Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

La fábrica de pobres de la que no quieren hacerse cargo

“Por la meta que quiero que se me juzgue es si pude o no reducir la pobreza”, desafió Mauricio Macri el 28 de septiembre de 2016 durante una conferencia de prensa. Pero el tiro le salió por la culata. Y vaya que a su gestión le fue mal. Esta semana el Indec difundió que la pobreza trepó al 35,4 por ciento, que afecta a casi 16 millones de argentinos y que el índice es el más alto de los últimos diecisiete años.

Pero lejos de hacer una autocrítica, en el Gobierno de Cambiemos o de Juntos por el Cambio otra vez recurrieron a las excusas y volvieron a prometer que “lo mejor está por venir”. Hasta el propio candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Ángel Pichetto, vinculó el aumento del índice con “problemas estructurales” y lanzó una fallida frase para intentar ejemplificarlo: “¿Cómo puede ser que los 400 mil venezolanos que entraron, que no conocían ni las calles de Buenos Aires, estén todos trabajando? Acá hay algo que no suena bien", disparó. Fue tal la polémica que los propios medios nacionales contrastaron sus dichos con datos de la Dirección Nacional de Migraciones y revelaron que el senador nacional mintió: desde 2012 ingresaron unos 170 mil venezolanos, de los cuales casi el 80 por ciento está en la economía informal y solo el 29 por ciento en la formal, “en puestos de baja calificación y esperando algo mejor”.

La misma receta de Pichetto y compañía emplearon sus discípulos en San Luis. Por caso, Claudio Poggi utilizó la red del pajarito para tirar dardos, cuándo no, a la provincia. En su necedad por querer embarrar a la gestión local actual, el representante de la Casa Rosada se olvidó un pequeño detalle: que la fábrica de pobres, la incontenible inflación, el crecimiento del desempleo, la continua caída de la industria, de la construcción, del consumo y un largo etcétera, son producto de la nefasta política económica de Cambiemos. “Que se hagan cargo de este descalabro histórico quienes defienden a este gobierno nacional y no dudan en sacarse la foto con Macri y sus funcionarios en cada visita”, sentenció un experimentado dirigente político para taparle la boca al dueño del sello Avanzar, que ni siquiera se hace eco de que San Luis sea el distrito con los niveles de indigencia más bajos del país y mantenga el pleno empleo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La fábrica de pobres de la que no quieren hacerse cargo

“Por la meta que quiero que se me juzgue es si pude o no reducir la pobreza”, desafió Mauricio Macri el 28 de septiembre de 2016 durante una conferencia de prensa. Pero el tiro le salió por la culata. Y vaya que a su gestión le fue mal. Esta semana el Indec difundió que la pobreza trepó al 35,4 por ciento, que afecta a casi 16 millones de argentinos y que el índice es el más alto de los últimos diecisiete años.

Pero lejos de hacer una autocrítica, en el Gobierno de Cambiemos o de Juntos por el Cambio otra vez recurrieron a las excusas y volvieron a prometer que “lo mejor está por venir”. Hasta el propio candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Ángel Pichetto, vinculó el aumento del índice con “problemas estructurales” y lanzó una fallida frase para intentar ejemplificarlo: “¿Cómo puede ser que los 400 mil venezolanos que entraron, que no conocían ni las calles de Buenos Aires, estén todos trabajando? Acá hay algo que no suena bien", disparó. Fue tal la polémica que los propios medios nacionales contrastaron sus dichos con datos de la Dirección Nacional de Migraciones y revelaron que el senador nacional mintió: desde 2012 ingresaron unos 170 mil venezolanos, de los cuales casi el 80 por ciento está en la economía informal y solo el 29 por ciento en la formal, “en puestos de baja calificación y esperando algo mejor”.

La misma receta de Pichetto y compañía emplearon sus discípulos en San Luis. Por caso, Claudio Poggi utilizó la red del pajarito para tirar dardos, cuándo no, a la provincia. En su necedad por querer embarrar a la gestión local actual, el representante de la Casa Rosada se olvidó un pequeño detalle: que la fábrica de pobres, la incontenible inflación, el crecimiento del desempleo, la continua caída de la industria, de la construcción, del consumo y un largo etcétera, son producto de la nefasta política económica de Cambiemos. “Que se hagan cargo de este descalabro histórico quienes defienden a este gobierno nacional y no dudan en sacarse la foto con Macri y sus funcionarios en cada visita”, sentenció un experimentado dirigente político para taparle la boca al dueño del sello Avanzar, que ni siquiera se hace eco de que San Luis sea el distrito con los niveles de indigencia más bajos del país y mantenga el pleno empleo.

Logín