eldiariodelarepublica.com
El río fue lo más elegido en el inicio del nuevo año

Escuchá acá la 90.9
X

El río fue lo más elegido en el inicio del nuevo año

El 2019 inició con un éxodo hacia las costaneras de los ríos San Luis y Potrero de los Funes.

En el primer día del año, la ciudad capital regaló imágenes más acordes a las de una película apocalíptica, con calles vacías donde divisar gente fue toda una rareza. No debido a una catástrofe, sino por un verdadero éxodo de puntanos que huyeron del agobiante calor para refugiarse entre los ríos más cercanos, el escenario perfecto para recibir el 2019 en familia y amigos. Entre los más elegidos, estuvieron los ríos San Luis y Potrero de los Funes, donde la gente ocupó hasta el último espacio disponible, sobre la costa, bajo la sombra de un árbol o en el agua, que los más chicos adoptaron como su sector preferido.

Una multitud de vecinos de distintos barrios capitalinos copó la costanera del río San Luis (también llamado "Chorrillo"), ubicado a unas diez cuadras de la plaza Pringles. Con reposeras, bebidas frescas y, en algunos casos, con comida que sobró de la cena de Fin de Año, los visitantes comenzaron a llegar cerca del mediodía. Inclusive hubo familias que trasladaron la cocina propia hasta la naturaleza, con la preparación del clásico asado como los Molina, Ortiz y Velázquez, quienes después de los festejos nocturnos en el barrio 500 Viviendas Sur, se instalaron a la altura del cruce con la calle Ascasubi para degustar la comida con sello nacional.

A unos treinta metros hacia el este, otro acopio de familias integrado por los Giménez, Sarmiento, Agüero y Lucero, llegaron en patota para disfrutar de la agradable tarde de ayer, cuando cerca de las 18 el termómetro marcaba los 38 grados.

"Venimos los fines de semana cuando podemos y para festejar Navidad y Año Nuevo desde hace ocho años. Es tranquilo y más económico que ir a otros lugares, pero sería bueno que hagan más churrasqueras y asientos así podemos estar más cómodos", dijo Guillermo Sarmiento, vecino del barrio Kennedy.

En Potrero de los Funes -donde la ocupación hotelera durante el fin de semana largo trepó a un 96 por ciento- el panorama fue similar, con familias enteras gozando del buen tiempo y la naturaleza. Río adentro sobre el badén de la calle Los Paraísos, la familia villamercedina Muñoz viajó especialmente para pasar el día.

"En Villa Mercedes no tenemos lugares tan lindos, Potrero es espectacular y muy tranquilo", explicó Marcos Muñoz, quien aprovechó el feriado para una escapada campestre donde dejó atrás todo uño de tareas en La Casa de la Música, donde actualmente trabaja.

Entre los planes de los Muñoz, también estuvo previsto un recorrido por El Trapiche y Las Chacras, dos puntos turísticos de la provincia que se llevaron todos los elogios de los visitantes.

 

Ocupación casi límite

Según el Ministerio de Turismo y Parques, la ocupación en la provincia durante el último fin de semana largo del 2018 alcanzó, en promedio, casi un 88 por ciento.

Un relevamiento por distintas localidades arrojó que a Potrero (96 por ciento), le siguieron San Jerónimo y San Francisco con un 90 por ciento; Carpintería con un 89 por ciento; El Volcán, El Trapiche y Juana Koslay con un 85 por ciento y Merlo con un 82 por ciento.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El río fue lo más elegido en el inicio del nuevo año

El 2019 inició con un éxodo hacia las costaneras de los ríos San Luis y Potrero de los Funes.

Los vecinos de distintos barrios coparon la costanera del Río San Luis, principalmente el tramo desde la calle Ascasubi hasta Riobamba. Fotos: Martín Gómez.

En el primer día del año, la ciudad capital regaló imágenes más acordes a las de una película apocalíptica, con calles vacías donde divisar gente fue toda una rareza. No debido a una catástrofe, sino por un verdadero éxodo de puntanos que huyeron del agobiante calor para refugiarse entre los ríos más cercanos, el escenario perfecto para recibir el 2019 en familia y amigos. Entre los más elegidos, estuvieron los ríos San Luis y Potrero de los Funes, donde la gente ocupó hasta el último espacio disponible, sobre la costa, bajo la sombra de un árbol o en el agua, que los más chicos adoptaron como su sector preferido.

Una multitud de vecinos de distintos barrios capitalinos copó la costanera del río San Luis (también llamado "Chorrillo"), ubicado a unas diez cuadras de la plaza Pringles. Con reposeras, bebidas frescas y, en algunos casos, con comida que sobró de la cena de Fin de Año, los visitantes comenzaron a llegar cerca del mediodía. Inclusive hubo familias que trasladaron la cocina propia hasta la naturaleza, con la preparación del clásico asado como los Molina, Ortiz y Velázquez, quienes después de los festejos nocturnos en el barrio 500 Viviendas Sur, se instalaron a la altura del cruce con la calle Ascasubi para degustar la comida con sello nacional.

A unos treinta metros hacia el este, otro acopio de familias integrado por los Giménez, Sarmiento, Agüero y Lucero, llegaron en patota para disfrutar de la agradable tarde de ayer, cuando cerca de las 18 el termómetro marcaba los 38 grados.

"Venimos los fines de semana cuando podemos y para festejar Navidad y Año Nuevo desde hace ocho años. Es tranquilo y más económico que ir a otros lugares, pero sería bueno que hagan más churrasqueras y asientos así podemos estar más cómodos", dijo Guillermo Sarmiento, vecino del barrio Kennedy.

En Potrero de los Funes -donde la ocupación hotelera durante el fin de semana largo trepó a un 96 por ciento- el panorama fue similar, con familias enteras gozando del buen tiempo y la naturaleza. Río adentro sobre el badén de la calle Los Paraísos, la familia villamercedina Muñoz viajó especialmente para pasar el día.

"En Villa Mercedes no tenemos lugares tan lindos, Potrero es espectacular y muy tranquilo", explicó Marcos Muñoz, quien aprovechó el feriado para una escapada campestre donde dejó atrás todo uño de tareas en La Casa de la Música, donde actualmente trabaja.

Entre los planes de los Muñoz, también estuvo previsto un recorrido por El Trapiche y Las Chacras, dos puntos turísticos de la provincia que se llevaron todos los elogios de los visitantes.

 

Ocupación casi límite

Según el Ministerio de Turismo y Parques, la ocupación en la provincia durante el último fin de semana largo del 2018 alcanzó, en promedio, casi un 88 por ciento.

Un relevamiento por distintas localidades arrojó que a Potrero (96 por ciento), le siguieron San Jerónimo y San Francisco con un 90 por ciento; Carpintería con un 89 por ciento; El Volcán, El Trapiche y Juana Koslay con un 85 por ciento y Merlo con un 82 por ciento.

Logín