eldiariodelarepublica.com
Villa Mercedes: por seguridad, piden señalizar el acceso a la escuela agraria

Escuchanos EN VIVO!
X

Villa Mercedes: por seguridad, piden señalizar el acceso a la escuela agraria

La zona no tiene carteles, reductores de velocidad ni pasos peatonales para que crucen los alumnos.

El Colegio Nº 14 "Dr. Luis Luco", conocido como la agraria, está en el ingreso oeste al complejo habitacional La Ribera, a la derecha de una rotonda que conecta la avenida Circunvalación, la ex ruta nacional Nº 7 hacia el dique Vulpiani, la ruta provincial 2B que va a Lavaisse y las calles internas del barrio. En esa maraña de caminos, todos los días los alumnos tienen que bajarse del colectivo, saltar charcos, estar atentos a los vehículos y cuidarse de los conductores que no disminuyen la velocidad para poder llegar a clases. No hay carteles que indiquen la ubicación del establecimiento educativo, reductores ni sendas peatonales que les faciliten el paso.

La imagen se repite en el horario de entrada, a las 8, y a la salida, a las 12:20,  cuando terminan de cursar los de primer año, a las 16:20 y a las 18:45, cuando salen los demás años de los talleres.

"En todos esos horarios se vive el problema porque no hay seguridad vial no sólo para la comunidad de la escuela sino también para la gente de la zona. Falta cartelería que indique el paso de los peatones, los reductores de velocidad, las sendas peatonales para que crucen los chicos. No tenemos ningún cartel que indique que hay una escuela", reclamó Paola Barzola, la directora de la institución.

El subcomisario Sebastián Magallanes, a cargo de la Comisaría 29ª de La Ribera, manifestó que de lunes a viernes una patrulla está allí desde las 7 hasta las 8:10 "para que los autos reduzcan la velocidad porque los chicos no tienen por dónde cruzar. La ruta no está pintada ni tiene luces refractarias, tampoco está delimitado el ascenso y descenso de pasajeros del transporte urbano. El niño no tiene para donde salir. Mediante nota pedí que construyeran un puente para que pasen del barrio hacia la escuela y no se toquen nunca con la gran cantidad de autos que circulan". 

El colegio cuenta con una matrícula de 375 estudiantes que cursan de primero a séptimo año.

La preocupación es de los papás y alumnos que a diario conviven con ello. "Hicimos una nota firmada cuando estaba el ex gobernador Poggi pero quedó todo en la nada. El año pasado vino personal del Ente Control de Rutas antes que iniciaran la pavimentación de la ex ruta 7, hicieron una evaluación porque es alarmante. Faltan luminarias en el sector sobre todo ahora en invierno porque a las 19 y a la mañana está muy oscuro", indicó la directora.

Hasta la escuela llegan en bici, en moto, a otros los llevan los padres pero la gran mayoría viaja en colectivo. Sin embargo, carecen de un refugio donde esperarlo y deben bajarse después de la rotonda y cruzar una canaleta. "El transporte los deja sobre la rotonda o la ruta 2B; como medida provisoria  abrimos un portón que da a esa arteria hasta que se termine la obra de pavimentación (en la vía hacia el dique). A esa altura se podría hacer una senda peatonal e incluso instalar la garita. Cuando llueve, los chicos esperan en el resguardo de la escuela y cuando lo divisan corren para frenarlo. Buscando una buena planificación entre el Municipio y el Ente Control de Rutas no es difícil darle solución", consideró Barzola.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Villa Mercedes: por seguridad, piden señalizar el acceso a la escuela agraria

La zona no tiene carteles, reductores de velocidad ni pasos peatonales para que crucen los alumnos.

Complicado. En el sector ningún cartel indica que hay una escuela y que deben tener precaución. Foto: Juan Andrés Galli.  

El Colegio Nº 14 "Dr. Luis Luco", conocido como la agraria, está en el ingreso oeste al complejo habitacional La Ribera, a la derecha de una rotonda que conecta la avenida Circunvalación, la ex ruta nacional Nº 7 hacia el dique Vulpiani, la ruta provincial 2B que va a Lavaisse y las calles internas del barrio. En esa maraña de caminos, todos los días los alumnos tienen que bajarse del colectivo, saltar charcos, estar atentos a los vehículos y cuidarse de los conductores que no disminuyen la velocidad para poder llegar a clases. No hay carteles que indiquen la ubicación del establecimiento educativo, reductores ni sendas peatonales que les faciliten el paso.

La imagen se repite en el horario de entrada, a las 8, y a la salida, a las 12:20,  cuando terminan de cursar los de primer año, a las 16:20 y a las 18:45, cuando salen los demás años de los talleres.

"En todos esos horarios se vive el problema porque no hay seguridad vial no sólo para la comunidad de la escuela sino también para la gente de la zona. Falta cartelería que indique el paso de los peatones, los reductores de velocidad, las sendas peatonales para que crucen los chicos. No tenemos ningún cartel que indique que hay una escuela", reclamó Paola Barzola, la directora de la institución.

El subcomisario Sebastián Magallanes, a cargo de la Comisaría 29ª de La Ribera, manifestó que de lunes a viernes una patrulla está allí desde las 7 hasta las 8:10 "para que los autos reduzcan la velocidad porque los chicos no tienen por dónde cruzar. La ruta no está pintada ni tiene luces refractarias, tampoco está delimitado el ascenso y descenso de pasajeros del transporte urbano. El niño no tiene para donde salir. Mediante nota pedí que construyeran un puente para que pasen del barrio hacia la escuela y no se toquen nunca con la gran cantidad de autos que circulan". 

El colegio cuenta con una matrícula de 375 estudiantes que cursan de primero a séptimo año.

La preocupación es de los papás y alumnos que a diario conviven con ello. "Hicimos una nota firmada cuando estaba el ex gobernador Poggi pero quedó todo en la nada. El año pasado vino personal del Ente Control de Rutas antes que iniciaran la pavimentación de la ex ruta 7, hicieron una evaluación porque es alarmante. Faltan luminarias en el sector sobre todo ahora en invierno porque a las 19 y a la mañana está muy oscuro", indicó la directora.

Hasta la escuela llegan en bici, en moto, a otros los llevan los padres pero la gran mayoría viaja en colectivo. Sin embargo, carecen de un refugio donde esperarlo y deben bajarse después de la rotonda y cruzar una canaleta. "El transporte los deja sobre la rotonda o la ruta 2B; como medida provisoria  abrimos un portón que da a esa arteria hasta que se termine la obra de pavimentación (en la vía hacia el dique). A esa altura se podría hacer una senda peatonal e incluso instalar la garita. Cuando llueve, los chicos esperan en el resguardo de la escuela y cuando lo divisan corren para frenarlo. Buscando una buena planificación entre el Municipio y el Ente Control de Rutas no es difícil darle solución", consideró Barzola.

Logín