Escuchá acá la 90.9
X

Asesinato en la zona sur: pedirán que citen a declarar a vecinos

No declaró el único detenido que hay hasta el momento. Hacen averiguaciones para dar con otros sospechosos.

Las sospechas que llevaron al juez Marcos Flores Leyes a ordenar la detención y el llamado a indagatoria de Luciano Emanuel Velázquez se basan centralmente en declaraciones, refirió este martes Jorge Merlo, el abogado que asumió la defensa del joven imputado por el asesinato de Jonathan Magallanes, el chico de 18 años baleado en el pecho el pasado viernes en el barrio 200 Viviendas de San Luis capital. Por ello, anticipó que pedirá que citen a declarar a aquellas personas que han señalado a su defendido como uno de los partícipes del homicidio.

“Son testigos oculares, son del lugar, estuvieron ahí. Ahora queremos que digan en sede judicial qué es lo que vieron, indagarlos”, explicó. Estos testigos señalan a su defendido “por el alias y por descripción, pero no por nombre y apellido; a otros involucrados sí se los indica por nombre y apellido”, contó el letrado, ante una pregunta.

La recomendación que el defensor le hizo a Velázquez ha sido que, por el momento, no declare, aunque puede hacerlo en cualquier momento del proceso.

Dado que el detenido, de 25 años, no habló, la audiencia en el juzgado Penal 1 no fue larga. A las 12:30, Merlo se retiró de la oficina con el expediente en mano, que solicitó en préstamo, para hacer copia y leer la prueba incorporada por los efectivos del Departamento Homicidios, que trabajaron la causa bajo las directivas del magistrado.

Velázquez está imputado por “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”. Pero, por el momento, los investigadores no han secuestrado armas de ningún tipo. “Ha habido allanamiento en varios lugares, y todos dieron negativo”, respondió Merlo cuando fue consultado sobre si el domicilio de Velázquez, ubicado en el barrio Padre Mugica, fue inspeccionado por la Policía y si encontraron algún elemento de interés para la causa. “Mi defendido está detenido por dichos. No se le secuestró nada que lo vincule directamente con el hecho”, reiteró.

El abogado refirió que a su cliente le hicieron la prueba conocida como dermotest, que se usa para detectar en las manos de una persona restos de alguno de los componentes de la pólvora, lo que da indicios de que hubo una manipulación de arma de fuego. Según Merlo, dio negativo.

“Como son de barrios cercanos, ¿Velázquez le ha referido si conocía a Magallanes?”, le preguntó El Diario. “No lo he hablado,  y solo he visto algunas cosas del expediente. Pero aparentemente no figura con nombre y apellido, como otras personas que están en el expediente. Él no es de ese barrio. Hay que ver cómo llega el nombre de este chico a los demás (…) a lo mejor por escuchar, nada más”, contestó.

El abogado, de algún modo, confirmó que, en efecto, el contexto general del homicidio fue una enemistad interbarrial. Pero “el problema no es con él (…) No estuvo nunca, no ha estado constantemente acechando a los vecinos del barrio. Acá son todos partes, todos tienen un vínculo. Pero él no tiene vínculo con nadie”, aseveró.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Asesinato en la zona sur: pedirán que citen a declarar a vecinos

No declaró el único detenido que hay hasta el momento. Hacen averiguaciones para dar con otros sospechosos.

"Chucho" Velázquez. Al joven de 25 años el dermotest le dio negativo, aseguró ayer su defensor, Jorge Merlo. Foto: Martín Gómez.

Las sospechas que llevaron al juez Marcos Flores Leyes a ordenar la detención y el llamado a indagatoria de Luciano Emanuel Velázquez se basan centralmente en declaraciones, refirió este martes Jorge Merlo, el abogado que asumió la defensa del joven imputado por el asesinato de Jonathan Magallanes, el chico de 18 años baleado en el pecho el pasado viernes en el barrio 200 Viviendas de San Luis capital. Por ello, anticipó que pedirá que citen a declarar a aquellas personas que han señalado a su defendido como uno de los partícipes del homicidio.

“Son testigos oculares, son del lugar, estuvieron ahí. Ahora queremos que digan en sede judicial qué es lo que vieron, indagarlos”, explicó. Estos testigos señalan a su defendido “por el alias y por descripción, pero no por nombre y apellido; a otros involucrados sí se los indica por nombre y apellido”, contó el letrado, ante una pregunta.

La recomendación que el defensor le hizo a Velázquez ha sido que, por el momento, no declare, aunque puede hacerlo en cualquier momento del proceso.

Dado que el detenido, de 25 años, no habló, la audiencia en el juzgado Penal 1 no fue larga. A las 12:30, Merlo se retiró de la oficina con el expediente en mano, que solicitó en préstamo, para hacer copia y leer la prueba incorporada por los efectivos del Departamento Homicidios, que trabajaron la causa bajo las directivas del magistrado.

Velázquez está imputado por “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”. Pero, por el momento, los investigadores no han secuestrado armas de ningún tipo. “Ha habido allanamiento en varios lugares, y todos dieron negativo”, respondió Merlo cuando fue consultado sobre si el domicilio de Velázquez, ubicado en el barrio Padre Mugica, fue inspeccionado por la Policía y si encontraron algún elemento de interés para la causa. “Mi defendido está detenido por dichos. No se le secuestró nada que lo vincule directamente con el hecho”, reiteró.

El abogado refirió que a su cliente le hicieron la prueba conocida como dermotest, que se usa para detectar en las manos de una persona restos de alguno de los componentes de la pólvora, lo que da indicios de que hubo una manipulación de arma de fuego. Según Merlo, dio negativo.

“Como son de barrios cercanos, ¿Velázquez le ha referido si conocía a Magallanes?”, le preguntó El Diario. “No lo he hablado,  y solo he visto algunas cosas del expediente. Pero aparentemente no figura con nombre y apellido, como otras personas que están en el expediente. Él no es de ese barrio. Hay que ver cómo llega el nombre de este chico a los demás (…) a lo mejor por escuchar, nada más”, contestó.

El abogado, de algún modo, confirmó que, en efecto, el contexto general del homicidio fue una enemistad interbarrial. Pero “el problema no es con él (…) No estuvo nunca, no ha estado constantemente acechando a los vecinos del barrio. Acá son todos partes, todos tienen un vínculo. Pero él no tiene vínculo con nadie”, aseveró.

Logín