eldiariodelarepublica.com
La otra cara del mismo drama

Escuchá acá la 90.9
X

La otra cara del mismo drama

La explotación sexual continúa siendo el principal motivo de la trata de personas, y representa casi 60 por ciento de los casos identificados, seguida del trabajo forzado, con el 34 por ciento. Las tres cuartas partes de las mujeres víctimas de trata terminan sufriendo explotación sexual.

Estos datos surgen de las conclusiones de un estudio de la Organización de las Naciones Unidas, en el que refleja que la trata de personas aumenta en el mundo para adquirir una dimensión horrible, como nunca antes. En el nuevo documento, que analiza las distintas modalidades de trata de personas, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) aseguró que la tendencia global aumenta de forma sostenida desde 2010.

“La trata de personas adquirió una dimensión espantosa, pues grupos armados y terroristas lo usan para propagar el miedo y obtener víctimas para ofrecer como incentivo para reclutar nuevos combatientes”, explicaron.

Asia y América registró el mayor aumento en la identificación de víctimas, pero el informe señala que también puede reflejar una mayor capacidad para identificar y registrar datos sobre trata de personas.

Las mujeres y las niñas son especialmente vulnerables, y representan 70 por ciento de las víctimas en todo el mundo. Son, principalmente, mujeres adultas, pero las niñas son un blanco creciente de los traficantes.

Según el Informe Global sobre la Trata de Personas, las niñas representan 23 por ciento de las víctimas, por encima del 21 por ciento registrado en 2014, y del 10 por ciento, de 2004.

Unodc también subrayó que los conflictos aumentaron la vulnerabilidad de esas personas, pues los grupos armados recurren a esas prácticas para financiar sus actividades o aumentar sus fuerzas.

Una voz autorizada en la materia es la de la activista y embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas, Nadia Murad, que fue una de las miles de mujeres yazidíes secuestradas en su pueblo natal y vendida como esclava sexual por el Estado Islámico en Irak, una estrategia utilizada para aumentar sus reclutas y recompensar a los soldados.

Murad recibió el Premio Nobel de la Paz, en 2018, que dedicó a las sobrevivientes de violencia sexual y genocidio. “Las sobrevivientes se merecen un camino seguro y protegido hacia su hogar y un paso seguro a otro lugar. Debemos apoyar los esfuerzos para concentrarnos en la humanidad y superar las divisiones políticas y culturales”, subrayó.

“No solo tenemos que imaginar un futuro mejor para las mujeres, niñas, niños y minorías perseguidas, sino también tenemos que trabajar de forma consistente para que se concrete, priorizando la humanidad, no la guerra”, añadió.

Murad coincide en una mirada legal sobre el gran flagelo: la única recompensa en el mundo que puede restablecer la dignidad de las niñas y mujeres sometidas a la trata, es la justicia y el procesamiento de los criminales.

El informe también concluyó por primera vez que la mayoría de las víctimas de trata se encuentran en esa situación dentro de las fronteras de su propio país. La proporción de víctimas “domésticas” aumentó a más del doble, de 27 por ciento, en 2010, a 58 por ciento, en 2016.

Eso quizá se deba al mayor control de las fronteras, que impiden el cruce de los delincuentes, así como una mayor conciencia sobre las diferentes formas de trata, analiza el informe.

Las condenas comenzaron a aumentar hace poco y, en muchos países, siguen siendo demasiado bajas, lo que genera gran preocupación. En Europa, la proporción de condenas cayó de 988 traficantes, en 2011, a 742, en 2016. En ese período, el número de víctimas detectadas aumentó de 4.248 a 4.429.

Falta información y conocimiento, en particular en ciertas partes de África, Medio Oriente y Asia Pacífico, donde todavía no hay suficiente capacidad para registrar y compartir datos sobre estos crímenes.

