20°SAN LUIS - Jueves 06 de Octubre de 2022

20°SAN LUIS - Jueves 06 de Octubre de 2022

EN VIVO

Olga Lucero: "Las mujeres nos estamos muriendo día a día"

Por redacción
| 24 de julio de 2016
Agrupación. Está integrada por profesoras y estudiantes. Foto: gentileza.

La falta de tratamiento en distintos ámbitos de la sociedad llevó a un grupo de profesoras de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) a poner el tema sobre la mesa y el pizarrón. Así nació hace poco más de cinco años “Ningunas Santas”, una de las agrupaciones puntanas que lucha por la igualdad, pero principalmente para deconstruir el título de: “Mató por amor”.

 

"Ningunas Santas": Elba Pedernera, Cecilia Rodoni, Mariela Ávila, Marta Fourcade, Pía Torrez Caiazzo, Mariela Acjia, Valeria Furgiuele, Irma Ortiz Alarcón, Laura Oro, Candela Manrique, Cecilia Hang, Olga Lucero, Paula Lucero y Temis Lorda.


“Estamos en un momento donde se visibiliza más, porque siempre existió esta problemática. Ahora es políticamente correcto. Entonces, si bien hay mayor conciencia, falta mucho. Hay una esperanza para que los niños de hoy tengan una mirada diferente. Pero en relación a la violencia cotidiana, hay que aplicar políticas”, apuntó Olga Lucero, la profesora de la UNSL, madre de un niño y una de las fundadoras del grupo que cada año organiza jornadas para hablar sobre la prostitución, el aborto no punible y la maternidad, entre otras actividades y ejes.

 


Para Lucero, uno de los puntos culturales a vencer es la reproducción de la construcción de género. “¿Hoy, quiénes juegan con las muñecas o las bebés? Las mujeres, claro. Y así los juguetes condicionan las perspectivas y expectativas de vida posible. Entonces, los varones tienen que ser carpinteros, ingenieros, rudos y emprendedores. Y las mujeres tenemos que cocinar, planchar, cuidar a los niños”, criticó y agregó sobre la necesidad de cambiar algunos conceptos desde la crianza: “Por todo esto, yo a mi hijo trato de destruirle estos conceptos, sin ser obsesiva ni explícita. Creo que es para educarlos a todos, porque esa mirada dicotómica de celeste o rosa incluso condiciona a los varones, porque no los deja conectarse con su propia sensibilidad”.

 


A su vez, describió la docencia como una profesión totalmente feminizada, al considerar a las maestras como la segunda madre. Por lo que, al ser un trabajo históricamente destinado a la rama femenina, es menos pago y desvalorizado, según señala.

 


“Como feminista tenemos una esperanza del mañana, porque cada vez se está hablando más de todo esto. Pero respecto al hoy, son imprescindibles las políticas firmes, porque las mujeres nos estamos muriendo día a día”, concluyó una de las representantes de "Ningunas Santas".

 


Comentá vos tambien...