eldiariodelarepublica.com
El Líbano emprende una lucha contra la extinción de los bosques de cedros

Escuchá acá la 90.9
X

El Líbano emprende una lucha contra la extinción de los bosques de cedros

El árbol que es emblema del país, está amenazado por un insecto que prolifera a causa del cambio climático.

Entre los cedros centenarios del bosque de Tannurin, en el norte de Líbano, se erigen grises esqueletos de árboles muertos que no fueron arrasados por el fuego sino por el cambio climático.

Con el alza de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones, los cedros se enfrentan desde finales de los años 1990 a la proliferación de un insecto que los carcome, provocando la muerte de los ejemplares más jóvenes.

El “cephalcia tannourinensis” causa estragos en este bosque de cedros, situado a 1.800 metros de altitud, así como en varios otros bosques del norte del país. El insecto enemigo del cedro existe desde hace miles de años, pero el cambio climático lo volvió más peligroso, al acelerar su proceso de reproducción. Y la situación podría empeorar para estos bosques, pues se espera que para 2050 la temperatura aumente entre uno y dos grados en el país. Según un artículo publicado por el MedECC en la revista Nature, el "futuro calentamiento en el Mediterráneo podría ser 25% superior a las tasas mundiales".

Para combatir estas amenazas, el ministerio libanés de Agricultura lanzó a finales de 2012 un ambicioso programa de plantación de 70.000 hectáreas o 40 millones de árboles "nativos de Líbano",señaló Chadi Mohanna, un alto responsable del ministerio a medios internacionales.

"Empezaremos a percibir un cambio en los próximos 20 o 30 años, con más humedad y algunos grados menos en los periodos de canícula", explica Mohanna, quien precisó que hasta el momento se plantaron "entre dos y tres millones de ejemplares".

Las campañas de reforestación se hacen con la colaboración de ONG y del público.

Por ejemplo, la de un grupo de jóvenes que acudieron una soleada mañana de noviembre al monte Líbano para plantar 300 jóvenes cedros en la reserva natural de Jaj.  La iniciativa está organizada por la asociación Juzur Lubnan, que ya plantó 300.000 árboles por todo el país desde 2008, en colaboración con el ejército.

AFP-NA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El Líbano emprende una lucha contra la extinción de los bosques de cedros

El árbol que es emblema del país, está amenazado por un insecto que prolifera a causa del cambio climático.

El cedro del Líbano es el árbol más antiguo registrado en la historia humana,  mencionado por primera vez hace unos 4500 años. Foto: Iniciativa para la Reforestación del Líbano.

Entre los cedros centenarios del bosque de Tannurin, en el norte de Líbano, se erigen grises esqueletos de árboles muertos que no fueron arrasados por el fuego sino por el cambio climático.

Con el alza de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones, los cedros se enfrentan desde finales de los años 1990 a la proliferación de un insecto que los carcome, provocando la muerte de los ejemplares más jóvenes.

El “cephalcia tannourinensis” causa estragos en este bosque de cedros, situado a 1.800 metros de altitud, así como en varios otros bosques del norte del país. El insecto enemigo del cedro existe desde hace miles de años, pero el cambio climático lo volvió más peligroso, al acelerar su proceso de reproducción. Y la situación podría empeorar para estos bosques, pues se espera que para 2050 la temperatura aumente entre uno y dos grados en el país. Según un artículo publicado por el MedECC en la revista Nature, el "futuro calentamiento en el Mediterráneo podría ser 25% superior a las tasas mundiales".

Para combatir estas amenazas, el ministerio libanés de Agricultura lanzó a finales de 2012 un ambicioso programa de plantación de 70.000 hectáreas o 40 millones de árboles "nativos de Líbano",señaló Chadi Mohanna, un alto responsable del ministerio a medios internacionales.

"Empezaremos a percibir un cambio en los próximos 20 o 30 años, con más humedad y algunos grados menos en los periodos de canícula", explica Mohanna, quien precisó que hasta el momento se plantaron "entre dos y tres millones de ejemplares".

Las campañas de reforestación se hacen con la colaboración de ONG y del público.

Por ejemplo, la de un grupo de jóvenes que acudieron una soleada mañana de noviembre al monte Líbano para plantar 300 jóvenes cedros en la reserva natural de Jaj.  La iniciativa está organizada por la asociación Juzur Lubnan, que ya plantó 300.000 árboles por todo el país desde 2008, en colaboración con el ejército.

AFP-NA

Logín