poder, ojos claros por doquier y figuras estilizadas lograron que los presentes se dieran vuelta para verlas. No quiere decir que otros países, como el nuestro, tengan sus bellezas”.

Un canal de noticias tituló “Las seis atletas más sexys de los Juegos de Río de Janeiro” y armó su “noticia ganadora” con los tuits personales de las deportistas.

Muchas son las voces que se alzan contra las producciones fotográficas de suplementos deportivos con mujeres casi desnudas.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El sexismo, un vicio que persiste en algunos medios de comunicación

Enfoque. Los medios tienden a resaltar aspectos estéticos de las mujeres por sobre sus logros.

Los varones reciben tres veces más espacio y tiempo de información que el que le destinan a las disciplinas que practica las mujeres.

Ellas ganan, se sacrifican, entrenan, se imponen y muchos medios destacan sus "curvas", hacen un ranking de las más bonitas o recuerdan que en realidad son esposas de alguien conocido.

Luego de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se puso la lupa sobre este tratamiento. Durante la última competencia olímpica el 45 por ciento de los atletas fueron mujeres y pese a que se encontraban en el más alto y respetado nivel de competición no recibían el mismo trato que los hombres.

La premisa, se sostiene en una investigación que inició la Universidad de Cambridge que analizó más de 160 millones de palabras de diarios, blogs y posts en redes sociales y el resultado arrojó diferencias abismales.

El informe expuso que los varones reciben tres veces más espacio o tiempo en la información dedicada al ámbito deportivo y cuando se habla sobre las mujeres se acostumbra a mencionar también su situación civil (si son solteras o tienen pareja estable), su apariencia o su edad.

Estas son las palabras que más se usaron para referirse a las mujeres (y no para los hombres): “edad”, “mayor”, “embarazada”, “casada”, “soltera”.

En cambio, las palabras más utilizadas para definir los hombres fueron: “rápido”, “fuerte”, “grande”, “real”, “fantástico”.

Cuando se habla de sus respectivas pruebas en las olimpiadas, los hombres merecen denominaciones como “genio”, “ganar”, “dominar” y “batalla”, mientras las mujeres reciben “”competir”, “luchar” o “participar”.

Según los cronistas deportivos, las mujeres "compiten", "luchan" o "participan", mientras que los hombres "ganan" y "dominan" en "batallas". Eso, sin contar cómo se las infantiliza llamándolas "chicas", mientras que a los hombres rara vez se les llama "chicos".

El estudio también revela algunos titulares como por ejemplo, "el trío de las gorditas roza el milagro olímpico" (de un diario de Italia), o exponen una noticias en  donde se exalta que "la mujer de un jugador de los Chicago Bears gana una medalla de bronce" o que "Hosszu logra el récord mundial gracias a su marido" (ambos de Estados Unidos), o que, en lugar de deportistas, hay "buenorras internacionales en los Juegos de Río" (de España).

"La investigación sugiere que vamos a discutir la longitud de la falda de Heather Watson en lugar de sus posibilidades de ser la primera mujer de Reino Unido de ganar una medalla de oro en tenis desde 1908", afirman los expertos en el resumen del estudio colgado en la web.

Las referencias a las mujeres en el deporte "se concentran de manera desproporcionada en la apariencia, la ropa, su vida personal, poniendo más énfasis en su estética que en sus capacidades atléticas".

En Argentina los ejemplos abundaron: "Diez caras bonitas que se verán en Río”, tituló el diario Clarín en su edición del 2 de agosto de 2016.

El mismo día, el periódico deportivo Olé explicaba a sus lectores por qué “Las muñecas suecas” captaron la atención de miles: “Rubias a más no poder, ojos claros por doquier y figuras estilizadas lograron que los presentes se dieran vuelta para verlas. No quiere decir que otros países, como el nuestro, tengan sus bellezas”.

Un canal de noticias tituló “Las seis atletas más sexys de los Juegos de Río de Janeiro” y armó su “noticia ganadora” con los tuits personales de las deportistas.

Muchas son las voces que se alzan contra las producciones fotográficas de suplementos deportivos con mujeres casi desnudas.

Logín