Escuchá acá la 90.9
X

En la UNSL desarrollan un dispositivo para controlar el temblor esencial

El proyecto está a cargo de un equipo integrado por estudiantes e investigadores. El aparato medirá los movimientos corporales. Buscan mejorar la detección y los tratamientos de enfermedades neurológicas.

Un equipo interdisciplinario de investigadores y estudiantes de la UNSL trabaja en el desarrollo de un prototipo para la detección y tratamiento de los temblores esenciales, una enfermedad neurológica que tiene un alto índice de diagnóstico inexacto a nivel mundial, una falencia que el dispositivo que impulsan los científicos puntanos contribuirá a mejorar a partir de la medición y discriminación de los movimientos voluntarios de los involuntarios.

Según explicó el director del proyecto, Andrés Airabella, el proyecto está en pleno avance con la evaluación de los electrodos más eficientes que permitan analizar con mayor precisión las señales mioeléctricas que se pueden detectar en los músculos afectados de las extremidades, como también del aparato fonético.

"La calificación de 'esencial' es porque se desconoce la causa y su síntoma característico puede asociarse a otras enfermedades, como la ansiedad y del sistema nervioso como el Mal de Parkinson, como también al consumo de cafeína y drogas. Eso tiene consecuencias en el tratamiento, que muchas veces es impreciso a causa de un diagnóstico por estrés", explicó Airabella, quien agregó que la forma más común de combatirlo es con fármacos, como también con pequeñas cantidades de alcohol.

La idea de construir un artefacto para la detección del temblores surgió con la convocatoria para un concurso universitario de innovación organizado por la UNSL, en el que obtuvo el segundo puesto y un premio de 30 mil pesos destinado al mejoramiento del prototipo.

"Nuestro equipo involucra a seis profesionales y cuatro estudiantes de distintas disciplinas como medicina, psicólogos, psicomotricistas e ingenieros electrónicos. El trabajo no se agota en el diseño de un aparato de medición, sino que también incluyó el diseño de técnicas de diagnóstico a partir de entrevistas y sesiones de terapia que sirven para trazar un perfil neuropsicológico del paciente. Combinado, todo eso permite un mejor tratamiento, reduciendo el consumo de fármacos y sus efectos secundarios", indicó Airabella.

Actualmente, el dispositivo es similar al empleado para los electrocardiogramas, equipado con electrodos colocados sobre un tipo de manga o "reloj" con los sensores encargados de captar y analizar las señales mioeléctricas.

Además, la conexión vía WiFi permitirá un registro histórico del paciente, con los datos sobre la evolución de los temblores durante el tratamiento, que puede llegar a ser crónico.

"Ser uno de los ganadores fue muy importante para comprar lo necesario para completar y validar el prototipo, al que vamos a patentar para que la comunidad médica disponga de una herramienta importante para mejorar la detección y el tratamiento", indicó Airabella.

Una de cada veinte personas  padece temblor esencial a partir de los 40 años y uno de cada cinco desde los 60.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En la UNSL desarrollan un dispositivo para controlar el temblor esencial

El proyecto está a cargo de un equipo integrado por estudiantes e investigadores. El aparato medirá los movimientos corporales. Buscan mejorar la detección y los tratamientos de enfermedades neurológicas.

Enfermedad. Afecta a una de cinco personas a partir de los sesenta años. Foto: UNSL.

Un equipo interdisciplinario de investigadores y estudiantes de la UNSL trabaja en el desarrollo de un prototipo para la detección y tratamiento de los temblores esenciales, una enfermedad neurológica que tiene un alto índice de diagnóstico inexacto a nivel mundial, una falencia que el dispositivo que impulsan los científicos puntanos contribuirá a mejorar a partir de la medición y discriminación de los movimientos voluntarios de los involuntarios.

Según explicó el director del proyecto, Andrés Airabella, el proyecto está en pleno avance con la evaluación de los electrodos más eficientes que permitan analizar con mayor precisión las señales mioeléctricas que se pueden detectar en los músculos afectados de las extremidades, como también del aparato fonético.

"La calificación de 'esencial' es porque se desconoce la causa y su síntoma característico puede asociarse a otras enfermedades, como la ansiedad y del sistema nervioso como el Mal de Parkinson, como también al consumo de cafeína y drogas. Eso tiene consecuencias en el tratamiento, que muchas veces es impreciso a causa de un diagnóstico por estrés", explicó Airabella, quien agregó que la forma más común de combatirlo es con fármacos, como también con pequeñas cantidades de alcohol.

La idea de construir un artefacto para la detección del temblores surgió con la convocatoria para un concurso universitario de innovación organizado por la UNSL, en el que obtuvo el segundo puesto y un premio de 30 mil pesos destinado al mejoramiento del prototipo.

"Nuestro equipo involucra a seis profesionales y cuatro estudiantes de distintas disciplinas como medicina, psicólogos, psicomotricistas e ingenieros electrónicos. El trabajo no se agota en el diseño de un aparato de medición, sino que también incluyó el diseño de técnicas de diagnóstico a partir de entrevistas y sesiones de terapia que sirven para trazar un perfil neuropsicológico del paciente. Combinado, todo eso permite un mejor tratamiento, reduciendo el consumo de fármacos y sus efectos secundarios", indicó Airabella.

Actualmente, el dispositivo es similar al empleado para los electrocardiogramas, equipado con electrodos colocados sobre un tipo de manga o "reloj" con los sensores encargados de captar y analizar las señales mioeléctricas.

Además, la conexión vía WiFi permitirá un registro histórico del paciente, con los datos sobre la evolución de los temblores durante el tratamiento, que puede llegar a ser crónico.

"Ser uno de los ganadores fue muy importante para comprar lo necesario para completar y validar el prototipo, al que vamos a patentar para que la comunidad médica disponga de una herramienta importante para mejorar la detección y el tratamiento", indicó Airabella.

Una de cada veinte personas  padece temblor esencial a partir de los 40 años y uno de cada cinco desde los 60.
 

Logín