Escuchá acá la 90.9
X

México: 66 muertos y 76 heridos por el incendio de un ducto de combustible

El accidente ocurrió en el estado de Hidalgo en momentos en que varios vecinos robaban gasolina. Las autoridades siguen buscando cuerpos.

El incendio de un ducto de gasolina que era saqueado por decenas de personas provocó al menos 66 muertos y 76 heridos este viernes en México, en momentos en que el gobierno lidera una estrategia nacional para combatir ese delito.

"Es una tragedia que nos duele mucho. Estamos aquí para brindar todo el apoyo, el auxilio a los pobladores, a los afectados, a las víctimas", dijo a periodistas el presidente Andrés Manuel López Obrador, al visitar la zona del desastre.

Agregó que la desgracia "no cambia" su estrategia contra el robo de combustible y más bien demuestra "desgraciadamente" la necesidad de mantenerla. "Vamos a continuar hasta erradicar esta práctica", añadió.

El incendio fue sofocado poco antes de la medianoche del sábado, cuando la cifra de víctimas fatales era de 21 personas, aunque durante la jornada de hoy el ministerio público accedió al centro del desastre y verificó la existencia de más muertos y heridos.

"El saldo que tenemos hasta hace unos minutos (...) es de 66 personas fallecidas y 76 personas heridas", dijo Omar Fayad, gobernador del estado de Hidalgo, en rueda de prensa en el Palacio Nacional de Ciudad de México, en la que se encontraba el presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Por desgracia vi la explosión, me acerqué a ayudarle a bastante gente", dice Fernando García, vecino de la zona de 47 años. "Me tocó hacer a un lado pedazos de personas que ya estaban desechas", lanzó.

En el lugar, rodeado por sembradíos, miembros del ejército y de la policía acordonan la zona mientras unidades de bomberos trabajaban entre columnas de humo.

García critica que el ejército no haya replegado a las personas que se acercaban cuando comenzó a salir el combustible. "Se hubiera prevenido todo esto si el ejército cuando llegó hubiera echado a toda la gente para afuera", afirmó.

Antes de que se extinguiera el fuego, una enorme llamarada y una columna gigantesca de humo se erigían sobre la zona de la explosión, mientras numerosos vehículos de emergencia rodeaban el perímetro.

Ofensiva contra el "huachicol"

El plan contra el robo de combustible, conocido popularmente como "huachicol", es la primera gran ofensiva de López Obrador contra el crimen desde que asumió la presidencia el pasado 1 de diciembre.

En los últimos días, advirtió repetidas veces a la población que no se arriesgue ni se haga cómplice de esta actividad.

El delito le ha generado al país pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares en 2017 y 2018, según cifras oficiales.

El cierre de ductos fue paliado mediante reparto en camiones cisterna, un sistema que provocó escasez de combustible en una decena de los 32 estados que conforman México.

Filas kilométricas se han registrado en zonas donde falta el combustible, aunque en la capital se ha ido regularizando.

Analistas económicos han advertido que esta escasez provoca una baja en la productividad que impactará en la economía.

El banco Citibanamex, uno de los mayores del país, estimó el miércoles en 39.000 millones de pesos (2.054 millones de dólares) la pérdida bruta en el PIB atribuida a la escasez de combustible, "suponiendo que las condiciones vuelvan a la normalidad en los próximos días".

NA.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

México: 66 muertos y 76 heridos por el incendio de un ducto de combustible

El accidente ocurrió en el estado de Hidalgo en momentos en que varios vecinos robaban gasolina. Las autoridades siguen buscando cuerpos.

Un vecino criticó que el ejército no haya replegado a las personas que se acercaban cuando comenzó a salir el combustible. Foto: Internet.

El incendio de un ducto de gasolina que era saqueado por decenas de personas provocó al menos 66 muertos y 76 heridos este viernes en México, en momentos en que el gobierno lidera una estrategia nacional para combatir ese delito.

"Es una tragedia que nos duele mucho. Estamos aquí para brindar todo el apoyo, el auxilio a los pobladores, a los afectados, a las víctimas", dijo a periodistas el presidente Andrés Manuel López Obrador, al visitar la zona del desastre.

Agregó que la desgracia "no cambia" su estrategia contra el robo de combustible y más bien demuestra "desgraciadamente" la necesidad de mantenerla. "Vamos a continuar hasta erradicar esta práctica", añadió.

El incendio fue sofocado poco antes de la medianoche del sábado, cuando la cifra de víctimas fatales era de 21 personas, aunque durante la jornada de hoy el ministerio público accedió al centro del desastre y verificó la existencia de más muertos y heridos.

"El saldo que tenemos hasta hace unos minutos (...) es de 66 personas fallecidas y 76 personas heridas", dijo Omar Fayad, gobernador del estado de Hidalgo, en rueda de prensa en el Palacio Nacional de Ciudad de México, en la que se encontraba el presidente Andrés Manuel López Obrador.

"Por desgracia vi la explosión, me acerqué a ayudarle a bastante gente", dice Fernando García, vecino de la zona de 47 años. "Me tocó hacer a un lado pedazos de personas que ya estaban desechas", lanzó.

En el lugar, rodeado por sembradíos, miembros del ejército y de la policía acordonan la zona mientras unidades de bomberos trabajaban entre columnas de humo.

García critica que el ejército no haya replegado a las personas que se acercaban cuando comenzó a salir el combustible. "Se hubiera prevenido todo esto si el ejército cuando llegó hubiera echado a toda la gente para afuera", afirmó.

Antes de que se extinguiera el fuego, una enorme llamarada y una columna gigantesca de humo se erigían sobre la zona de la explosión, mientras numerosos vehículos de emergencia rodeaban el perímetro.

Ofensiva contra el "huachicol"

El plan contra el robo de combustible, conocido popularmente como "huachicol", es la primera gran ofensiva de López Obrador contra el crimen desde que asumió la presidencia el pasado 1 de diciembre.

En los últimos días, advirtió repetidas veces a la población que no se arriesgue ni se haga cómplice de esta actividad.

El delito le ha generado al país pérdidas anuales por unos 3.000 millones de dólares en 2017 y 2018, según cifras oficiales.

El cierre de ductos fue paliado mediante reparto en camiones cisterna, un sistema que provocó escasez de combustible en una decena de los 32 estados que conforman México.

Filas kilométricas se han registrado en zonas donde falta el combustible, aunque en la capital se ha ido regularizando.

Analistas económicos han advertido que esta escasez provoca una baja en la productividad que impactará en la economía.

El banco Citibanamex, uno de los mayores del país, estimó el miércoles en 39.000 millones de pesos (2.054 millones de dólares) la pérdida bruta en el PIB atribuida a la escasez de combustible, "suponiendo que las condiciones vuelvan a la normalidad en los próximos días".

NA.

Logín