eldiariodelarepublica.com
Mones Ruiz: "La gente reclama seguridad, pero también justicia”

Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Mones Ruiz: "La gente reclama seguridad, pero también justicia”


El Gobierno de San Luis prepara un paquete de proyectos de ley que presentará esta semana en la Legislatura provincial para que los diputados y senadores los analicen. Se trata de textos que, en caso de ser aprobados, intentarán ser herramientas para reducir la inseguridad y ayudar al Poder Judicial en la administración de Justicia. Entre la batería de normas que el Ejecutivo impulsa se destacan la división de los juzgados de Familia, la creación de tribunales multifueros en el interior, la reinstalación de foros contravencionales y la nueva ley de bomberos voluntarios.


Para conocer más detalles de los proyectos que prepara el Estado, El Diario de la República dialogó con el ministro de Gobierno, Justicia, Culto y Transporte, Eduardo Mones Ruiz, quien explicó puntos de distintos artículos que en pocos días llegarán al parlamento puntano y opinó sobre la seguridad local sin dejar de lado el comportamiento actual del sistema judicial en la provincia.



—Presentarán un proyecto que apunta a dividir los juzgados de familia, ¿por qué? ¿Dónde radica la intención de separar su tarea?


—Son dos los motivos por los cuales vamos a dividir los juzgados de Familia. Uno es porque, claramente, han quedado con muchísimo trabajo. Tienen muchísimas causas. Pero además porque su labor actual abarca muchas competencias, que son disímiles. Los juzgados de Familia hoy, como están estructurados, tienen todos los temas de familia. Deben hacerse cargo de absolutamente de todos los conflictos: civiles, los referidos a violencia familiar, violencia con adultos mayores, agresiones entre parejas a pesar de no ser convivientes. Y por el otro lado, tienen todo lo relacionado a la minoridad, niños niñas y adolescentes. Entonces para que puedan separar sus competencias y haya especializaciones pensamos en la creación de los juzgados de Niñez y Adolescencia. Que intervendrán en muchos temas. También será protagonista cuando el niño entre en conflicto con la ley penal. Hoy, además, los juzgados atienden la cuestión penal de los menores. Si sumamos todo lo que tienen para resolver, para un solo juez, es una competencia enorme. Es mucho.



—¿Es un trabajo integral?


—Exacto. De esta manera, al dividir las competencias, lograremos una mayor especialización. Por otro lado, mayor eficiencia y más inmediatez en la resolución de los casos. Es una reforma integral del fuero de familia. Es un avance muy importante, estamos convencidos que, a través de esta reforma, todo el fuero familiar mejorará mucho.



—¿Los juzgados de Familia que hoy están en plena labor seguirán tal cuál están? ¿Cómo será su responsabilidad si se produce esta reforma?


—En la actualidad hay dos juzgados de Familia y menores acá en San Luis, dos en Villa Mercedes y uno en Concarán. Seguirán existiendo, pero con la competencia acotada. Porque se crearán el de violencia y el de niñez y adolescencia. Los juzgados de Familia vigentes seguirán trabajando con las relaciones de familia pero en la parte civil como por ejemplo divorcios, alimentos, tutelas, guardas judiciales, inscripción de nacimientos. Todo lo relacionado a lo parental irá a los actuales juzgados de familia, pero apegados a lo civil.



—¿Cómo fueron las primeras repercusiones en el ámbito judicial tras conocer estas variantes?


—Cuando se conocieron los primeros puntos de este proyecto, hubo un poco de confusión. Algunos creían que íbamos a disolver uno de los dos juzgados actuales para formar otro. Y no es así. En absoluto. Habrá cuatro juzgados, vamos a crear nuevos ámbitos, con más especializaciones, con competencias definidas. Hoy los jueces de familia están desbordados. Es la realidad. Intentaremos desarrollar una reforma integral en lo familiar.



—Hablemos de lo penal, ¿apuntarán a algo similar en este ámbito?