La comunidad internacional necesita poner fin a la trata de personas en situaciones de conflicto y en todas las sociedades. Porque este es un crimen terrible que sigue operando en las sombras. La otra cara del mismo drama.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La otra cara del mismo drama

La explotación sexual continúa siendo el principal motivo de la trata de personas, y representa casi 60 por ciento de los casos identificados, seguida del trabajo forzado, con el 34 por ciento. Las tres cuartas partes de las mujeres víctimas de trata terminan sufriendo explotación sexual.

Estos datos surgen de las conclusiones de un estudio de la Organización de las Naciones Unidas, en el que refleja que la trata de personas aumenta en el mundo para adquirir una dimensión horrible, como nunca antes. En el nuevo documento, que analiza las distintas modalidades de trata de personas, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) aseguró que la tendencia global aumenta de forma sostenida desde 2010.

“La trata de personas adquirió una dimensión espantosa, pues grupos armados y terroristas lo usan para propagar el miedo y obtener víctimas para ofrecer como incentivo para reclutar nuevos combatientes”, explicaron.

Asia y América registró el mayor aumento en la identificación de víctimas, pero el informe señala que también puede reflejar una mayor capacidad para identificar y registrar datos sobre trata de personas.

Las mujeres y las niñas son especialmente vulnerables, y representan 70 por ciento de las víctimas en todo el mundo. Son, principalmente, mujeres adultas, pero las niñas son un blanco creciente de los traficantes.

Según el Informe Global sobre la Trata de Personas, las niñas representan 23 por ciento de las víctimas, por encima del 21 por ciento registrado en 2014, y del 10 por ciento, de 2004.

Unodc también subrayó que los conflictos aumentaron la vulnerabilidad de esas personas, pues los grupos armados recurren a esas prácticas para financiar sus actividades o aumentar sus fuerzas.

Una voz autorizada en la materia es la de la activista y embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas, Nadia Murad, que fue una de las miles de mujeres yazidíes secuestradas en su pueblo natal y vendida como esclava sexual por el Estado Islámico en Irak, una estrategia utilizada para aumentar sus reclutas y recompensar a los soldados.

Murad recibió el Premio Nobel de la Paz, en 2018, que dedicó a las sobrevivientes de violencia sexual y genocidio. “Las sobrevivientes se merecen un camino seguro y protegido hacia su hogar y un paso seguro a otro lugar. Debemos apoyar los esfuerzos para concentrarnos en la humanidad y superar las divisiones políticas y culturales”, subrayó.

“No solo tenemos que imaginar un futuro mejor para las mujeres, niñas, niños y minorías perseguidas, sino también tenemos que trabajar de forma consistente para que se concrete, priorizando la humanidad, no la guerra”, añadió.

Murad coincide en una mirada legal sobre el gran flagelo: la única recompensa en el mundo que puede restablecer la dignidad de las niñas y mujeres sometidas a la trata, es la justicia y el procesamiento de los criminales.

El informe también concluyó por primera vez que la mayoría de las víctimas de trata se encuentran en esa situación dentro de las fronteras de su propio país. La proporción de víctimas “domésticas” aumentó a más del doble, de 27 por ciento, en 2010, a 58 por ciento, en 2016.

Eso quizá se deba al mayor control de las fronteras, que impiden el cruce de los delincuentes, así como una mayor conciencia sobre las diferentes formas de trata, analiza el informe.

Las condenas comenzaron a aumentar hace poco y, en muchos países, siguen siendo demasiado bajas, lo que genera gran preocupación. En Europa, la proporción de condenas cayó de 988 traficantes, en 2011, a 742, en 2016. En ese período, el número de víctimas detectadas aumentó de 4.248 a 4.429.

Falta información y conocimiento, en particular en ciertas partes de África, Medio Oriente y Asia Pacífico, donde todavía no hay suficiente capacidad para registrar y compartir datos sobre estos crímenes.

La comunidad internacional necesita poner fin a la trata de personas en situaciones de conflicto y en todas las sociedades. Porque este es un crimen terrible que sigue operando en las sombras. La otra cara del mismo drama.

 

Logín