eldiariodelarepublica.com
Brian Cuello: de la Play a la cancha

Escuchá acá la 90.9
X

Brian Cuello: de la Play a la cancha

El pibe de Merlo arriesgó en 2016 al venir a la ciudad a vivir solo, persiguiendo un sueño: "Siempre lo busqué, desde chico quise ser futbolista", dice tras usar la Nº 11 en Corrientes.

Brian Cuello vivió un domingo especial. Debutó como titular con la camiseta de Estudiantes en la Primera B Nacional. Fue en Corrientes, en el 1-0 a Boca Unidos.

El merlino había sido promocionado al plantel superior por Sebastián Rambert y jugó sus primeros minutos el 12 de setiembre del año pasado, cuando ingresó a los 22' del complemento por Agustín Curima, en el partido que el “Verde” perdió 2-1 ante Argentinos Juniors, por la tercera fecha de este campeonato, cuando el equipo increíblemente oficiaba de anfitrión en la cancha de Italiano, en Buenos Aires.

Desde ese momento alternó en el banco de suplentes y en 2017, con la llegada de Omar Asad, siguió entre los convocados. Hasta que llegó la fecha 41 y la gran chance de aparecer entre los titulares, con la camiseta Nº 11.

“Me dijo que me mueva por la izquierda, que haga una función lineal de ida y vuelta. Hice mucho desgaste aunque hay veces que la pelota no llega”, dice Brian sobre las indicaciones del DT y sus movimientos. Y analiza: “Tengo claro que hay mucho que aprender; en el segundo tiempo me sentí mucho mejor. Me queda cómodo moverme por izquierda, para enganchar. Lo que más me gusta es ir hacia adelante, encarar, gambetear, creo que eso es lo que mejor me sale; tengo que mejorar en la marca, ser más firme, mejorar mi aspecto defensivo”.

Brian tiene 19 años y el 30 de setiembre llegará a las dos décadas. Recibe a DxT en el departamento que le alquila el club en calle Chacabuco, antes de Bolívar. Lo acompaña Carla, su novia, quien desde Concarán llegó a la ciudad para estudiar nutrición.

Brian es el octavo de diez hermanos (Juan, Daniel, Julio, Beatriz, Maricel, Yamila, Franco, Lucas y Cristian). Los Cuello, menos los dos mayores que están en Buenos Aires, viven en el barrio San Carlos, a una cuadra del Hospital y a menos de trescientos metros de la cancha de San Martín, donde dio sus primeros pasos con la pelota en los pies: “Vivía ahí, mi mamá (Irma Peralta) sabía que estaba en esa cancha, todos los días”, relata el pibito que jugaba con la “10 rojiblanca” y que tuvo claro que lo suyo era el fútbol. “Siempre lo busqué, desde chico quise ser futbolista. Tuve oportunidades de irme a otros clubes pero por diferentes cuestiones no pude, ésta era mi oportunidad y me la jugué”, dice y le agradece a “Ariel Aguilera. Él, junto a mi mamá me crió desde que tengo diez años”.

“Me vine a probar a Estudiantes el año pasado, quedaron en llamarme pero se complicó todo, no iban a participar con las inferiores en AFA y me estaba por ir a estudiar el profesorado de educación física a Villa Dolores. Faltando semanas para comenzar el torneo me avisaron que finalmente sí iba a jugar en AFA. Conseguí un alquiler, me la jugué y tuve la suerte de que a los cuatro meses me subieron al plantel profesional”. Así Brian relata su arribo a Aristóbulo del Valle y Estado de Israel.

Con contrato por cinco temporadas, el pibe de Merlo aún no sabe si el domingo ante Independiente Rivadavia volverá a estar entre los once. Al resto lo tiene bien claro: “Uno quiere seguir por más, no quiero conformarme, no es fácil pero vamos a seguir metiéndole para crecer día a día, que es lo que quiero. Todos los días un poco más para seguir aprendiendo”.

Carla ceba unos mates mientras repasa apuntes, y Brian juega a la playstation... esperando que en 2018 la nueva generación del juego tenga a los equipos de la B Nacional, aparezca Estudiantes de San Luis y Brian Cuello esté entre los once, como pasó en Corrientes y como espera que pase de ahora en adelante.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Brian Cuello: de la Play a la cancha

El pibe de Merlo arriesgó en 2016 al venir a la ciudad a vivir solo, persiguiendo un sueño: "Siempre lo busqué, desde chico quise ser futbolista", dice tras usar la Nº 11 en Corrientes.