—Antes de ir a lo estrictamente penal vale la pena preguntarnos, ¿cómo está estructurado hoy?. Hasta el año 2013, los juzgados de Instrucción se llamaban juzgados en lo Penal, Correccional y Contravencional. Toda la competencia estaba dentro de cada uno de ellos. En 2013 en San Luis y Villa Mercedes se divide la competencia penal de la Correccional y Contravencional. Y se crean juzgados para estas áreas. Quedaron en la órbita de los juzgados de instrucción penal todos los delitos tipificados en el Código Penal con sanción mayor a los cuatro años, previstos en el manual. Y los delitos cuyo castigo fueran menores a cuatro años de castigo pasaron al juzgado Correcional. Esto se hizo pensando que se iba a lograr muchísima eficiencia en los juzgados penales porque había muchas causas de delitos menores. ¿Qué pasó entonces?. En Villa Mercedes durante un año, en el fuero correccional, entraron 6.500 causas y en los tres juzgados penales entraron 3.500. Quedó desbordado lo correccional y el juez no puede dedicarse de lleno a las contravenciones. Entonces, por un lado, crearemos un segundo Juzgado Correccional para San Luis, otro para Villa Mercedes porque son necesidades muy claras. Y, a partir de allí, vamos a profundizar el tema de la prevención creando un Juzgado Contravencional específico para estas faltas, que regulará toda la materia inherente al Código Contravencional de San Luis que hoy no se aplica para nada en ningún juzgado.



—¿Por qué no se aplica? ¿cuáles con los motivos?


—Hay dos motivos. La enorme cantidad de causas correccionales hace que, naturalmente, a la causa contravencional que, dentro de la escala, es la de menor sanción, se las vaya dejando de lado. Se hace una selección natural dentro de los juzgados porque se ocupan de lo más grave. Es decir, que primero analizan causas como los homicidios, o las violaciones, crímenes. Luego, aquellos que tienen presos involucrados. Eso genera una escalera, un grado de importancia natural que genera que lo contravencional quede de lado. Y de ese modo se van acumulando. Por eso pensamos que si creamos juzgados específicos para lo contravencional, esas causas tendrán avance inmediato y su respectiva resolución.



—¿Y cuál es la postura de la Policía respecto de esas causas contravencionales?


—Ante esta situación, que es real, la Policía también viene mostrando una reacción. Cada vez hace menos actas o instruye menos contravenciones porque sabe que las lleva al juzgado y no pasa nada. Saben que hacen un trabajo que termina en la nada. Por eso, ellos también dejan de ocuparse casi con naturalidad.



—Hay un trabajo que ustedes están haciendo sobre el Código Contravencional ¿Cómo marcha esa labor?


—Estamos reformando el Código Contravencional. Es un proyecto aparte porque, por ejemplo, hay un artículo específico en la norma actual que dice: 'El juzgado Contravencional intervendrá siempre y cuando no actúe el juez de Falta Municipal'.  Lo cual lo convierte en no operativo al Juzgado Contravencional en las ciudades de San Luis y Villa Mercedes, que tienen su propio Código de Faltas. Esto lo queremos modificar para decir: 'Las causas que instruye la Policía de la Provincia, van al juez Contravencional. Y las que llevan adelante los inspectores municipales, van al fuero que atiende el juez deFaltas de la ciudad'. Por supuesto que no nos vamos a meter con la habilitación comercial u otros ítems de competencia municipal, esas son cuestiones de las comunas. Vamos a atender situaciones relacionadas a lo que regule el nuevo Código Contravencional.



—Hoy la sociedad vive con mucha sensibilidad los hechos de inseguridad ¿Cuál es su opinión sobre el panorama actual?


—Hoy la sociedad demanda seguridad, pero también justicia. Son dos temas. Lo de la seguridad quizás le competa más al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo en cuanto a responsabilidades. Ahora, lo de la Justicia le compete al Poder Judicial. Eso tenemos que entenderlo y no podemos hacer ficciones. No podemos decir que habrá inseguridad cero. Eso es ficción. Vivimos en una sociedad complicada, violenta, con injusticia social que genera, aún en la sociedad más desarrollada, que surja algún episodio de inseguridad. No podemos mentir, hacer ficción y decir 'inseguridad cero'. Lo que sí le tenemos que garantizar a la sociedad es que haya justicia. Eso se hace de distintos modos. Uno de ellos es que, si el Poder Judicial, entiende que necesita más juzgados, más jueces buenos, acá están los proyectos de ley.


