eldiariodelarepublica.com
Spinuzza: "En mi gestión vamos a aplicar la Ley de Educación Sexual"

Escuchá acá la 90.9
X

Spinuzza: "En mi gestión vamos a aplicar la Ley de Educación Sexual"


Natalia Spinuzza tiene sólo 30 años y un currículum muy extenso. La joven Natalia Spinuzza desde que pisó la universidad que la formó, la Siglo XXI de Córdoba, no paró de cosechar logros. Estudió Licenciatura en Relaciones Internacionales, lo que le dio un panorama más global de la vida, además hizo una diplomatura en Comunicación y Política, militó en la juventud peronista de Es Posible en aquella provincia, estudió para despachante de Aduana pero no rindió el examen, luego volvió a San Luis y comenzó a trabajar en la Universidad de La Punta con Cristian Moleker. Cuando Moleker asume en el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, no quiso prescindir del talento de Natalia, y la convocó para que tome las riendas de la jefatura del Programa Industria, Agroindustria y Minero, donde se desempeñó durante un año que tuvo muchas complicaciones. "Fue un año complejo, cada vez que pedíamos intervención a la Nación no nos la dieron, no sólo la provincia estaba atada, sino que teníamos el agravante de la irresponsabilidad de los dueños de las empresas que no nos advertían que iban a cerrar. Hubo mucha desinformación", contó sobre los pormenores a los que se tuvo que enfrentar. Ahora más fogueada por la experiencia en un cargo público, asumió la responsabilidad de mejorar uno de los pilares de la sociedad puntana: la educación.

—¿Por qué creés que te eligieron para ocupar este cargo?


—Todavía me lo pregunto… Creo que existe una gran ruptura social en lo que se refiere al sistema educativo, y esa ruptura se da porque la educación como está tiene un montón de falencias.


Estamos educando a chicos del siglo XXI, como en el siglo XIX. Todos estamos de acuerdo con esto, pero no nos ponemos de  acuerdo en cómo mejorarlo.


Por ahí se buscó un perfil ajeno a la estructura tradicional de la escuela, alguien ajeno a los vicios del rubro, por así decirlo; que pueda tener una visión más crítica y global de la situación para tomar una decisión. Algo que me pasa cuando me pongo con mis colegas a armar algo referido a relaciones internacionales, empezás a ponerte 'peros' porque tenés mucho conocimiento sobre el tema.


Cuando no sabés tanto, cuando no tenés el "vicio de la profesión", te animás a innovar en el sistema. Entiendo que es esa misma lógica la que motivó al gobernador, Alberto Rodríguez Saá, a elegirme.



—¿Cuál sería esa innovación que te pidió el Gobernador?


—Él habla de cuatro pilares en la educación: salario docente, que el Gobernador se encargó de ordenarlo; educación pública y obligatoria, que también está ordenado; calidad educativa, que se está trabajando, se puede hacer mucho más, pero está bien encaminado, algo que logró el ministro de Educación que me precedió, Marcelo Amitrano; y la innovación libre, que es lo que me pidió específicamente a mí. En los próximos meses nos vamos a poner a planear con mi equipo y queremos que  justamente los mismos docentes sean quienes se animen a innovar. Nosotros no vamos a decirles cómo hacerlo, simplemente vamos a escuchar sus propuestas para ver cómo podemos reconciliar todos los actores del sistema educativo para evitar todas las falencias que hoy tenemos. Y, a su vez, las escuelas generativas como una de las alternativas, que no van a opacar a la escuela tradicional ni mucho menos, sino que es una opción paralela para contener a muchos chicos.


Por ahí un chico termina la escuela tradicional con un promedio de 9 y siempre le dijeron por eso que era el mejor, tanto sus papás, los docentes y sus compañeros, por tener ese promedio. Entonces el chico construye una seguridad al momento de afrontar cualquier situación. Ahora también hay chicos que finalizaron sus estudios con un promedio de 7 y no se sienten seguros. Si van a una entrevista laboral, es más probable que el chico que se egresó con promedio de 9 se sienta más seguro que cualquiera con un promedio menor. Por eso, yo creo que ésa es una de las mayores falencias de las escuelas tradicionales, crear chicos inseguros.


