°SAN LUIS - Lunes 17 de Mayo de 2021

°SAN LUIS - Lunes 17 de Mayo de 2021

EN VIVO

Un juez envió a la cárcel a dos acusados por venta de droga

Por redacción
| 25 de febrero de 2016
Otra vez. González (de blanco) y Romero, a punto de ser trasladados nuevamente a la penitenciaría.

Evidentemente, el “Gordo Richard” y “el Anguila” no escarmientan. El primero tiene dos causas anteriores por violar la Ley de Estupefacientes y el segundo, siete. Esos hechos los llevaron a ambos a purgar condenas en el Servicio Penitenciario provincial. Pero lejos de encauzar sus vidas, la Policía volvió a detenerlos el sábado acusados de regentear quioscos de droga en dos barrios de la capital puntana. Como en otras ocasiones, el martes volvieron a sentarse frente al juez Federal de San Luis, que dispuso su prisión preventiva por tenencia y comercialización de cocaína y marihuana.

 


Ricardo “Richard” Romero tiene 35 años y hasta la semana pasada vivía en la manzana 16 del barrio El Lince. Además de las causas por droga ha estado involucrado en un robo calificado y también fue imputado por encubrimiento agravado.

 


Investigadores del Departamento Lucha Contra el Narcotráfico comenzaron a seguirle la pista hace dos meses, cuando les llegó el rumor que estaba nuevamente en el negocio de la droga. Pero el caso tuvo dos aristas, porque paralelamente la Policía también comenzó a vigilar a Jorge Marcelo González, “el Anguila”, ya que entre ellos había una especie de sociedad.

 


El comisario inspector Armando Zavala, subjefe de Narcotráfico, contó que no pudieron establecer con exactitud si uno abastecía al otro de droga o si ambos eran socios y utilizaban al mismo proveedor. De lo que sí estaban seguros es que sus domicilios funcionaban como bocas de expendio.

 


El sábado fueron a buscarlos con órdenes de allanamiento y detención. A González, de 41 años, lo hallaron en su domicilio, en el barrio 102 Viviendas, en el noreste de ciudad. En la casa había cocaína fraccionada en doce bolsitas de plástico y “una bolsa con marihuana suficiente como para armar 300 o 400 cigarrillos”, estimó Zavala.

 


Además, los pesquisas secuestraron una balanza de precisión y 8.400 pesos en efectivo, al parecer producto de la venta de la droga.

 


A Romero lo atraparon en la vía pública, a cinco cuadras de su casa en El Lince. El efectivo que lo vigilaba lo vio salir cuando sus compañeros policías iban camino a realizar el operativo, así que lo siguió hasta que llegó el apoyo. El “Gordo Richard” tenía encima 20 bolsitas con marihuana fraccionada, que al parecer se dirigía a repartir. En su vivienda no encontraron droga, aclaró Zavala.

 


Una fuente de la investigación contó que Romero vendía la droga más que nada bajo la modalidad delivery. “El Anguila”, en cambio, hacía los negocios sin moverse de su domicilio.

 


El martes, tres días después de su detención, una comisión policial los llevó al juzgado Federal de San Luis para una declaración indagatoria. Tras cumplir con esa medida, el juez federal Juan Esteban Maqueda ordenó su traslado a prisión, lo que se concretó cerca de las 19.

 


Comentá vos tambien...