Escuchá acá la 96.3
X

Bancos y tarjetas de crédito, los que más quejas recogen

En lo que va del año se recibieron 364 denuncias. Las concesionarias son las que le siguen en el ranking de reclamos y las fallas en la venta de electrodomésticos ocupan el tercer puesto.

Un enojo se transforma en queja, una queja en reclamo y los reclamos que no se solucionan en una denuncia ante un organismo público, el Programa de Defensa de Consumidor, entidad que en lo que va del año recibió 364 pedidos para que actúe ante los  usuarios consideraron un abuso o engaño.

El jefe de Área de Lealtad Comercial, César Marilungo, precisó que en lo que sería una especie de ranking entre los que más denunciados están son los bancos y las tarjetas de crédito, seguidos por los incumplimientos de las concesionarias de automóviles, las fallas sin reconocimiento en electrodomésticos y en las compañías de teléfono.

El reclamo a las telefónicas eran unos clásicos en la escalera de reclamos, pero desde 2016 hasta la fecha han escalado posiciones los planes de autos como los más denunciados. Un rubro que ha minimizado el nivel de reclamos es el de los seguros.

La cantidad de personas que reclaman es mayor, en 2016 (en 12 meses) se contabilizaron 380 reclamos, en 2015 fueron 356 y en los primeros seis meses de este año treparon a 364. Si se continúa con esta proyección las denuncias podrían ascender a las 700.

Además de recolectar información sobre la cantidad de denuncias desde el organismo inspeccionaron 1.800 locales, de los cuales el 8 por ciento, unos 144, se encontraban en infracción.

Los problemas más frecuentes son la falta de precios de los productos en las vidrieras y la ausencia de un libro de reclamos y quejas. 

Lo que buscan desde la repartición una mayor concientización de las leyes y ordenanzas por lo que realizarán inspecciones periódicas, labrando actas de advertencia y sancionando en caso de ser necesario.

El relevamiento que inició en marzo con 340 locales hoy llega a los 1.800, de las localidades de Merlo, Villa Mercedes, La Punta, Juana Koslay, San Luis capital y alrededores, los siguientes destinos fueron Potrero de los Funes y El Trapiche.

“Hay lugares a los que vamos a ir todos los meses, aquellos que son un poco más lejos alternaremos, sin embargo hay dos sucursales, una en Merlo  y otra en Villa Mercedes, a las que la gente puede recurrir”, detalló Marilungo y agregó que el objetivo es concientizar al comerciante sobre los requisitos que debe cumplir.

Los dos puntos centrales donde se enfocan los inspectores fueron en la exhibición total de los precios en las vidrieras y formas de pago. También controlan que los locales cuenten con un libro de quejas habilitado, todos requisitos exigido por la Ley Nacional de Defensa al Consumidor.

 En referencia a cómo deben ser mostrados los precios, el jefe de Área de Lealtad Comercial detalló que “deben ser claros y legibles, no recomendamos e inclusive los inspectores van a labrar un acta cuando están, pero no se entienden o son muy pequeños”.

Según la Ley Nacional de Lealtad Comercial para aquellos comercios que no cumplan con la exhibición de precios y que no hayan respondido ante la primera advertencia para que adecuen el escaparate, la multa podrá ir desde los quinientos pesos hasta los cinco millones y contempla en caso de que no se revierta, la reinserción duplicando el monto de la primera sanción. Tampoco se permiten dos precios en un mismo producto, como por ejemplo precio de lista, que es el sugerido por el fabricante, y el valor asignado por el comercio.

Con respecto a las formas de pago del producto Marilungo fundamentó que  “la Ley Nacional de Tarjeta de Crédito dice que no se puede cobrar  un extra por comprar en un pago".

"Lo correcto es exhibir un cartel en el comercio y en la caja también donde diga los intereses que se recargan por cada una de las cuotas, para que el consumidor esté advertido antes de entrar y que no se sorprenda en la caja a la hora de pagar” y agregó que la gran preocupación de los dueños es que las personas no quieran ingresar a los locales si se muestran todos estos requisitos ya que no logran apreciar la calidad del producto antes de ver el valor final.

Dafne Palacio, productora publicitaria de imagen y moda y vidrierista, explicó que se puede hacer un escaparate atractivo y funcional exhibiendo los montos con claridad.

Libro de quejas

La ley establece que todos los comercios deben contar con un libro de quejas para que el cliente pueda hacer su descargo. “Hay que tratar los reclamos de los consumidores y para eso se hizo una resolución, como provincia, que es la número 64 y que nos habilita a exigir ese cuaderno”, informó.

La utilidad radica en que el dueño, que muchas veces no atiende su propio negocio esté informado de la atención que brinda, y que el consumidor pueda hacer un descargo en el mismo comercio que tiene hasta 10 días para responder, en caso de que no se resuelva pueda asistir a la oficina de defensa al consumidor y hacerlo oficial.

“Pronto vamos a salir con un cartel para repartir en los locales de que tienen que ponerlo a la vista, cerca de la caja, para que el cliente sepa que está a su disposición”, prometió el funcionario.

“Hemos notado mejoras de marzo hasta ahora, siempre hay alguno que tiene cierta resistencia pero en un 95 por ciento los comerciantes están de acuerdo y luego de ser informados ponen sus negocios en orden”, finalizó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Bancos y tarjetas de crédito, los que más quejas recogen

En lo que va del año se recibieron 364 denuncias. Las concesionarias son las que le siguen en el ranking de reclamos y las fallas en la venta de electrodomésticos ocupan el tercer puesto.