Lo que se va a hacer foco es en cómo vamos a trabajar con los estudiantes en hacer chicos seguros; que a través de un hilo conductor, que sea el que a ellos los motive a seguir estudiando y puedan aprender absolutamente todo.



—Hablás de falencias y nombraste una, la falta de seguridad. ¿Cuáles otras falencias considerás que hay en el sistema educativo?


—La enseñanza en base a la memorización creo que es una. Yo terminé la escuela y llegué a ser escolta, pero cuando me tocó ir a la universidad no sabía estudiar, porque lo hacía de memoria y no entendía los hechos o los sucesos. Tuve que aprender y es difícil, más cuando tenés tantos libros para leer.  De hecho, una de las mayores causas de deserción del nivel superior, es por no poder entender cómo  y qué estudiar, ésa es otra de las falencias. Entiendo que por ahí hubo un avance desde mis épocas de estudiante a hoy, pero creo que está también en las formas.


Y la individualización de los chicos. Eso hace la escuela generativa, toma a cada chico individualmente y cada uno tiene su trayecto. Todos somos diferentes y avanzamos de manera diferente. Estoy convencida de que esta metodología de enseñanza va a lograr estudiantes exitosos. Otra cosa que noto es que en las escuelas tradicionales no se genera el trabajo en equipo, y en ésta sí se está haciendo, porque te ayuda para la vida. Es una de las mayores virtudes del ser humano.


Igualmente mientras más conozca el sistema educativo, voy a encontrar más semejanzas y diferencias.



—¿Qué proyectos van a utilizar? 


—Vamos a trabajar la innovación desde dos espacios. Una parte del equipo va a trabajar en la innovación a corto plazo: proyectos que ya se presentaron, que los están evaluando y que se van a llevar a la práctica. Son 140 que presentó la comunidad educativa en general. Tenemos otros que son de jóvenes maestros, menores de 30 años, que los vamos a llevar adelante con la Secretaría de la Juventud. También seguiremos con el plan de las escuelas generativas, eso en lo que es corto plazo. Y a largo plazo vamos formar a los docentes en innovación, para que cuando terminen su carrera tengan una visión más amplia e innovar sea una herramienta natural y no puesta a la fuerza.



—De los 140 proyectos presentados, ¿podés destacar algunos?


—No puedo decir nada todavía. Se están trabajando y hay de todo un poco, depende de cada equipo. Hay algunos muy sencillos que no requieren más que de un cambio cultural en un hecho particular, como proyectos más complejos que involucran más herramientas y tiempo.



—¿Deben inculcar que los chicos tengan un pensamiento crítico?


—Es el objetivo. El mayor fracaso es tener alumnos que no sean críticos de la sociedad en general. Eso no se hace sólo en la escuela, se hace también en la familia, en toda la estructura social. Igual que la seguridad, no va a ser una fortaleza que se pueda dar sólo en el aula si en la casa formamos chicos inseguros. Es un trabajo en conjunto.


Por eso, cuando el Gobernador habla de acercar de nuevo a la familia a la escuela, es porque ambas deben trabajar de manera coordinada para formar chicos seguros.



—¿Tienen pensado más o menos cómo trabajarían con las familias en las escuelas?


—Cada institución lo va a trabajar con sus familias. Porque si bien trabajamos con casos muy particulares, cada escuela tiene una realidad y en ese sentido cada familia y docente tiene que poder entender y ver la situación del alumno. Vamos a continuar con las capacitaciones, para darles las herramientas a los docentes, sobre todo en grooming, para que los docentes puedan detectar casos de abuso.



—Y con respecto al uso de internet y las redes sociales como Youtube y Facebook. ¿Van a ayudar a los chicos a protegerse de posibles abusadores que aparezcan en estos medios?