Jugada de pizarrón. Brian elige al Boca de Riquelme para jugar cada tarde. Fotos: Nicolás Varvara. 

Brian Cuello vivió un domingo especial. Debutó como titular con la camiseta de Estudiantes en la Primera B Nacional. Fue en Corrientes, en el 1-0 a Boca Unidos.

El merlino había sido promocionado al plantel superior por Sebastián Rambert y jugó sus primeros minutos el 12 de setiembre del año pasado, cuando ingresó a los 22' del complemento por Agustín Curima, en el partido que el “Verde” perdió 2-1 ante Argentinos Juniors, por la tercera fecha de este campeonato, cuando el equipo increíblemente oficiaba de anfitrión en la cancha de Italiano, en Buenos Aires.

Desde ese momento alternó en el banco de suplentes y en 2017, con la llegada de Omar Asad, siguió entre los convocados. Hasta que llegó la fecha 41 y la gran chance de aparecer entre los titulares, con la camiseta Nº 11.

“Me dijo que me mueva por la izquierda, que haga una función lineal de ida y vuelta. Hice mucho desgaste aunque hay veces que la pelota no llega”, dice Brian sobre las indicaciones del DT y sus movimientos. Y analiza: “Tengo claro que hay mucho que aprender; en el segundo tiempo me sentí mucho mejor. Me queda cómodo moverme por izquierda, para enganchar. Lo que más me gusta es ir hacia adelante, encarar, gambetear, creo que eso es lo que mejor me sale; tengo que mejorar en la marca, ser más firme, mejorar mi aspecto defensivo”.

Brian tiene 19 años y el 30 de setiembre llegará a las dos décadas. Recibe a DxT en el departamento que le alquila el club en calle Chacabuco, antes de Bolívar. Lo acompaña Carla, su novia, quien desde Concarán llegó a la ciudad para estudiar nutrición.

Brian es el octavo de diez hermanos (Juan, Daniel, Julio, Beatriz, Maricel, Yamila, Franco, Lucas y Cristian). Los Cuello, menos los dos mayores que están en Buenos Aires, viven en el barrio San Carlos, a una cuadra del Hospital y a menos de trescientos metros de la cancha de San Martín, donde dio sus primeros pasos con la pelota en los pies: “Vivía ahí, mi mamá (Irma Peralta) sabía que estaba en esa cancha, todos los días”, relata el pibito que jugaba con la “10 rojiblanca” y que tuvo claro que lo suyo era el fútbol. “Siempre lo busqué, desde chico quise ser futbolista. Tuve oportunidades de irme a otros clubes pero por diferentes cuestiones no pude, ésta era mi oportunidad y me la jugué”, dice y le agradece a “Ariel Aguilera. Él, junto a mi mamá me crió desde que tengo diez años”.

“Me vine a probar a Estudiantes el año pasado, quedaron en llamarme pero se complicó todo, no iban a participar con las inferiores en AFA y me estaba por ir a estudiar el profesorado de educación física a Villa Dolores. Faltando semanas para comenzar el torneo me avisaron que finalmente sí iba a jugar en AFA. Conseguí un alquiler, me la jugué y tuve la suerte de que a los cuatro meses me subieron al plantel profesional”. Así Brian relata su arribo a Aristóbulo del Valle y Estado de Israel.

Con contrato por cinco temporadas, el pibe de Merlo aún no sabe si el domingo ante Independiente Rivadavia volverá a estar entre los once. Al resto lo tiene bien claro: “Uno quiere seguir por más, no quiero conformarme, no es fácil pero vamos a seguir metiéndole para crecer día a día, que es lo que quiero. Todos los días un poco más para seguir aprendiendo”.

Carla ceba unos mates mientras repasa apuntes, y Brian juega a la playstation... esperando que en 2018 la nueva generación del juego tenga a los equipos de la B Nacional, aparezca Estudiantes de San Luis y Brian Cuello esté entre los once, como pasó en Corrientes y como espera que pase de ahora en adelante.

Logín