Quejas expresas. En lo que va del año se han presentado 364 denuncias en las oficinas públicas. Foto: archivo.

Un enojo se transforma en queja, una queja en reclamo y los reclamos que no se solucionan en una denuncia ante un organismo público, el Programa de Defensa de Consumidor, entidad que en lo que va del año recibió 364 pedidos para que actúe ante los  usuarios consideraron un abuso o engaño.

El jefe de Área de Lealtad Comercial, César Marilungo, precisó que en lo que sería una especie de ranking entre los que más denunciados están son los bancos y las tarjetas de crédito, seguidos por los incumplimientos de las concesionarias de automóviles, las fallas sin reconocimiento en electrodomésticos y en las compañías de teléfono.

El reclamo a las telefónicas eran unos clásicos en la escalera de reclamos, pero desde 2016 hasta la fecha han escalado posiciones los planes de autos como los más denunciados. Un rubro que ha minimizado el nivel de reclamos es el de los seguros.

La cantidad de personas que reclaman es mayor, en 2016 (en 12 meses) se contabilizaron 380 reclamos, en 2015 fueron 356 y en los primeros seis meses de este año treparon a 364. Si se continúa con esta proyección las denuncias podrían ascender a las 700.

Además de recolectar información sobre la cantidad de denuncias desde el organismo inspeccionaron 1.800 locales, de los cuales el 8 por ciento, unos 144, se encontraban en infracción.

Los problemas más frecuentes son la falta de precios de los productos en las vidrieras y la ausencia de un libro de reclamos y quejas. 

Lo que buscan desde la repartición una mayor concientización de las leyes y ordenanzas por lo que realizarán inspecciones periódicas, labrando actas de advertencia y sancionando en caso de ser necesario.

El relevamiento que inició en marzo con 340 locales hoy llega a los 1.800, de las localidades de Merlo, Villa Mercedes, La Punta, Juana Koslay, San Luis capital y alrededores, los siguientes destinos fueron Potrero de los Funes y El Trapiche.

“Hay lugares a los que vamos a ir todos los meses, aquellos que son un poco más lejos alternaremos, sin embargo hay dos sucursales, una en Merlo  y otra en Villa Mercedes, a las que la gente puede recurrir”, detalló Marilungo y agregó que el objetivo es concientizar al comerciante sobre los requisitos que debe cumplir.

Los dos puntos centrales donde se enfocan los inspectores fueron en la exhibición total de los precios en las vidrieras y formas de pago. También controlan que los locales cuenten con un libro de quejas habilitado, todos requisitos exigido por la Ley Nacional de Defensa al Consumidor.

 En referencia a cómo deben ser mostrados los precios, el jefe de Área de Lealtad Comercial detalló que “deben ser claros y legibles, no recomendamos e inclusive los inspectores van a labrar un acta cuando están, pero no se entienden o son muy pequeños”.

Según la Ley Nacional de Lealtad Comercial para aquellos comercios que no cumplan con la exhibición de precios y que no hayan respondido ante la primera advertencia para que adecuen el escaparate, la multa podrá ir desde los quinientos pesos hasta los cinco millones y contempla en caso de que no se revierta, la reinserción duplicando el monto de la primera sanción. Tampoco se permiten dos precios en un mismo producto, como por ejemplo precio de lista, que es el sugerido por el fabricante, y el valor asignado por el comercio.

Con respecto a las formas de pago del producto Marilungo fundamentó que  “la Ley Nacional de Tarjeta de Crédito dice que no se puede cobrar  un extra por comprar en un pago".

"Lo correcto es exhibir un cartel en el comercio y en la caja también donde diga los intereses que se recargan por cada una de las cuotas, para que el consumidor esté advertido antes de entrar y que no se sorprenda en la caja a la hora de pagar” y agregó que la gran preocupación de los dueños es que las personas no quieran ingresar a los locales si se muestran todos estos requisitos ya que no logran apreciar la calidad del producto antes de ver el valor final.

Dafne Palacio, productora publicitaria de imagen y moda y vidrierista, explicó que se puede hacer un escaparate atractivo y funcional exhibiendo los montos con claridad.

Libro de quejas

La ley establece que todos los comercios deben contar con un libro de quejas para que el cliente pueda hacer su descargo. “Hay que tratar los reclamos de los consumidores y para eso se hizo una resolución, como provincia, que es la número 64 y que nos habilita a exigir ese cuaderno”, informó.

La utilidad radica en que el dueño, que muchas veces no atiende su propio negocio esté informado de la atención que brinda, y que el consumidor pueda hacer un descargo en el mismo comercio que tiene hasta 10 días para responder, en caso de que no se resuelva pueda asistir a la oficina de defensa al consumidor y hacerlo oficial.

“Pronto vamos a salir con un cartel para repartir en los locales de que tienen que ponerlo a la vista, cerca de la caja, para que el cliente sepa que está a su disposición”, prometió el funcionario.

“Hemos notado mejoras de marzo hasta ahora, siempre hay alguno que tiene cierta resistencia pero en un 95 por ciento los comerciantes están de acuerdo y luego de ser informados ponen sus negocios en orden”, finalizó.

Logín