—Hay un protocolo para detectar abusos en el que se está trabajando con los docentes. Ellos saben cómo accionar si detectan un hecho de abuso en el aula, dando aviso a los papás y a la Policía, depende de la situación, eso está funcionando desde que comenzó la gestión del gobernador Rodríguez Saá.



—¿Y la educación sexual, se dictará en las aulas?


—No sé aún cómo lo están manejando. Sé que es ley nacional y provincial y que se tiene que implementar. Yo lo voy a hacer porque creo que es clave en la educación.



—En cuanto a las becas al mérito "Bandera Argentina" y las Estampillas Escolares ¿cuáles van a ser los pasos a seguir?


—Continuarán las dos. El 3 de julio comenzamos con las entregas de este año. Con respecto a la beca al mérito, seguiremos porque es una ley. Me llamó mucho la atención el índice de abandono de los chicos que obtuvieron la beca para estudiar y abandonaron. En una de las camadas, la deserción fue del 30%. En lo personal, me parece que primero tenemos que discutir qué es el mérito para hablar de la beca al mérito. Ver si efectivamente le pertenece al mejor promedio, porque puede que una chica tenga la Bandera porque al que le correspondía pasó por una situación social o familiar adversa, que le haya consumido más tiempo o alejado del estudio. Entonces ¿qué vamos a priorizar? ¿La nota? En ese sentido tendríamos que escuchar qué es el mérito. La nota es importante, pero no podemos verla como un hecho aislado, sino en un contexto.


Me parece que hay chicos que hacen un esfuerzo muy grande para ir a la escuela. Y más si encima estamos viendo este índice de abandono tan alto, el mérito no te da seguridad de que van a seguir estudiando, evidentemente. Entonces me parece que son cosas que hay que repensarlas.



Una joven destacada del país

En el 2015, Natalia Spinuzza participó por la beca País Federal, que la organiza la Fundación Universitaria del Río de La Plata, una asociación civil apoyada por la embajada norteamericana, donde 800 personas menores de 30 años,  de todo el país, se disputan un pasaje a los Estados Unidos para conocer a los líderes mundiales.


Spinuzza pasó la primera instancia que era provincial, y se reunió en Buenos Aires con otros 66 chicos. Allí participaron de diferentes entrevistas y pruebas de cultura general, mayoritariamente. "Ellos observaban todos tus comportamientos, cómo te manejabas con tu grupo, qué tipo de líder eras, cómo y qué preguntabas, hasta se fijaban en cómo te comportabas cuando salíamos por la noche a tomar algo", relató.


Spinuzza manifestó: "Durante la semana que estuvimos en evaluación tuvimos reuniones desde las 8 hasta las 20. Estuvimos con políticos como Daniel Scioli, antes de las elecciones. Todos querían vernos, políticos, empresas privadas y públicas, todos nos querían recibir. También  nos reunimos con medios como Página 12. De San Luis nos recibió la diputada nacional, Ivana Bianchi".


"De los 66 quedamos 15 que viajamos a Estados Unidos en febrero de 2016, una época muy interesante para estar ahí porque estaban en plena campaña electoral. Allí estuvimos un mes, y trabajamos con la misma dinámica de reuniones, pero en el escenario norteamericano. Estuvimos reunidos con la Fundación del ex presidente George Bush. Visitamos ciudades como Washington, Nueva York, Austin, Texas, Dallas. Pero para mí lo más enriquecedor fue la instancia nacional", explicó.


Al ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, lo conoció cuando volvió a la Argentina. "Tuvimos suerte de escucharlo hablar, porque como este programa País Federal trabaja con la embajada norteamericana, nos invitaron a presenciar su conferencia que fue en la Usina del Arte en la Boca. Escucharlo a él es impresionante, no pudimos hacerle preguntas, no muchos tuvieron la oportunidad, sólo cinco chicos, pero igual fue muy lindo", finalizó.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Spinuzza: "En mi gestión vamos a aplicar la Ley de Educación Sexual"

Dos beneficios ratificados. Spinuzza aseguró que el 3 de julio comenzará la entrega de estampillas y que sigue la beca al mérito. Foto: Luciana Gismondi.

