eldiariodelarepublica.com
Insólito velorio en Puerto Rico, sentado en un bar

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Insólito velorio en Puerto Rico, sentado en un bar


Este extraño velorio causó conmoción en Puerto Rico, cuando una familia decidió homenajear a un hombre sentándolo en un bar, tomando cerveza y jugando una partida de dominó, mientras festejaba su cumpleaños.


Jomar Aguayo, tenía 23 años y murió durante un tiroteo el fin de semana pasado. Su familia decidió embalsamarlo, vestirlo con ropa deportiva, una gorra azul ponerle anteojos de sol que cubrían sus ojos, y  sentarlo en una de las mesas del bar de su madre, en la que se colocaron fichas de dominó, una gran botella de cerveza y un paquete de cigarrillos.


Y a pesar de la pérdida de su hijo, Carmín veló al joven de esa peculiar manera, mientras celebraba su propio cumpleaños, con música, bebida y comida.


El insólito velatorio fue encargado a la Funeraria Marín de la capital puertorriqueña, su propietaria, Tamaris Marín, dijo que este tipo de velorios responden a un cambio de tendencia en las costumbres. "No me parece de mal gusto, porque todas las personas tienen el derechos a ser veladas como quieran. Se puede considerar, incluso, una obra de arte". Y agregó  que reconoció que su funeraria se ha especializado en preparar este tipo de velorios poco convencionales.


Agencias


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Insólito velorio en Puerto Rico, sentado en un bar

Jomar Aguayo, tenía 23 años y murió durante un tiroteo el fin de semana pasado | Foto: -Gentileza

Este extraño velorio causó conmoción en Puerto Rico, cuando una familia decidió homenajear a un hombre sentándolo en un bar, tomando cerveza y jugando una partida de dominó, mientras festejaba su cumpleaños.


Jomar Aguayo, tenía 23 años y murió durante un tiroteo el fin de semana pasado. Su familia decidió embalsamarlo, vestirlo con ropa deportiva, una gorra azul ponerle anteojos de sol que cubrían sus ojos, y  sentarlo en una de las mesas del bar de su madre, en la que se colocaron fichas de dominó, una gran botella de cerveza y un paquete de cigarrillos.


Y a pesar de la pérdida de su hijo, Carmín veló al joven de esa peculiar manera, mientras celebraba su propio cumpleaños, con música, bebida y comida.


El insólito velatorio fue encargado a la Funeraria Marín de la capital puertorriqueña, su propietaria, Tamaris Marín, dijo que este tipo de velorios responden a un cambio de tendencia en las costumbres. "No me parece de mal gusto, porque todas las personas tienen el derechos a ser veladas como quieran. Se puede considerar, incluso, una obra de arte". Y agregó  que reconoció que su funeraria se ha especializado en preparar este tipo de velorios poco convencionales.


Agencias


Logín