Lamentablemente, la sociedad percibe que los únicos que tienen derecho en esta relación jurídico-penal son los delincuentes. Si la gente percibe que la víctima no tiene ningún derecho, también el Poder Judicial debe entender que esas demandas también los enmarca a ellos. No están exentos. Y entender que, de alguna manera, nos deben dejar trabajar a nosotros en la prevención. Digo esto porque parece que no hubiera obligaciones entre la sociedad.



—¿Por ejemplo?


—Por ejemplo, ¿tienen responsabilidad los padres sobre la conducta de sus hijos, aún en acciones que no sean de naturaleza penal?. ¡Claro que la tienen! Un padre no se puede desligar fácilmente de sus niños. Tienen la responsabilidad de haber traído hijos al mundo que hoy viven en nuestra sociedad. No se pueden desligar los papás de sus hijos como hacen con muchas otras cuestiones. Son situaciones en las que hay que trabajar y por eso decimos que esto es un plan integral. Porque hay medidas para mejorar el trabajo de la Policía con mucha inversión en tecnología para mejorar la seguridad, medidas para capacitación del policía a través del Instituto de Seguridad, más móviles, vendrá una especialización en las distintas áreas de la fuerza. Y a su vez, hay mucha inversión social que también está dentro de este plan integral. Esta inversión de 100 millones de pesos del Gobierno hacia los clubes tiene mucho que ver con la prevención. Porque mientras más cerca estén los chicos con el deporte, más lejos estarán de la droga, el alcohol o el delito.


—¿Está conforme con lo realizado este año en cuanto a las medidas que impulsaron para mejorar el servicio de  justicia?


—Desde que el Gobernador asumió, en diciembre pasado, se crearon más juzgados que en muchísimos otros años juntos. Al comenzar su mandato, Alberto adelantó que crearía más juzgados y actualmente tenemos al multifueros de Dupuy, también Ayacucho, ahora presentaremos el proyecto para crear el de San Martín, impulsamos la división para más juzgados de Familia con la división de sus competencias. Queremos poner en marcha otros del ámbito correcional para San Luis y otro para Villa Mercedes, y lo mismo haremos con los contavencionales. Lo de los multifueron permite la inmediatez entre el juzgador y la persona que necesita el servicio de la justicia. Antes, desde Dupuy tenían que ir hasta Villa Mercedes y de Ayacucho a San Luis capital. Ahora irán sólo hasta San Francisco.


Pero no termina acá, porque el Gobernador quiere que cada departamento tenga su juzgado multifueros. Vamos a continuar en esta línea, trabajando en el sistema de seguridad y acercando herramientas para que el servicio de justicia mejore.



—¿Cómo piensan encarar el tema de aquellos menores que los empujan a la mendicidad?


—El Código Contravencional nos tiene que servir junto a su fuero para la prevención. Con esos chicos que todos vemos, tenemos que saber qué pasa. ¿Hasta qué hora están en la calle, cómo los cuidan los padres?. Tengo confianza en que la reforma del código nos va a ayudar. Porque hablará de la responsabilidad de los adultos como padres  en una sociedad. Eso es indelegable. Si no están en condiciones de responder, habrá que pedir ayuda, pero no es así como se estructura una sociedad.


"Para bomberos habrá una buena ley"


"En primer lugar, el Gobierno tomó la decisión de elevar un nuevo proyecto de ley para Bomberos Voluntarios. Estamos trabajando con la Federación de Bomberos y por ejemplo ya se avanzó en que la nueva norma, en su articulado, impondrá que un bombero que no cuente con la obra social obtenga su cobertura  médica por parte del Estado provincial. Seguimos trabajando en otros temas como por ejemplo en capacitaciones. También recibirán una CIPE especial para bomberos e impulsamos otras reivindicaciones. En sus artículos la norma atenderá otras demandas del sector. La de Bomberos será una buena ley", expresó Mones Ruiz.  


