eldiariodelarepublica.com
Agostina Sol Santín: maga del hockey

Escuchá acá la 90.9
X

Agostina Sol Santín: maga del hockey

Daniel Valdés

Tiene 18 años y hace una temporada que juega en Universitario de Córdoba. La chica que se inició en Gepu y que estuvo a un paso de jugar para Las Leoncitas los Juegos Olímpicos de la Juventud, sueña con seguir progresando y en un futuro llegar al seleccionado nacional.

Contesta con la misma seguridad con la que juega. No duda. Cuando tiene que responder lo hace igual que cuando encara el arco. No le esquiva a nada. Va siempre al frente. Es Agostina Sol Santín, la jugadora de hockey que se inició en Gepu y que ahora hace una temporada llevó su talento a Universitario de Córdoba.

Esta delantera, de 18 años, que hace magia con la bocha tiene mucho potencial para dar. Estuvo a un paso de jugar para Las Leoncitas los Juegos Olímpicos de la Juventud, pero un desgarro la dejó fuera del último corte. Lejos de bajonearse. De apichonarse. Se levantó. Dio vuelta la página y le metió para adelante. Así es Agos. Tiene una enorme personalidad. Cuando le salió la chance de ir a Córdoba, no lo dudó. Un día se despidió de las compañeras de su querido Gepu. Armó el bolso. Y se fue para La Docta. En esos 400 kilómetros la acompañaron los nervios y la ansiedad, pero miró siempre para adelante. Concilió poco el sueño. Cada vez que cerraba los ojos y quería dormir se le cruzaban unos y mil recuerdos. Los consejos de mamá. Las peleas, y después los abrazos con las hermanas. Los mimos de los abuelos. Las horas compartidas con las compañeras del colegio. Las amigas del barrio. Respiró profundo, y nunca miró para atrás. La vista seguía enfocada en Córdoba. Allá estaba su destino: en Universitario.

Al principio le costó, pero el amor por el hockey hizo y hace sus días más pasajeros. Está en el club de su "madrina" deportiva. En el club de la Sole García.

Se levanta temprano. Entrena duro. Se hace tiempo para las prácticas. Para el estudio. Para hablar con la familia. Para disfrutar una jornada en Córdoba.

Fue pasando el tiempo. Se fue ganando su lugar. La convocaron para jugar un Sub 18 con la Selección de Córdoba. Los entrenadores ya posaron los ojos sobre esta puntana que es una máquina de correr. Sus compañeras le preguntan si no se cansa nunca. "Nosotras nos cansamos con solo mirarte", le dicen.

Juega de nueve. También está cómoda de enganche. Si arranca más atrás se siente en su hábitat porque tiene más espacio para explotar su velocidad. "Yo entro a la cancha y dejo todo. Amo el hockey. Es mi vida. Entreno duro para consolidarme. Ganarme un lugar en el equipo. Y después sueño con jugar en Las Leonas. Ojalá se me dé", dice mientras muestra una sonrisa característica en ella.

Está de vacaciones en San Luis. Disfruta de la familia. Esa que tanto extraña cuando está lejos. El 13 de enero tiene que regresar a Córdoba para comenzar con la pretemporada. Y estos últimos días en el calor de su hogar, los quiere aprovechar al máximo.

Esa nena que hizo sus primeros pasos en Gepu, que probó con otros deportes, pero cuando se encontró con el hockey, nunca más dejó de jugarlo, hoy es una mujer consolidada en Universitario de Córdoba y sueña con ser una Leona.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ficha personal

Nombre: Agostina Sol Santín

Edad: 18 años

Deporte: hockey

Posición: delantera

Otros deportes que hizo: pádel, natación, tenis y gimnasia

Su ídola: Soledad García

Un sueño: jugar en Las Leonas

Agostina Sol Santín: maga del hockey

Tiene 18 años y hace una temporada que juega en Universitario de Córdoba. La chica que se inició en Gepu y que estuvo a un paso de jugar para Las Leoncitas los Juegos Olímpicos de la Juventud, sueña con seguir progresando y en un futuro llegar al seleccionado nacional.

La sonrisa a flor de piel. Así es la "Negra" Santín. Siempre alegre y disfrutando lo que hace. Vino unos días de vacaciones a su San Luis natal. Regresa el 13 a Córdoba. Fotos: Nicolás Varvara.

Contesta con la misma seguridad con la que juega. No duda. Cuando tiene que responder lo hace igual que cuando encara el arco. No le esquiva a nada. Va siempre al frente. Es Agostina Sol Santín, la jugadora de hockey que se inició en Gepu y que ahora hace una temporada llevó su talento a Universitario de Córdoba.

Esta delantera, de 18 años, que hace magia con la bocha tiene mucho potencial para dar. Estuvo a un paso de jugar para Las Leoncitas los Juegos Olímpicos de la Juventud, pero un desgarro la dejó fuera del último corte. Lejos de bajonearse. De apichonarse. Se levantó. Dio vuelta la página y le metió para adelante. Así es Agos. Tiene una enorme personalidad. Cuando le salió la chance de ir a Córdoba, no lo dudó. Un día se despidió de las compañeras de su querido Gepu. Armó el bolso. Y se fue para La Docta. En esos 400 kilómetros la acompañaron los nervios y la ansiedad, pero miró siempre para adelante. Concilió poco el sueño. Cada vez que cerraba los ojos y quería dormir se le cruzaban unos y mil recuerdos. Los consejos de mamá. Las peleas, y después los abrazos con las hermanas. Los mimos de los abuelos. Las horas compartidas con las compañeras del colegio. Las amigas del barrio. Respiró profundo, y nunca miró para atrás. La vista seguía enfocada en Córdoba. Allá estaba su destino: en Universitario.

Al principio le costó, pero el amor por el hockey hizo y hace sus días más pasajeros. Está en el club de su "madrina" deportiva. En el club de la Sole García.

Se levanta temprano. Entrena duro. Se hace tiempo para las prácticas. Para el estudio. Para hablar con la familia. Para disfrutar una jornada en Córdoba.

Fue pasando el tiempo. Se fue ganando su lugar. La convocaron para jugar un Sub 18 con la Selección de Córdoba. Los entrenadores ya posaron los ojos sobre esta puntana que es una máquina de correr. Sus compañeras le preguntan si no se cansa nunca. "Nosotras nos cansamos con solo mirarte", le dicen.

Juega de nueve. También está cómoda de enganche. Si arranca más atrás se siente en su hábitat porque tiene más espacio para explotar su velocidad. "Yo entro a la cancha y dejo todo. Amo el hockey. Es mi vida. Entreno duro para consolidarme. Ganarme un lugar en el equipo. Y después sueño con jugar en Las Leonas. Ojalá se me dé", dice mientras muestra una sonrisa característica en ella.

Está de vacaciones en San Luis. Disfruta de la familia. Esa que tanto extraña cuando está lejos. El 13 de enero tiene que regresar a Córdoba para comenzar con la pretemporada. Y estos últimos días en el calor de su hogar, los quiere aprovechar al máximo.

Esa nena que hizo sus primeros pasos en Gepu, que probó con otros deportes, pero cuando se encontró con el hockey, nunca más dejó de jugarlo, hoy es una mujer consolidada en Universitario de Córdoba y sueña con ser una Leona.

Logín