Natalia Spinuzza tiene sólo 30 años y un currículum muy extenso. La joven Natalia Spinuzza desde que pisó la universidad que la formó, la Siglo XXI de Córdoba, no paró de cosechar logros. Estudió Licenciatura en Relaciones Internacionales, lo que le dio un panorama más global de la vida, además hizo una diplomatura en Comunicación y Política, militó en la juventud peronista de Es Posible en aquella provincia, estudió para despachante de Aduana pero no rindió el examen, luego volvió a San Luis y comenzó a trabajar en la Universidad de La Punta con Cristian Moleker. Cuando Moleker asume en el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, no quiso prescindir del talento de Natalia, y la convocó para que tome las riendas de la jefatura del Programa Industria, Agroindustria y Minero, donde se desempeñó durante un año que tuvo muchas complicaciones. "Fue un año complejo, cada vez que pedíamos intervención a la Nación no nos la dieron, no sólo la provincia estaba atada, sino que teníamos el agravante de la irresponsabilidad de los dueños de las empresas que no nos advertían que iban a cerrar. Hubo mucha desinformación", contó sobre los pormenores a los que se tuvo que enfrentar. Ahora más fogueada por la experiencia en un cargo público, asumió la responsabilidad de mejorar uno de los pilares de la sociedad puntana: la educación.

—¿Por qué creés que te eligieron para ocupar este cargo?


—Todavía me lo pregunto… Creo que existe una gran ruptura social en lo que se refiere al sistema educativo, y esa ruptura se da porque la educación como está tiene un montón de falencias.


Estamos educando a chicos del siglo XXI, como en el siglo XIX. Todos estamos de acuerdo con esto, pero no nos ponemos de  acuerdo en cómo mejorarlo.


Por ahí se buscó un perfil ajeno a la estructura tradicional de la escuela, alguien ajeno a los vicios del rubro, por así decirlo; que pueda tener una visión más crítica y global de la situación para tomar una decisión. Algo que me pasa cuando me pongo con mis colegas a armar algo referido a relaciones internacionales, empezás a ponerte 'peros' porque tenés mucho conocimiento sobre el tema.


Cuando no sabés tanto, cuando no tenés el "vicio de la profesión", te animás a innovar en el sistema. Entiendo que es esa misma lógica la que motivó al gobernador, Alberto Rodríguez Saá, a elegirme.



—¿Cuál sería esa innovación que te pidió el Gobernador?


—Él habla de cuatro pilares en la educación: salario docente, que el Gobernador se encargó de ordenarlo; educación pública y obligatoria, que también está ordenado; calidad educativa, que se está trabajando, se puede hacer mucho más, pero está bien encaminado, algo que logró el ministro de Educación que me precedió, Marcelo Amitrano; y la innovación libre, que es lo que me pidió específicamente a mí. En los próximos meses nos vamos a poner a planear con mi equipo y queremos que  justamente los mismos docentes sean quienes se animen a innovar. Nosotros no vamos a decirles cómo hacerlo, simplemente vamos a escuchar sus propuestas para ver cómo podemos reconciliar todos los actores del sistema educativo para evitar todas las falencias que hoy tenemos. Y, a su vez, las escuelas generativas como una de las alternativas, que no van a opacar a la escuela tradicional ni mucho menos, sino que es una opción paralela para contener a muchos chicos.


Por ahí un chico termina la escuela tradicional con un promedio de 9 y siempre le dijeron por eso que era el mejor, tanto sus papás, los docentes y sus compañeros, por tener ese promedio. Entonces el chico construye una seguridad al momento de afrontar cualquier situación. Ahora también hay chicos que finalizaron sus estudios con un promedio de 7 y no se sienten seguros. Si van a una entrevista laboral, es más probable que el chico que se egresó con promedio de 9 se sienta más seguro que cualquiera con un promedio menor. Por eso, yo creo que ésa es una de las mayores falencias de las escuelas tradicionales, crear chicos inseguros.