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Mones Ruiz: "La gente reclama seguridad, pero también justicia”

Diálogo. "Si dividimos las competencias en los juzgados familiares tendremos mayor celeridad y especializaciones. Hoy los jueces están desbordados de causas", dijo. Foto: Alejandro Lorda.

El Gobierno de San Luis prepara un paquete de proyectos de ley que presentará esta semana en la Legislatura provincial para que los diputados y senadores los analicen. Se trata de textos que, en caso de ser aprobados, intentarán ser herramientas para reducir la inseguridad y ayudar al Poder Judicial en la administración de Justicia. Entre la batería de normas que el Ejecutivo impulsa se destacan la división de los juzgados de Familia, la creación de tribunales multifueros en el interior, la reinstalación de foros contravencionales y la nueva ley de bomberos voluntarios.


Para conocer más detalles de los proyectos que prepara el Estado, El Diario de la República dialogó con el ministro de Gobierno, Justicia, Culto y Transporte, Eduardo Mones Ruiz, quien explicó puntos de distintos artículos que en pocos días llegarán al parlamento puntano y opinó sobre la seguridad local sin dejar de lado el comportamiento actual del sistema judicial en la provincia.



—Presentarán un proyecto que apunta a dividir los juzgados de familia, ¿por qué? ¿Dónde radica la intención de separar su tarea?


—Son dos los motivos por los cuales vamos a dividir los juzgados de Familia. Uno es porque, claramente, han quedado con muchísimo trabajo. Tienen muchísimas causas. Pero además porque su labor actual abarca muchas competencias, que son disímiles. Los juzgados de Familia hoy, como están estructurados, tienen todos los temas de familia. Deben hacerse cargo de absolutamente de todos los conflictos: civiles, los referidos a violencia familiar, violencia con adultos mayores, agresiones entre parejas a pesar de no ser convivientes. Y por el otro lado, tienen todo lo relacionado a la minoridad, niños niñas y adolescentes. Entonces para que puedan separar sus competencias y haya especializaciones pensamos en la creación de los juzgados de Niñez y Adolescencia. Que intervendrán en muchos temas. También será protagonista cuando el niño entre en conflicto con la ley penal. Hoy, además, los juzgados atienden la cuestión penal de los menores. Si sumamos todo lo que tienen para resolver, para un solo juez, es una competencia enorme. Es mucho.



—¿Es un trabajo integral?


—Exacto. De esta manera, al dividir las competencias, lograremos una mayor especialización. Por otro lado, mayor eficiencia y más inmediatez en la resolución de los casos. Es una reforma integral del fuero de familia. Es un avance muy importante, estamos convencidos que, a través de esta reforma, todo el fuero familiar mejorará mucho.



—¿Los juzgados de Familia que hoy están en plena labor seguirán tal cuál están? ¿Cómo será su responsabilidad si se produce esta reforma?


—En la actualidad hay dos juzgados de Familia y menores acá en San Luis, dos en Villa Mercedes y uno en Concarán. Seguirán existiendo, pero con la competencia acotada. Porque se crearán el de violencia y el de niñez y adolescencia. Los juzgados de Familia vigentes seguirán trabajando con las relaciones de familia pero en la parte civil como por ejemplo divorcios, alimentos, tutelas, guardas judiciales, inscripción de nacimientos. Todo lo relacionado a lo parental irá a los actuales juzgados de familia, pero apegados a lo civil.



—¿Cómo fueron las primeras repercusiones en el ámbito judicial tras conocer estas variantes?


—Cuando se conocieron los primeros puntos de este proyecto, hubo un poco de confusión. Algunos creían que íbamos a disolver uno de los dos juzgados actuales para formar otro. Y no es así. En absoluto. Habrá cuatro juzgados, vamos a crear nuevos ámbitos, con más especializaciones, con competencias definidas. Hoy los jueces de familia están desbordados. Es la realidad. Intentaremos desarrollar una reforma integral en lo familiar.



—Hablemos de lo penal, ¿apuntarán a algo similar en este ámbito?


