Escuchá acá la 90.9
X

Sierras de los Comechingones: más de mil hectáreas quemadas y el ecosistema dañado

“Sabíamos que iba a ser un incendio duro”, dijo Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, al hacer un repaso del trabajo de los bomberos, brigadistas y vecinos en Merlo.

Este martes, Darío Szklarek, jefe del Programa Medio Ambiente, y Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, hicieron un balance sobre el incendio en las Sierras de los Comechingones y el trabajo de los bomberos, brigadistas y vecinos en Merlo.

 

 

“El viernes, a las 18, cuando comenzó el incendio empezamos con 80 bomberos trabajando en la sierra, el sábado ya éramos 160. En ese momento sabíamos que iba a ser un incendio duro”, relató Gómez. Por su parte Szklarek añadió: “Afectó una área de 1.100 hectáreas, en algunas zonas encontramos un bajo impacto y en otras fue de una gran intensidad”.

 

 

Las llamas permanecieron como un terrorífico paisaje añadido en la cumbre hasta el lunes, cuando lograron controlarlo y ya solo quedaban pequeños focos de incendio. Durante ese fin de semana el temor de los lugareños de que el fuego llegara a los barrios pegados a la sierra, como “Las Cascadas” de Carpintería, hizo que subieran a ayudar a los bomberos que se turnaban para descansar y reponer energía.

 

   

 

“Se hizo un esfuerzo enorme y creo se puede resaltar que hubo un gran trabajo en equipo. No tenemos daños humanos, materiales ni físicos de ningún tipo, eso es un gran resultado”, destacó el jefe del Programa San Luis Solidario. 

Sin embargo, cuando se trata del ecosistema, la flora y fauna del lugar, el panorama no es tan positivo. “El día del incidente estuvimos recorriendo la zona y no encontramos animales heridos, pero no quiere decir que no puedan aparecer en los próximos días. Además, es muy probable que estén desorientados y aparezcan en las zonas urbanas, ya que su casa se quemó”, explicó el jefe del Programa de Medio Ambiente y recomendó que en caso de ser así deben dejar al animal aislado y llamar a zoonosis.

 

 

Con respecto a la flora, añadió: “Un 65% de la zona afectada corresponde al pastizal y el resto a bosques. Lo que deja el suelo desnudo y puede verse erosionado por el viento y el agua. Además, la ceniza contaminó los canales de agua”.

 

Pasos a seguir

Szklarek detalló que van a continuar haciendo relevamientos en la zona para ver la capacidad de “recuperación del ecosistema” y la forma de hacerlo por obra humana. “El medio ambiente puede tolerar una cierta carga de incendios cuando hablamos de desastres naturales, pero cuando es causado por el hombre y en forma recurrente, en el que el mismo lugar es consumido por las llamas varias veces en uno o dos años, es casi imposible que se recupere en su totalidad”, sentenció.

 

 

 

La causa

Si bien el clima, la gran sequía, el viento y los sorpresivos calores hicieron que la situación fuera aún peor “el 95% de los incendios en la provincia son intencionales”, informó el jefe del programa de Medio Ambiente.

Por su parte, Gómez detalló que desde el momento en que se controló la situación os bomberos oficiales comenzaron con las pericias para determinar qué lo produjo. “Vamos a hacer las pericias con la Policía, si se llegase a encontrar algún tipo de culpable continuará con la investigación la Justicia”, finalizó.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Sierras de los Comechingones: más de mil hectáreas quemadas y el ecosistema dañado

“Sabíamos que iba a ser un incendio duro”, dijo Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, al hacer un repaso del trabajo de los bomberos, brigadistas y vecinos en Merlo.

Foto: Municipalidad de Merlo.

Este martes, Darío Szklarek, jefe del Programa Medio Ambiente, y Damián Gómez, jefe del Programa San Luis Solidario, hicieron un balance sobre el incendio en las Sierras de los Comechingones y el trabajo de los bomberos, brigadistas y vecinos en Merlo.

 

 

“El viernes, a las 18, cuando comenzó el incendio empezamos con 80 bomberos trabajando en la sierra, el sábado ya éramos 160. En ese momento sabíamos que iba a ser un incendio duro”, relató Gómez. Por su parte Szklarek añadió: “Afectó una área de 1.100 hectáreas, en algunas zonas encontramos un bajo impacto y en otras fue de una gran intensidad”.

 

 

Las llamas permanecieron como un terrorífico paisaje añadido en la cumbre hasta el lunes, cuando lograron controlarlo y ya solo quedaban pequeños focos de incendio. Durante ese fin de semana el temor de los lugareños de que el fuego llegara a los barrios pegados a la sierra, como “Las Cascadas” de Carpintería, hizo que subieran a ayudar a los bomberos que se turnaban para descansar y reponer energía.

 

   

 

“Se hizo un esfuerzo enorme y creo se puede resaltar que hubo un gran trabajo en equipo. No tenemos daños humanos, materiales ni físicos de ningún tipo, eso es un gran resultado”, destacó el jefe del Programa San Luis Solidario. 

Sin embargo, cuando se trata del ecosistema, la flora y fauna del lugar, el panorama no es tan positivo. “El día del incidente estuvimos recorriendo la zona y no encontramos animales heridos, pero no quiere decir que no puedan aparecer en los próximos días. Además, es muy probable que estén desorientados y aparezcan en las zonas urbanas, ya que su casa se quemó”, explicó el jefe del Programa de Medio Ambiente y recomendó que en caso de ser así deben dejar al animal aislado y llamar a zoonosis.

 

 

Con respecto a la flora, añadió: “Un 65% de la zona afectada corresponde al pastizal y el resto a bosques. Lo que deja el suelo desnudo y puede verse erosionado por el viento y el agua. Además, la ceniza contaminó los canales de agua”.

 

Pasos a seguir

Szklarek detalló que van a continuar haciendo relevamientos en la zona para ver la capacidad de “recuperación del ecosistema” y la forma de hacerlo por obra humana. “El medio ambiente puede tolerar una cierta carga de incendios cuando hablamos de desastres naturales, pero cuando es causado por el hombre y en forma recurrente, en el que el mismo lugar es consumido por las llamas varias veces en uno o dos años, es casi imposible que se recupere en su totalidad”, sentenció.

 

 

 

La causa

Si bien el clima, la gran sequía, el viento y los sorpresivos calores hicieron que la situación fuera aún peor “el 95% de los incendios en la provincia son intencionales”, informó el jefe del programa de Medio Ambiente.

Por su parte, Gómez detalló que desde el momento en que se controló la situación os bomberos oficiales comenzaron con las pericias para determinar qué lo produjo. “Vamos a hacer las pericias con la Policía, si se llegase a encontrar algún tipo de culpable continuará con la investigación la Justicia”, finalizó.

 

Logín