eldiariodelarepublica.com
editorial

Escuchá acá la 90.9
X

Pasos firmes para controlar el ébola

La confirmación de que existe una cura para el ébola es una noticia científica de enorme impacto positivo. Paulatinamente, la gente de República Democrática del Congo (RDC) comienza a saber que los científicos descubrieron dos medicamentos que son efectivos en el tratamiento del ébola, lo que ayuda a reducir el miedo que despertó el último brote de la enfermedad en el país. Pero queda mucho para controlar el virus.
Tras meses de intensa investigación, se encontró que dos drogas analizadas, la mAb114 y REGN-EB3, resultaron efectivas en un ensayo clínico, según una comunicación conjunta, el 12 de agosto, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias instituciones de RDC que participaron en el hallazgo.
Es el primer ensayo multidrogas de un medicamento para controlar el muy letal virus del ébola, que cobró la vida de unas 1.800 personas desde agosto de 2018.
“Estas son muy buenas noticias para los pacientes”, dijo la médica Esther Sterk, asesora de Médicos Sin Fronteras (MSF) para Enfermedades Tropicales. “Es bueno que se recomienden estos dos medicamentos porque no solo esperamos que mejoren sus posibilidades de supervivencia, sino que también son más fáciles de administrar para el personal médico”, añadió.
Pero el último brote de enfermos por el virus generó temor entre las comunidades locales. Con los epicentros del brote en áreas mayormente afectadas por conflictos, las comunidades tienen miedo y desconfianza de los trabajadores médicos. Según los informes, muchos también encontraron que el proceso de detección de la enfermedad era intimidante.
El 13 de agosto, Goma, la capital de la provincia de Kivu del Norte y una ciudad de dos millones de personas, se llenó de manifestaciones después de que se difundió la noticia de que dos pacientes con ébola habían sido sanados y dados de alta en centros sanitarios locales.
“La gente lo malinterpretó y pensó que el gobierno y los blancos estaban conspirando para infectarnos a todos con ébola al dejar que estos pacientes se fueran a sus casas. Solo más tarde ese día nos dijeron que estas personas recibieron el alta porque fueron tratadas con una nueva cura que se acaba de encontrar “, dijo el comerciante Christian Kasereka.
En julio, Marixie Mercado, portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), dijo que “el brote de ébola se está produciendo en un entorno extremadamente complejo y la respuesta debe tener en cuenta los desafíos políticos, socioculturales y de seguridad”.
Ella explicó que por esa razón Unicef estaba liderando el trabajo de participación comunitaria. “Trabajamos con una amplia franja de líderes comunitarios y religiosos influyentes, medios de comunicación, escuelas y sobrevivientes del ébola, para brindar conocimientos cruciales sobre síntomas, prevención y tratamiento a los hogares y comunidades más expuestos”, explicó.
“Estamos aprendiendo de la investigación y el análisis intensivos y continuos de los comentarios de la comunidad para comprender mejor las necesidades locales, los temores y las preocupaciones, y para adaptar la respuesta de maneras que sean social y culturalmente aceptables. Existe una creciente participación de la comunidad sobre los mecanismos de  respuesta, pero es necesario que esa participación sea mucho mayor”, planteó Mercado entonces.
A juicio de Unicef y de otras agencias internacionales hace falta una mayor apropiación y comprensión de la comunidad para detener el brote en las zonas conflictivas de RDC, como evidenciaron las protestas en Goma.
Sterk advirtió que si bien los medicamentos mejoraron las posibilidades de supervivencia de los pacientes, los equipos que trabajan en el terreno no podían relajarse, ya que era imperativo encontrar formas de reducir la transmisión.
Los dos medicamentos mejoran las probabilidades de cura de los pacientes, “pero los desafíos persisten”. Entre ellos, la necesidad de “romper la cadena de transmisión, mejorar el seguimiento de los contactos, alentar a las personas a que se presenten en un centro de salud lo antes posible, así como apoyar la infraestructura de atención médica en la región para que ésta se mantenga durante este periodo crítico”. Por ahora se trata de los primeros pasos firmes para controlar el ébola. Ésa es una gran noticia.

El divorcio eterno

La esperanza es joven

Acuerdos bajo riesgo

Logín