—Antes de ir a lo estrictamente penal vale la pena preguntarnos, ¿cómo está estructurado hoy?. Hasta el año 2013, los juzgados de Instrucción se llamaban juzgados en lo Penal, Correccional y Contravencional. Toda la competencia estaba dentro de cada uno de ellos. En 2013 en San Luis y Villa Mercedes se divide la competencia penal de la Correccional y Contravencional. Y se crean juzgados para estas áreas. Quedaron en la órbita de los juzgados de instrucción penal todos los delitos tipificados en el Código Penal con sanción mayor a los cuatro años, previstos en el manual. Y los delitos cuyo castigo fueran menores a cuatro años de castigo pasaron al juzgado Correcional. Esto se hizo pensando que se iba a lograr muchísima eficiencia en los juzgados penales porque había muchas causas de delitos menores. ¿Qué pasó entonces?. En Villa Mercedes durante un año, en el fuero correccional, entraron 6.500 causas y en los tres juzgados penales entraron 3.500. Quedó desbordado lo correccional y el juez no puede dedicarse de lleno a las contravenciones. Entonces, por un lado, crearemos un segundo Juzgado Correccional para San Luis, otro para Villa Mercedes porque son necesidades muy claras. Y, a partir de allí, vamos a profundizar el tema de la prevención creando un Juzgado Contravencional específico para estas faltas, que regulará toda la materia inherente al Código Contravencional de San Luis que hoy no se aplica para nada en ningún juzgado.



—¿Por qué no se aplica? ¿cuáles con los motivos?


—Hay dos motivos. La enorme cantidad de causas correccionales hace que, naturalmente, a la causa contravencional que, dentro de la escala, es la de menor sanción, se las vaya dejando de lado. Se hace una selección natural dentro de los juzgados porque se ocupan de lo más grave. Es decir, que primero analizan causas como los homicidios, o las violaciones, crímenes. Luego, aquellos que tienen presos involucrados. Eso genera una escalera, un grado de importancia natural que genera que lo contravencional quede de lado. Y de ese modo se van acumulando. Por eso pensamos que si creamos juzgados específicos para lo contravencional, esas causas tendrán avance inmediato y su respectiva resolución.



—¿Y cuál es la postura de la Policía respecto de esas causas contravencionales?


—Ante esta situación, que es real, la Policía también viene mostrando una reacción. Cada vez hace menos actas o instruye menos contravenciones porque sabe que las lleva al juzgado y no pasa nada. Saben que hacen un trabajo que termina en la nada. Por eso, ellos también dejan de ocuparse casi con naturalidad.



—Hay un trabajo que ustedes están haciendo sobre el Código Contravencional ¿Cómo marcha esa labor?


—Estamos reformando el Código Contravencional. Es un proyecto aparte porque, por ejemplo, hay un artículo específico en la norma actual que dice: 'El juzgado Contravencional intervendrá siempre y cuando no actúe el juez de Falta Municipal'.  Lo cual lo convierte en no operativo al Juzgado Contravencional en las ciudades de San Luis y Villa Mercedes, que tienen su propio Código de Faltas. Esto lo queremos modificar para decir: 'Las causas que instruye la Policía de la Provincia, van al juez Contravencional. Y las que llevan adelante los inspectores municipales, van al fuero que atiende el juez deFaltas de la ciudad'. Por supuesto que no nos vamos a meter con la habilitación comercial u otros ítems de competencia municipal, esas son cuestiones de las comunas. Vamos a atender situaciones relacionadas a lo que regule el nuevo Código Contravencional.



—Hoy la sociedad vive con mucha sensibilidad los hechos de inseguridad ¿Cuál es su opinión sobre el panorama actual?


—Hoy la sociedad demanda seguridad, pero también justicia. Son dos temas. Lo de la seguridad quizás le competa más al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo en cuanto a responsabilidades. Ahora, lo de la Justicia le compete al Poder Judicial. Eso tenemos que entenderlo y no podemos hacer ficciones. No podemos decir que habrá inseguridad cero. Eso es ficción. Vivimos en una sociedad complicada, violenta, con injusticia social que genera, aún en la sociedad más desarrollada, que surja algún episodio de inseguridad. No podemos mentir, hacer ficción y decir 'inseguridad cero'. Lo que sí le tenemos que garantizar a la sociedad es que haya justicia. Eso se hace de distintos modos. Uno de ellos es que, si el Poder Judicial, entiende que necesita más juzgados, más jueces buenos, acá están los proyectos de ley.


