Escuchá acá la 90.9
X

Este lunes harán los alegatos en el juicio oral por el secuestro de Jair

El último día de audiencias en el debate oral por la sustracción de Jair Luchessi transcurrió casi como un trámite en la Cámara Penal Nº 1 de Villa Mercedes. Los dos testigos previstos para esa jornada no comparecieron y sus testimonios, junto a otros que habían quedado pendientes, fueron reprogramados para mañana a la par de los alegatos de las partes.
Será a partir de las 17. Los testimonios que restan son los de Raúl Osvaldo Suárez y la médica policial Sonia Palloni.
El presidente del tribunal, Humberto Agundez, aprovechó la ocasión y repasó los testigos interrogados y los que no lo han sido. Leyó, entonces, las declaraciones de Verónica Escudero, Luis Adrián Urgiles, Germán Bonafede, Jorge Condori, Matías Rodríguez y José Alejandro Gil. Al mismo tiempo, las partes desistieron de citar nuevamente a Micaela Molina, otra de las personas que no comparecieron.
El juicio por el robo del bebé, ocurrido la fría noche del 26 de setiembre de 2012, fue reanudado el martes. Antes de que el proceso retomara su curso, la Cámara dejó sin efecto las tres audiencias que tomaron a mediados de abril. Fue porque en la última de ellas no contaron con la vocal Clotilde Montoya de Zucco, quien sufrió la fractura de un brazo.
Al igual que la primera vez, los acusados Karen Denasio y Pedro Flores se abstuvieron de declarar. En seguidilla, declararon Elba Cortez, la abuela de Jair, y Liliana Luchessi, la madre de la criatura.
Los relatos de ambas fueron casi un calco de lo que contaron hace casi tres años, cuando les arrebataron el bebé. Liliana, quien llegó desde la penitenciaría de San Luis, donde está desde julio, procesada por la muerte del nene, dijo que la noche del rapto Flores fue hasta su casa del barrio San José. Cuando llegó, le pidió que lo acompañara unas cuadras, porque tenía un dinero que cobrar.
Ella aceptó. Según dejó en claro, no tenía por qué desconfiar: el imputado iba a ser el padrino del nene. Con el chiquito en brazos ella subió a lo que describió como "una camioneta amarilla". Cuando el acusado estacionó en Pringles y Olloqui, a esperar a esa supuesta persona que tenía que pagarle a Flores, se acercó una pareja joven.
Mientras la desconocida trataba de abrir la puerta del acompañante, donde estaba Liliana, el que venía con ella se puso a dialogar con Flores. Después de un forcejeo para quitarle la criatura, en la que el futuro padrino ni se inmutó, la pareja se llevó a Jair.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Este lunes harán los alegatos en el juicio oral por el secuestro de Jair

Los acusados, Denasio (izquierda) y Flores (derecha) junto al defensor oficial javier vallejos.

El último día de audiencias en el debate oral por la sustracción de Jair Luchessi transcurrió casi como un trámite en la Cámara Penal Nº 1 de Villa Mercedes. Los dos testigos previstos para esa jornada no comparecieron y sus testimonios, junto a otros que habían quedado pendientes, fueron reprogramados para mañana a la par de los alegatos de las partes.
Será a partir de las 17. Los testimonios que restan son los de Raúl Osvaldo Suárez y la médica policial Sonia Palloni.
El presidente del tribunal, Humberto Agundez, aprovechó la ocasión y repasó los testigos interrogados y los que no lo han sido. Leyó, entonces, las declaraciones de Verónica Escudero, Luis Adrián Urgiles, Germán Bonafede, Jorge Condori, Matías Rodríguez y José Alejandro Gil. Al mismo tiempo, las partes desistieron de citar nuevamente a Micaela Molina, otra de las personas que no comparecieron.
El juicio por el robo del bebé, ocurrido la fría noche del 26 de setiembre de 2012, fue reanudado el martes. Antes de que el proceso retomara su curso, la Cámara dejó sin efecto las tres audiencias que tomaron a mediados de abril. Fue porque en la última de ellas no contaron con la vocal Clotilde Montoya de Zucco, quien sufrió la fractura de un brazo.
Al igual que la primera vez, los acusados Karen Denasio y Pedro Flores se abstuvieron de declarar. En seguidilla, declararon Elba Cortez, la abuela de Jair, y Liliana Luchessi, la madre de la criatura.
Los relatos de ambas fueron casi un calco de lo que contaron hace casi tres años, cuando les arrebataron el bebé. Liliana, quien llegó desde la penitenciaría de San Luis, donde está desde julio, procesada por la muerte del nene, dijo que la noche del rapto Flores fue hasta su casa del barrio San José. Cuando llegó, le pidió que lo acompañara unas cuadras, porque tenía un dinero que cobrar.
Ella aceptó. Según dejó en claro, no tenía por qué desconfiar: el imputado iba a ser el padrino del nene. Con el chiquito en brazos ella subió a lo que describió como "una camioneta amarilla". Cuando el acusado estacionó en Pringles y Olloqui, a esperar a esa supuesta persona que tenía que pagarle a Flores, se acercó una pareja joven.
Mientras la desconocida trataba de abrir la puerta del acompañante, donde estaba Liliana, el que venía con ella se puso a dialogar con Flores. Después de un forcejeo para quitarle la criatura, en la que el futuro padrino ni se inmutó, la pareja se llevó a Jair.

Logín