Lo que se va a hacer foco es en cómo vamos a trabajar con los estudiantes en hacer chicos seguros; que a través de un hilo conductor, que sea el que a ellos los motive a seguir estudiando y puedan aprender absolutamente todo.



—Hablás de falencias y nombraste una, la falta de seguridad. ¿Cuáles otras falencias considerás que hay en el sistema educativo?


—La enseñanza en base a la memorización creo que es una. Yo terminé la escuela y llegué a ser escolta, pero cuando me tocó ir a la universidad no sabía estudiar, porque lo hacía de memoria y no entendía los hechos o los sucesos. Tuve que aprender y es difícil, más cuando tenés tantos libros para leer.  De hecho, una de las mayores causas de deserción del nivel superior, es por no poder entender cómo  y qué estudiar, ésa es otra de las falencias. Entiendo que por ahí hubo un avance desde mis épocas de estudiante a hoy, pero creo que está también en las formas.


Y la individualización de los chicos. Eso hace la escuela generativa, toma a cada chico individualmente y cada uno tiene su trayecto. Todos somos diferentes y avanzamos de manera diferente. Estoy convencida de que esta metodología de enseñanza va a lograr estudiantes exitosos. Otra cosa que noto es que en las escuelas tradicionales no se genera el trabajo en equipo, y en ésta sí se está haciendo, porque te ayuda para la vida. Es una de las mayores virtudes del ser humano.


Igualmente mientras más conozca el sistema educativo, voy a encontrar más semejanzas y diferencias.



—¿Qué proyectos van a utilizar? 


—Vamos a trabajar la innovación desde dos espacios. Una parte del equipo va a trabajar en la innovación a corto plazo: proyectos que ya se presentaron, que los están evaluando y que se van a llevar a la práctica. Son 140 que presentó la comunidad educativa en general. Tenemos otros que son de jóvenes maestros, menores de 30 años, que los vamos a llevar adelante con la Secretaría de la Juventud. También seguiremos con el plan de las escuelas generativas, eso en lo que es corto plazo. Y a largo plazo vamos formar a los docentes en innovación, para que cuando terminen su carrera tengan una visión más amplia e innovar sea una herramienta natural y no puesta a la fuerza.



—De los 140 proyectos presentados, ¿podés destacar algunos?


—No puedo decir nada todavía. Se están trabajando y hay de todo un poco, depende de cada equipo. Hay algunos muy sencillos que no requieren más que de un cambio cultural en un hecho particular, como proyectos más complejos que involucran más herramientas y tiempo.



—¿Deben inculcar que los chicos tengan un pensamiento crítico?


—Es el objetivo. El mayor fracaso es tener alumnos que no sean críticos de la sociedad en general. Eso no se hace sólo en la escuela, se hace también en la familia, en toda la estructura social. Igual que la seguridad, no va a ser una fortaleza que se pueda dar sólo en el aula si en la casa formamos chicos inseguros. Es un trabajo en conjunto.


Por eso, cuando el Gobernador habla de acercar de nuevo a la familia a la escuela, es porque ambas deben trabajar de manera coordinada para formar chicos seguros.



—¿Tienen pensado más o menos cómo trabajarían con las familias en las escuelas?


—Cada institución lo va a trabajar con sus familias. Porque si bien trabajamos con casos muy particulares, cada escuela tiene una realidad y en ese sentido cada familia y docente tiene que poder entender y ver la situación del alumno. Vamos a continuar con las capacitaciones, para darles las herramientas a los docentes, sobre todo en grooming, para que los docentes puedan detectar casos de abuso.



—Y con respecto al uso de internet y las redes sociales como Youtube y Facebook. ¿Van a ayudar a los chicos a protegerse de posibles abusadores que aparezcan en estos medios?