Lamentablemente, la sociedad percibe que los únicos que tienen derecho en esta relación jurídico-penal son los delincuentes. Si la gente percibe que la víctima no tiene ningún derecho, también el Poder Judicial debe entender que esas demandas también los enmarca a ellos. No están exentos. Y entender que, de alguna manera, nos deben dejar trabajar a nosotros en la prevención. Digo esto porque parece que no hubiera obligaciones entre la sociedad.



—¿Por ejemplo?


—Por ejemplo, ¿tienen responsabilidad los padres sobre la conducta de sus hijos, aún en acciones que no sean de naturaleza penal?. ¡Claro que la tienen! Un padre no se puede desligar fácilmente de sus niños. Tienen la responsabilidad de haber traído hijos al mundo que hoy viven en nuestra sociedad. No se pueden desligar los papás de sus hijos como hacen con muchas otras cuestiones. Son situaciones en las que hay que trabajar y por eso decimos que esto es un plan integral. Porque hay medidas para mejorar el trabajo de la Policía con mucha inversión en tecnología para mejorar la seguridad, medidas para capacitación del policía a través del Instituto de Seguridad, más móviles, vendrá una especialización en las distintas áreas de la fuerza. Y a su vez, hay mucha inversión social que también está dentro de este plan integral. Esta inversión de 100 millones de pesos del Gobierno hacia los clubes tiene mucho que ver con la prevención. Porque mientras más cerca estén los chicos con el deporte, más lejos estarán de la droga, el alcohol o el delito.


—¿Está conforme con lo realizado este año en cuanto a las medidas que impulsaron para mejorar el servicio de  justicia?


—Desde que el Gobernador asumió, en diciembre pasado, se crearon más juzgados que en muchísimos otros años juntos. Al comenzar su mandato, Alberto adelantó que crearía más juzgados y actualmente tenemos al multifueros de Dupuy, también Ayacucho, ahora presentaremos el proyecto para crear el de San Martín, impulsamos la división para más juzgados de Familia con la división de sus competencias. Queremos poner en marcha otros del ámbito correcional para San Luis y otro para Villa Mercedes, y lo mismo haremos con los contavencionales. Lo de los multifueron permite la inmediatez entre el juzgador y la persona que necesita el servicio de la justicia. Antes, desde Dupuy tenían que ir hasta Villa Mercedes y de Ayacucho a San Luis capital. Ahora irán sólo hasta San Francisco.


Pero no termina acá, porque el Gobernador quiere que cada departamento tenga su juzgado multifueros. Vamos a continuar en esta línea, trabajando en el sistema de seguridad y acercando herramientas para que el servicio de justicia mejore.



—¿Cómo piensan encarar el tema de aquellos menores que los empujan a la mendicidad?


—El Código Contravencional nos tiene que servir junto a su fuero para la prevención. Con esos chicos que todos vemos, tenemos que saber qué pasa. ¿Hasta qué hora están en la calle, cómo los cuidan los padres?. Tengo confianza en que la reforma del código nos va a ayudar. Porque hablará de la responsabilidad de los adultos como padres  en una sociedad. Eso es indelegable. Si no están en condiciones de responder, habrá que pedir ayuda, pero no es así como se estructura una sociedad.


"Para bomberos habrá una buena ley"


"En primer lugar, el Gobierno tomó la decisión de elevar un nuevo proyecto de ley para Bomberos Voluntarios. Estamos trabajando con la Federación de Bomberos y por ejemplo ya se avanzó en que la nueva norma, en su articulado, impondrá que un bombero que no cuente con la obra social obtenga su cobertura  médica por parte del Estado provincial. Seguimos trabajando en otros temas como por ejemplo en capacitaciones. También recibirán una CIPE especial para bomberos e impulsamos otras reivindicaciones. En sus artículos la norma atenderá otras demandas del sector. La de Bomberos será una buena ley", expresó Mones Ruiz.  


Logín