25°SAN LUIS - Lunes 06 de Febrero de 2023

25°SAN LUIS - Lunes 06 de Febrero de 2023

EN VIVO

San Luis gestiona una visita de David Anderson

Fue el primero en estudiar los pastizales naturales. Descubrió sus características y ayudó a la ganadería.

Por redacción
| 20 de mayo de 2018
Pasturas. Dupuy se benefició con los estudios de David Anderson. Foto: El Diario.

El Gobierno de San Luis está gestionando una visita de David Lee Anderson, un reconocido ingeniero agrónomo estadounidense que conoce a fondo la provincia, ya que vivió aquí durante muchos años en las décadas del ’70 y ‘80, cuando se convirtió en un ícono de su profesión al estudiar a fondo los pastizales naturales. El titular del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, Sergio Freixes, quiere llevarlo a recorrer la Cuenca del Morro para que él también pueda aportar soluciones a los problemas que hay con el agua en superficie.

 

Como estuvo la semana pasada en un congreso en La Rioja, la idea es que antes de su regreso a Norteamérica pueda dar una charla en este lugar tan caro a sus sentimientos y existe la posibilidad de que sea en la Universidad Provincial de Oficios (UPrO), en Villa Mercedes, lo que representaría también un reencuentro con viejos compañeros de profesión. La idea del Ministerio es invitar a gente del INTA, de los colegios profesionales de agronomía y todos aquellos que compartieron aquellos inolvidables años de gira por todos los rincones de San Luis en busca de la detección y clasificación de pasturas que permitieran ensanchar la base de la ganadería puntana. Anoche, al cierre de esta edición, faltaba una confirmación de Anderson para poder cerrar días y horarios.

 

Entre los puntanos que tuvieron la chance de conocerlo está Adrián Bona, un ingeniero agrónomo que tiene un campo en Estancia Grande y está trabajando en la remediación de la Cuenca de La Petra. Bona era un joven estudiante allá por los ’80, cuando Anderson trabajaba en el INTA-San Luis y recorría de Dupuy a Ayacucho en busca de más datos para sus investigaciones.

 

“Me acuerdo que me anoté en  un curso que dictaba él y duró unos dos o tres meses. Anderson era un incansable investigador, un apasionado, fue el primero en identificar pasturas naturales de San Luis. Él hizo el desarrollo taxonómico de cada una, o sea que primero determinaba de qué tipo eran y luego para qué servían. Fue un trabajo de gran valor, porque hasta ahí no se tenía mucha idea de este tema, todo se tomaba como pastizal y nada más”, dice Bona ante la consulta de El Diario.

 

El ingeniero agrónomo asegura que “era un tipo pintoresco, muy agradable para el trato, hablaba español como lo hacen los gringos, pero se le entendía claramente, estuvo muchos años en San Luis. Nadie debe saber más de pastizales naturales que él, a pesar de que pasaron décadas y la tecnología aceleró todo. Aún hoy se lo sigue citando en los trabajos de investigación”. Bona se refiere sobre todo al libro “Las formaciones vegetales en la provincia de San Luis”, que Anderson publicó en 1970 junto con sus colegas Jorge del Águila y Abel Bernardón, un texto de referencia sobre pastizales con gran vigencia. No fue el único, su trabajo de 1976 sobre los problemas que trae el chañar para la producción bovina también ayudó al desarrollo ganadero, sobre todo en Dupuy.

 

“También fue el primero que le prestó atención al Buffel Grass. Él sabía que esta pastura perenne iba a ser de gran ayuda y realizó un plan de reactivación en Ayacucho, donde armó 36 parcelas de ensayo, más una siembra en Toro Negro. Probó la siembra con pisoteo, con tractor, a mano, aérea, todo para demostrar que funcionaba perfectamente”, agregó Bona, quien rápidamente recordó otra pastura desarrollada por Anderson: “La poa ligularis, descubrió que seguía verde en invierno y era ideal para el sur de San Luis”.

 

Los años de recorrida y la experiencia lo llevaron a encontrar muchas pasturas, que ya existían, pero que nadie había estudiado. “Él determinó si era buena o mala, si se le podía dar o no al ganado, cómo cuidarlas, si eran de invierno o verano, cómo se reproducían, todo. Todo ese potencial lo aprovechó San Luis, que tuvo la inteligencia de hacer acueductos como el del Oeste, que va del dique Paso de las Carretas al sur, entonces el desarrollo ganadero fue muy importante”, cerró Bona, quien todavía lamenta la partida del técnico estadounidense: “Fue una pavada, quería que el INTA le pagara una maestría en su país y como no lo logró, se enojó y se fue igual. Una pérdida para la provincia y el país”.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa
Comentá vos tambien...