—Hay un protocolo para detectar abusos en el que se está trabajando con los docentes. Ellos saben cómo accionar si detectan un hecho de abuso en el aula, dando aviso a los papás y a la Policía, depende de la situación, eso está funcionando desde que comenzó la gestión del gobernador Rodríguez Saá.



—¿Y la educación sexual, se dictará en las aulas?


—No sé aún cómo lo están manejando. Sé que es ley nacional y provincial y que se tiene que implementar. Yo lo voy a hacer porque creo que es clave en la educación.



—En cuanto a las becas al mérito "Bandera Argentina" y las Estampillas Escolares ¿cuáles van a ser los pasos a seguir?


—Continuarán las dos. El 3 de julio comenzamos con las entregas de este año. Con respecto a la beca al mérito, seguiremos porque es una ley. Me llamó mucho la atención el índice de abandono de los chicos que obtuvieron la beca para estudiar y abandonaron. En una de las camadas, la deserción fue del 30%. En lo personal, me parece que primero tenemos que discutir qué es el mérito para hablar de la beca al mérito. Ver si efectivamente le pertenece al mejor promedio, porque puede que una chica tenga la Bandera porque al que le correspondía pasó por una situación social o familiar adversa, que le haya consumido más tiempo o alejado del estudio. Entonces ¿qué vamos a priorizar? ¿La nota? En ese sentido tendríamos que escuchar qué es el mérito. La nota es importante, pero no podemos verla como un hecho aislado, sino en un contexto.


Me parece que hay chicos que hacen un esfuerzo muy grande para ir a la escuela. Y más si encima estamos viendo este índice de abandono tan alto, el mérito no te da seguridad de que van a seguir estudiando, evidentemente. Entonces me parece que son cosas que hay que repensarlas.



Una joven destacada del país

En el 2015, Natalia Spinuzza participó por la beca País Federal, que la organiza la Fundación Universitaria del Río de La Plata, una asociación civil apoyada por la embajada norteamericana, donde 800 personas menores de 30 años,  de todo el país, se disputan un pasaje a los Estados Unidos para conocer a los líderes mundiales.


Spinuzza pasó la primera instancia que era provincial, y se reunió en Buenos Aires con otros 66 chicos. Allí participaron de diferentes entrevistas y pruebas de cultura general, mayoritariamente. "Ellos observaban todos tus comportamientos, cómo te manejabas con tu grupo, qué tipo de líder eras, cómo y qué preguntabas, hasta se fijaban en cómo te comportabas cuando salíamos por la noche a tomar algo", relató.


Spinuzza manifestó: "Durante la semana que estuvimos en evaluación tuvimos reuniones desde las 8 hasta las 20. Estuvimos con políticos como Daniel Scioli, antes de las elecciones. Todos querían vernos, políticos, empresas privadas y públicas, todos nos querían recibir. También  nos reunimos con medios como Página 12. De San Luis nos recibió la diputada nacional, Ivana Bianchi".


"De los 66 quedamos 15 que viajamos a Estados Unidos en febrero de 2016, una época muy interesante para estar ahí porque estaban en plena campaña electoral. Allí estuvimos un mes, y trabajamos con la misma dinámica de reuniones, pero en el escenario norteamericano. Estuvimos reunidos con la Fundación del ex presidente George Bush. Visitamos ciudades como Washington, Nueva York, Austin, Texas, Dallas. Pero para mí lo más enriquecedor fue la instancia nacional", explicó.


Al ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, lo conoció cuando volvió a la Argentina. "Tuvimos suerte de escucharlo hablar, porque como este programa País Federal trabaja con la embajada norteamericana, nos invitaron a presenciar su conferencia que fue en la Usina del Arte en la Boca. Escucharlo a él es impresionante, no pudimos hacerle preguntas, no muchos tuvieron la oportunidad, sólo cinco chicos, pero igual fue muy lindo", finalizó.


Logín